Grecia: Concierto en favor de la Educación en Derechos Humanos

De Andrea Garcia Giribet

El pasado mes de diciembre, Amnistía Internacional Grecia organizó un concierto para relanzar la Educación en Derechos Humanos. El espectacular apoyo suscitado dejó clara la necesidad de la EDH.

Durante el último decenio, el sur de Europa se ha visto especialmente afectado por dos crisis mundiales: la crisis económica de 2008 y la crisis mundial de refugiados a partir de 2012. Entre los países más afectados de la región se encuentra Grecia.

Grecia es uno de los países a los que llegan más migrantes en busca de una vida mejor en Europa. A estas personas se les han unido las y los solicitantes de asilo, que tratan de huir de la guerra civil en Siria y del avance del ISIS en la región. Según Rescue, Grecia alberga en la actualidad a más de 50.000 personas refugiadas, muchas de ellas en campamentos. Desde Grecia, ya no pueden seguir viajando legalmente a otros países de Europa debido a las políticas europeas existentes.

Niki Mavromati, directora de marketing y comunicaciones en Grecia, explica que “las violaciones de derechos humanos relacionadas con la posición económica y social, el género, la raza, la etnia y la orientación sexual no sólo han sido constantes, sino que, además, también se han exacerbado durante los últimos años a causa de la actual realidad social y económica”. Añade que “esta cuestión aparece cada vez con más frecuencia en las noticias”. Eran conscientes de la importancia de la Educación en Derechos Humanos: “Amnistía Internacional Grecia necesitaba una postura más activa —sostiene Mavromati—, la importancia de un programa de EDH, sobre todo ahora que la integración de distintos grupos sociales es un tema candente, es más importante que nunca y sigue siendo la clave para el cambio”.

Voluntarias reparten folletos sobre el trabajo de Amnistía Internacional durante el concierto. Voluntarias reparten folletos sobre el trabajo de Amnistía Internacional durante el concierto.
Voluntarias reparten folletos sobre el trabajo de Amnistía Internacional durante el concierto. © Ino Klossi

La Educación en Derechos Humanos es vital para enseñar a las personas derechos humanos, igualdad y respeto. En una sociedad que experimenta un influjo de población, con diferentes costumbres y hábitos, es de suma importancia tener una actitud abierta, acogedora y respetuosa, al tiempo que también se comprende que todas las personas son iguales y tienen los mismos derechos, con independencia de su origen o de quienes sean. El programa de EDH de Amnistía Internacional ha desarrollado gran cantidad de recursos y materiales centrados en dar la bienvenida a las personas refugiadas y en conocer su situación y sus derechos. Amnistía Internacional Grecia sabía que la Educación en Derechos Humanos era vital para la integración, pero, al igual que toda la población del país, el presupuesto y el trabajo de la organización se vieron afectados por la crisis económica.

“Debido a la crisis económica, nuestro departamento de EDH se cerró temporalmente y se redujeron la sensibilización y las acciones relacionadas con la EDH”, explica Mavromati. Para Amnistía Internacional Grecia, era fundamental recaudar suficientes fondos para lanzar el programa de EDH, lo que les permitiría aportar valores fundamentales, empoderando a la sociedad para proteger los derechos humanos. Ahí comenzó a plantearse la idea de un concierto para recaudar fondos.

Finalmente, en 2018 se organizó con ese propósito. Mavromati explica que “el objetivo principal [del concierto] era recaudar fondos para el Programa de Educación en Derechos Humanos”. Además, querían “recordar al público que Amnistía Internacional Grecia sigue activa en la sociedad y que el papel que desempeña es necesario, especialmente ahora que temas como la integración están llamando la atención”. Por último, afirma que trataron de “atraer a nuevas audiencias, a audiencias jóvenes”.

El periplo para que el concierto fuera una realidad no fue fácil, pero el resultado final valió la pena. “Aunque supuso todo un reto para un equipo tan reducido como el nuestro, el concierto fue un gran éxito”, afirma Mavromati.

El público del concierto. El público del concierto.
El público durante el concierto. © Ino Klossi

Tras meses de preparación, el concierto se celebró el Día de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre de 2018, que conmemoraba el 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. El evento comenzó con un discurso inaugural pronunciado por Elena Akrita, destacada figura pública griega, y luego continuó con las actuaciones de numerosos artistas griegos.

Actuaron muchos artistas del país: Giorgos Dalaras, Rita Antonopoulou, Dionysis Savvopoulos y Giota Nega, entre otros. Todas ellos son artistas muy queridos en Grecia y han manifestado reiteradamente su interés en los derechos humanos y en colaborar con Amnistía Internacional Grecia. Participaron también jóvenes artistas prometedores, como Christos Mastoras y Marina Satti, para atraer a un público más joven. Asimismo, asistieron al evento numerosas figuras de la política y la economía, incluido el presidente del Parlamento Helénico.

Fue un gran éxito. Se agotaron todas las entradas, con asistencia de 1.750 espectadores. Medios de comunicación patrocinaron, publicitaron y cubrieron el evento. La respuesta fue abrumadoramente positiva. “El empoderador mensaje del concierto pareció estimular a personas de todas las edades —cuenta Mavromati—. La gente salió del lugar con un renovado interés en nuestras acciones y con ganas de contribuir activamente a los objetivos de Amnistía Internacional y de nuestro recién reinstaurado programa de EDH.”

El público sale de la sala tras terminar el concierto. El público sale de la sala tras terminar el concierto.
El público sale de la sala tras terminar el concierto. © Ino Klossi

“Hemos alcanzado todos los objetivos que nos fijamos antes del concierto —afirma Mavromati—, logramos atraer al público joven, redefinir nuestra imagen pública, promover nuestras acciones y, lo que es más importante, recaudar los fondos que necesitábamos para el programa de EDH.” Añade que “recibimos comentarios tremendamente positivos de personas que mostraron interés en unirse a nuestro programa de EDH y colaborar con nosotros”.

En cuanto al futuro, Amnistía Internacional Grecia cuenta ahora con un programa de EDH capaz de enseñar derechos humanos a cualquier persona que quiera saber más sobre derechos, igualdad y respeto, y está en condiciones de seguir trabajando por los derechos humanos: “El resultado nos ha inspirado a llevar a cabo otros proyectos a gran escala similares y a creer en nuestra capacidad para lograr nuestras metas”.