No más lágrimas en el patio de recreo a través de representaciones de juegos de rol

De Camille Roch

Burlas, insultos, propagación de rumores... Basta ya, dicen los estudiantes de la ciudad de Bangalore. Mediante juegos de rol, jóvenes de una escuela en India representan a personajes de ficción para denunciar el acoso escolar.

Cuando Kala y Priya, de 13 años, alumnas de la Escuela Pública Delhi, en Bangalore Norte, decidieron crear un grupo de estudio en una plataforma de medios sociales, no imaginaban las espectaculares consecuencias que esto podía tener. Pero el grupo no tardó en convertirse en blanco de Rajan, el bravucón de la escuela, y su plataforma en línea se transformó en un patio de recreo virtual, donde los reiterativos insultos e injurias se multiplicaron...

Estas situaciones no son infrecuentes en la escuela, y los medios sociales han agregado un nuevo nivel a la amenaza que representa el acoso escolar. Afortunadamente, Kala y Priya son nombres ficticios y su historia –pese a su realismo– es un guión imaginado. Es el argumento de un juego de rol teatral creado por un equipo de estudiantes de 13 años. Los adolescentes escribieron el guión y prepararon una representación sobre el tema del ciberacoso para animar a los espectadores a reflexionar sobre experiencias de la vida real.

Jóvenes asistentes a la sesión sobre acoso escolar juegan y resuelven puzzles para comprender el concepto de acoso escolar, librería Lightroom, Bangalore, India, 30 de mayo de 2015 © Amnesty International India

Arpita Mohapatra, profesora de inglés en la escuela, supervisó la representación. “Usamos las representaciones teatrales para sensibilizar a niños y niñas sobre la cuestión del acoso escolar. Ya sea ciberacoso, acoso físico o acoso verbal, intentamos concienciar al alumnado de que se trata de abusos contra los derechos humanos, y que pueden tener consecuencias importantes”, dice.

Esta escuela es uno de los 80 Colegios Amigos de los Derechos Humanos en todo el territorio de India. Este enfoque global, basado en los principios de igualdad, dignidad, respeto, no discriminación y participación, y con el objetivo de hacer realidad los derechos humanos en los centros escolares, crea entornos inclusivos donde los valores de derechos humanos se integran en todos los aspectos de la vida diaria de la escuela. En India, las escuelas identificaron el acoso escolar como problema importante, y abordar este tipo de actos en el patio de recreo se ha convertido en uno de los pilares del enfoque escolar integral.

La escuela de Arpita ha incorporado plenamente la gestión del acoso escolar a los programas y libros de texto de alumnado. “Como en todas las demás escuelas, nos hemos enfrentado a esta clase de abusos, y al implementar la campaña No Más Acoso de Amnistía India en nuestras aulas buscamos formas de resolverlos”, dice Arpita.

Desde entonces nos hemos convertido en una zona libre de acoso escolar, un espacio donde chicos y chicas aprenden que el acoso escolar se considera un abuso contra los derechos humanos y que no se tolerará.
Arpita Mohapatra, profesora de inglés en la Escuela Pública Delhi de Bangalore

Arpita lleva seis años trabajando en la escuela, y ha recibido formación a través del programa de educación en derechos humanos de Amnistía Internacional. Dice que ahora es más consciente de las consecuencias y los orígenes del acoso escolar: “Recuerdo un caso concreto en el que entablé diálogo con un niño que acosaba a sus compañeros. A medida que se desarrollaba la conversación, descubrí que sus padres lo habían dejado y sus abuelos no le prestaban ningún tipo de apoyo. Esto hizo que me diera cuenta de la importancia que tiene comprender las razones que están en la raíz del problema si queremos resolverlo”, dice.

“El acoso escolar deja una marca como una huella en un papel en blanco”, dice un cartel en la Escuela Pública Delhi de Bangalore, India, mayo de 2015 © Amnesty International India

Recrear situaciones de la vida real mediante escenificaciones teatrales es uno de los métodos que aplica la escuela de Arpita para que el alumnado se abra y hable del acoso escolar. Arpita explica que la participación de los alumnos en actividades como debates y la creación de una consigna contra el acoso escolar les ha animado a hablar con más libertad. “Observamos que ahora es más probable que los niños y niñas que cometen esos actos o que son espectadores acudan a nosotros y nos digan que esos actos están mal.”

La campaña ha sido recibida con gran entusiasmo entre los estudiantes. “Ahora veo a niños y niñas que admiten sus errores y me dicen: ‘Me alegro de que me dijera que esto es un abuso contra los derechos humanos’”, dice.

Escolares, padres y madres participan en un debate sobre el acoso escolar en la librería Lightroom organizado por Amnistía Internacional India, Bangalore, India, 30 de mayo de 2015 © Amnesty International India

Comprender el fondo del problema aprendiendo las razones del comportamiento de los acosadores ha pasado a formar parte del enfoque de las escuelas. “Ahora abordamos cualquier incidente desde los dos lados. También organizamos sesiones de asesoramiento con padres y madres de estudiantes implicados para que nos ayuden a abordar el problema en su raíz”, dice Arpita.

La campaña No Más Acoso tiene como objetivo crear estructuras y entornos libres de acoso escolar, donde los niños y niñas se traten con respeto, dignidad, no discriminación e inclusión © Amnesty International India

La investigación ha mostrado que los abusos infligidos entre iguales pueden tener consecuencias devastadoras tanto sobre los acosados como sobre los acosadores: esta forma de violencia puede deteriorar el rendimiento o la formación de relaciones, y puede tener un impacto duradero en el desarrollo físico, mental, moral y social del niño o la niña. Situado en un contexto de derechos humanos, el acoso escolar niega a los alumnos el derecho al respeto y a la dignidad, y vulnera los valores de derechos humanos de la inclusión, la participación y la no discriminación, dice Inka Dama, responsable de medios de comunicación para la educación en derechos humanos de Amnistía Internacional India.

Un grupo de jóvenes hablan de cómo les hace sentirse el acoso escolar durante una sesión de educación en derechos humanos con padres y madres, librería Lightroom, Bangalore, India, 30 de mayo de 2015 © Amnesty International India

Con la implementación de este enfoque global, Amnistía Internacional India se propone animar a profesores, alumnos y progenitores a desarrollar políticas y estructuras contra el acoso escolar. “Si las escuelas se limitan a tratar el acoso escolar a la manera tradicional, mediante castigos o vigilancia de los responsables, no se erradica el problema, sobre todo porque hay varios lugares en los que estos métodos no pueden aplicarse”, dice Inka Dama.

En cambio, si los niños y niñas aprenden sobre las relaciones, el entorno escolar y las zonas libres de acoso, comenzarán a comprender que estos actos van en contra de los derechos de los demás. La escuela es el lugar donde los niños y niñas pasan el día, aprenden, ven y viven experiencias. Todo esto pasa a formar parte de su personalidad y –finalmente– de la persona que serán.
Inka Dama, responsable de medios de comunicación para la educación en derechos humanos de Amnistía Internacional India
El cartel de la campaña No Más Acoso, © Amnesty International India.

Amnistía Internacional India se propone implicar a padres y madres en la campaña de sensibilización No Más Acoso. Acaba de lanzar Shout Out (Grita), un espacio en línea participativo para que la gente rompa el silencio en relación con el acoso escolar incorporando una imagen y un mensaje para compartir en los medios sociales y conectar con personas interesadas en la lucha contra el acoso escolar.

 

Suscríbete a la serie de blogs de Educación en Derechos Humanos