¿Qué tienen en comun soldar y hornear con los defensores de los derechos humanos?

Slovenia,

Amnistía Internacional Eslovenia ha conseguido llegar a nuevos objetivos en colegios técnicos y extender así su maratón anual de cartas en apoyo de los defensores de los derechos humanos. Esto les ha llevado más allá de los métodos convencionales y les ha adentrado en el mundo de la soldadura y del diseño a través de ordenador y a la formación de nuevas tradiciones dentro de más colegios para conseguir su maratón más exitoso hasta la fecha.

Un pastel de cumpleaños de metal, diseñado y soldado por los estudiantes de la universidad técnica para el 25 aniversario de Amnistía Internacional Eslovenia. © Amnistía Internacional

 

Cuando el veinticinco aniversario de Amnistía Internacional coincidió con el maratón anual de escritura de cartas el año pasado se impusieron un reto.

– ¿Cómo motivar lo suficiente a los jóvenes para que lleguen a nuevos récords con respecto a las cartas de solidaridad en el maraton de cartas del 10 de diciembre?

Tras organizar maratones de cartas los últimos cinco años, ahora querían inspirar a más gente aún para que escriban cartas a aquellos que se enfrentan a violaciones de los derecho shumanos en todo el mundo.

¿Dónde empezar?

Amnistía Eslovenia ya tiene un programa de educación en derechos humanos bien desarrollado. Por lo tanto, la coordinadora de educación en derechos humanos, Ana Čemažar y sus compañeros contactaron con su red de 700 profesores tanto de escuelas primarias como secundarias en Eslovenia, vía boletines informativos mensuales, para animarlos a organizar talleres en los colegios. Dos packs de planificación de lecciones fueron enviados a los profesores.

Un pastel hecho de metal para celebrar el 25 cumpleaños de Amnistía Eslovenia. © Amnistía Internacional

El plan de la primera sesión se basó en los derechos humanos en general y ofrecía una introducción sobre el trabajo de Amnistía (Human Rights Bingo). El segundo plan explicaba el concepto del maratón de cartas y subrayaba la situación de 9 defensores de los derechos humanos (Workshop on Writing Appeals). Estas sesiones capacitaban a los estudiantes a participar y escribir juntos cartas, notas de solidaridad y dibujar para la campaña.

Sin embargo, el equipo de Amnistía Eslovenia buscaba algo nuevo:

– ¿Cómo podían los profesores de colegios no-académicos, técnicos o mecánicos animar a los estudiantes con respecto a los derechos humanos mientras mantenian el nexo con el programa de clase?

Estudiantes con el pastel que ellos diseñaron y crearon. © Amnistía Internacional

Se animó a los estudiantes de centros técnicos para pensar de forma innovadora. Juntos, decidieron apoyar el Maratón de cartas realizando pasteles de diferentes materiales. Algunos de los estudiantes realizaron sus pasteles de materiales convencionales pero otros utilizaron papel, poliestireno realizado con ayuda de programas de ordenador (software CAD) y otros incluso soldaron pasteles increíblemente intrincados de metal!

Suzana Slana es la mentora de la comunidad estudiantil de Srednja šola za Strojništvo, Mehatroniko en Medije (Centro de Secundaria de Ingeniería, Mecánica y electrónica y medios de comunicación) en Celje. Primero pensó en realizar estos pasteles no comestibles y descubrió que otros profesores y estudiantes apoyaban también la idea: “El proyecto se presentó en las asambleas de profesores y estudiantes en octubre. Realizamos los pasteles en noviembre y finalizamos el proyecto el 10 de diciembre, el día internacional de los derechos humanos.”

Corte de un pastel de poli estireno diseñado por los estudiantes. © Amnistía Internacional

“El proyecto fue apoyado mediante pósters, circulares del colegio, boletines electrónicos y por el boca a boca. El 10 de diciembre pusimos tres puestos en diferentes ubicaciones en nuestro centro escolar para mostrar nuestros pasteles y recoger firmas. Por cada petición escrita, los estudiantes obtenían un pedazo de pastel real, que los profesores habían horneado para ellos”.

Estudiantes presentando su pastel diseñado y cortado de forma electrónica. © Amnistía Internacional

El maratón de cartas más exitoso

Se fotografiaron los pasteles y se subieron un total de 91 fotos en la página web de Amnistía Eslovenia, Facebook y Pinterest y las publicaron en la revista de AI Eslovenia. 41 de los pasteles fueron creados por los estudiantes en los centros, el resto por la organización y los simpatizantes de Amnistía. Aquellos que subieron fotos fueron redirigidos a un formulario para donar y firma de petición. La pastelería  Zvezda (la estrella) en Eslovenia también colaboró creando “pasteles de Amnistía” y donando 25 céntimos por cada venta, recaudando 2.000 para Amnistía Internacional.

Los estudiantes del centro técnico escribiendo cartas para los defensores de los derechos humanos con un pastel de cumpleaños de papel que realizaron para el 25 cumpleaños de Amnistía Eslovenia. © Amnistía Internacional

En total, recogieron 13.977 firmas y cartas, de las cuales 8.058 provenían de los colegios, partiendo de las 10.104 firmas y cartas de 2012 cuando participaron 4.248, obteniendo por tanto un aumento de 188% por parte de los colegios. También notaron que aquellos que realizaron las sesiones de educación en derechos humanos en el colegio eran más proclives a escribir cartas completas para comunicar su solidaridad directamente con los nueve defensores de los derechos humanos.

Cartas de dos estudiantes escritas para Miriam López en México.© Amnistía Internacional

Creando nuevas tradiciones

Ana y sus compañeros en AI Eslovenia mantuvieron contacto personal con los profesores y colegios que participaron ofreciéndoles ayuda, guía y apoyo. Los profesores fueron capaces de incluir el maratón de cartas en sus clases de inglés y clases técnicas por lo que pudieron incorporar el tema dentro del programa. Los comentarios subrayaron la importancia de que los profesores recibieran material antes de Octubre para tener tiempo suficiente para incluir el maratón de cartas en el plan escolar anual.

Los profesores y estudiantes han informado que el maratón de cartas se ha convertido en una tradición en sus colegios y en algunos casos se ha extendido a actividades sobre los derechos humanos de un día entero o una semana, donde los estudiantes se anticipan y preguntan cuándo tendrá lugar la siguiente actividad.

Estudiante del centro técnico con su pastel, recién horneado para Amnistía Eslovenia. © Amnistía Internacional

Diploma

Todos los colegios que participaron recibieron nuestro agradecimiento en forma de un diploma sobre la realización de pasteles o participación en el maratón de cartas.

Esta campaña ha demostrado cómo se puede involucrar a los jóvenes en Eslovenia dentro de una actividad global y ayudar a que se sientan incluidos. Los estudiantes disfrutaron compartiendo su trabajo y participando online subiendo las fotos de los eventos, lo que les permitió disfrutar el ser parte de una comunidad global hacia un cambio en los derechos humanos.

Suscríbete al blog de Educación en Derechos Humanos