Di a Hungría que los derechos trans son derechos humanos


Actualización del 28 de mayo de 2020: Desgraciadamente, desde que se publicó este blog, el artículo 33 ha sido aprobado e incorporado a la legislación húngara. Dado que vulnera derechos humanos fundamentales, Amnistía Internacional pide al Comisario de Derechos Fundamentales de Hungría que ponga punto final a esta situación rechazando la validez de la ley. Únete a esta acción. 

Según las normas internacionales y regionales de derechos humanos, las personas transgénero deberían poder conseguir el reconocimiento legal de su identidad de género mediante procedimientos rápidos, accesibles y transparentes, y de acuerdo con su propia percepción de su identidad de género. Los Estados deben garantizar que las personas transgénero puedan conseguir documentos que reflejen su identidad de género sin tener que cumplir criterios que, por sí mismos, violan sus derechos humanos.

En lugar de cumplir sus obligaciones en materia de derechos humanos, el gobierno de Hungría está actuando en sentido contrario al presentar un nuevo proyecto de ley cuyo artículo 33 prohibiría el reconocimiento legal de la identidad de género en el país. Esto sucede cuando todos los esfuerzos deberían dirigirse a garantizar y proteger el derecho a la salud de todas las personas sin discriminación y a adoptar urgentemente todas las medidas necesarias para combatir la pandemia de COVID-19.

Qué significa #Drop33

Es la etiqueta empleada en Twitter para pedir que se retire el artículo 33 de este proyecto de ley. El Parlamento húngaro tiene previsto votar sobre él la semana del 18 de mayo. La ley propuesta prohíbe que las personas transgénero vean reconocida su identidad de género ante la ley. Amnistía se suma a activistas y organizaciones LGBTI nacionales e internacionales en su llamamiento a la retirada de esta prohibición.

Sólo quiero disfrutar de mi vida. Ir a trabajar, al gimnasio, y reunirme con mis amistades. No quiero sufrir ansiedad el resto de mi vida porque ciertos miembros del Parlamento piensen que pueden jugar con la vida de la gente como si fueran Dios.
Noé, activista de los derechos trans en Hungría

Por qué es un problema

Las disposiciones contenidas en el proyecto de ley contravienen las obligaciones nacionales e internacionales de Hungría en relación con varios derechos humanos.

En virtud del artículo 33 sería obligatorio inscribir el sexo de las personas al nacer en el registro nacional de nacimientos, matrimonios y defunciones, y no podría modificarse posteriormente. Como consecuencia, en el documento de identidad de cada persona figuraría la misma información, sin posibilidad de corregirse, lo que dificultaría a las personas transgénero e intersexuales registrar su nombre y obtener documentación relacionada que sea acorde a su identidad de género. Estas disposiciones vulneran gravemente el derecho a la dignidad de las personas transgénero e intersexuales, su derecho a la vida privada y familiar, y su derecho al reconocimiento legal de su identidad de género basado en la autodeterminación.

No está claro cómo afectarían los cambios propuestos a las personas inmersas actualmente en el proceso de transición médica y cuyo reconocimiento legal sigue pendiente. Los cambios propuestos probablemente expongan a las personas transgénero e intersexuales a sufrir mayor discriminación en todos los ámbitos de la vida.

Contexto del nuevo proyecto de ley

En Hungría, las personas transgénero e intersexuales suelen ser objeto de discriminación, especialmente en el empleo, la educación, el acceso a bienes y servicios y la vivienda. Las disposiciones incluidas en este proyecto de ley representan el último intento de coartar sus derechos. Si el Parlamento lo aprueba, habrá un aumento de la discriminación y podrían intensificarse aún más los ataques y crímenes de odio contra las personas transgénero e intersexuales.

El Parlamento de Hungría ya ha celebrado el primer debate, tras los celebrados en dos comisiones, y el debate final y la votación en el Parlamento tendrán lugar la semana del 18 de mayo de 2020. Dado que el partido gobernante en Hungría, Fidesz, que ha presentado el proyecto de ley, tiene una mayoría de dos tercios en el Parlamento, lo más probable es que salga aprobado.

Encontrarán más información en la declaración pública de Amnistía Internacional. 

Qué se puede hacer para impugnarlo

Tenemos que decir al gobierno húngaro que retire el artículo 33. Con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, el 17 de mayo, pedimos a todas las personas que se sumen a la campaña en redes sociales #Drop33, lanzada por ILGA Europe, Transgender Europe (TGEU) y OII-International para pedir la retirada del artículo 33.

¡Únete a la campaña #Drop33!

Grábate en un vídeo en el que sostienes un folio con el número 33, después haces una bola con él y la tiras. Publica el vídeo en tus canales de redes sociales con el siguiente mensaje:

Hungría, retiren el artículo 33 y respeten el derecho de las personas transgénero e intersexuales al reconocimiento legal de su identidad de género. #Hungary ¡Demuestren su solidaridad con las personas transgénero e intersexuales!

Usa las etiquetas #Drop33, #TransRightsAreHumanRights, #LGR, #transrights y las cuentas @ILGAEurope, @amnesty y @JuditVarga_EU.