“Has luchado con valentía contra las leyes de uso obligatorio del hiyab”

De Azam Jangravi

Carta de la activista Azam Jangravi a su compañera activista Yasaman Aryani, que actualmente está encarcelada por oponerse a las leyes iraníes de uso obligatorio del velo.

Hola, Yasaman:

No sé cómo empezar ni qué decir, pero quería escribirte unas líneas.

Hasta hace poco no te conocía. No sabía quién eras, dónde estabas, ni estaba familiarizada con tu visión del mundo. Pero ahora sé que, como yo, estás harta de la injusticia.

Estimada Yasaman, sé que ahora estás en prisión, que no estás viviendo en unas condiciones adecuadas y que estás sufriendo.

Hace unos días, una mujer de Canadá me preguntó por la situación de las mujeres en Irán. Le hablé de ti. Le conté que tú, a la edad de 24 años, luchaste con valentía contra las leyes de uso obligatorio del hiyab, y que, debido a ello, te condenaron a 16 años de prisión. Le hablé de las “Chicas de la calle de la Revolución”, de Nasrin Sotoudeh, Vida Movahed, Narges Hosseini, Mojgan Keshavarz y Saba Kordafshari. Le hablé de las sentencias que nos imponen duras condenas y de la represión que hemos sufrido y seguimos sufriendo. No me creía. Y con razón. Nuestras historias, tu historia, la historia de tu sufrimiento y de tu valentía son increíbles y pasarán a la historia.

Estimada Yasaman, también compartí la dolorosa historia deI cuerpo quemado de Sahar Khodayari, la “Chica Azul”. Cuando le conté que las mujeres tienen prohibida la entrada a los estadios de fútbol, me dijo: “¿Cómo es posible?”. Le conté que Sahar fue al estadio, pero que la arrestaron y la acusaron de haber cometido “delitos”, y que, al salir del tribunal, se prendió fuego como protesta y posteriormente murió a consecuencia de las heridas. Cuando cuento estas historias, la respuesta es siempre dolor, lágrimas, incredulidad y silencio.

Estimada Yasaman, sé que crees en alzar la voz contra las injusticias impuestas a las mujeres en la ley y en la práctica. Confío en que te liberen inmediatamente para que el mundo pueda de nuevo oír tu voz.

Ten la seguridad de que tu voz de protesta y valentía se escucha ahora en todo el mundo, y de que, algún día, la historia oirá tu voz y esta injusticia manifiesta terminará.

Con la esperanza de que te liberen y deseando verte en un Irán libre y próspero,

Azam

© Azam Jangravi