La tortura en México está fuera de control

En tan sólo 10 años, la denominada “guerra contra las drogas” ha traído consigo una espiral de tortura y ha destruido la vida de miles de personas.

  • Campañas

Policías y soldados violan, dan palizas, asfixian y electrocutan a hombres y mujeres para obtener supuestas “confesiones”

¿El resultado? Miles de inocentes en la cárcel y una sociedad de millones de personas viviendo atemorizada: el 64 por ciento de los habitantes de México aseguran no sentirse a salvo de la tortura. La población mexicana sabe que, en su país, prácticamente cualquiera puede ser torturado.

Mientras tanto, las autoridades miran hacia otro lado, y confían en que la comunidad internacional también lo haga. En esa situación, la justicia sigue estando fuera del alcance de la mayoría de quienes reúnen el valor suficiente para denunciar la tortura que han sufrido. Los peritos médicos a menudo descartan las lesiones o examinan a las víctimas demasiado tarde, cuando hace ya mucho que las heridas han curado. Así, con las pruebas físicas desaparecidas, y las pruebas psicológicas ignoradas, nadie rinde cuentas de lo sucedido.

En México existen leyes contra la tortura, pero casi nadie les presta atención, y los torturadores quedan impunes. Si se quiere que la iniciativa de ley gubernamental más reciente sobre la tortura, que se está redactando actualmente, cambie esta situación, los torturadores deberán finalmente ser castigados. De lo contrario, será una promesa más sobre el papel para las miles de personas que sufren tortura en México.

Tailyn Wang, superviviente de tortura
Mi esposo gritó: “No le peguen, está embarazada”, pero no les importó [...]. [E]l feto salió en un charco de sangre.
Amnistía Internacional

En 2014 hubo más de 2.400 denuncias de tortura –el doble que en 2013–, pero el gobierno no tiene datos contrastados de que se haya acusado a nadie.

Lee nuestro material de investigación más reciente
Enrique Guerrero, campeón de ajedrez, estudiante universitario y activista. Enrique Guerrero, campeón de ajedrez, estudiante universitario y activista.
© Particular
“Que se me haga justicia, que no exista una persona más torturada” “Que se me haga justicia, que no exista una persona más torturada”
© BRITO

Cualquiera puede estar en peligro

Enrique Guerrero recuerda la noche del viernes en la que comenzó su pesadilla en Ciudad de México. De repente, “dos sujetos me perseguían, siguen disparando. Ya me bajé de mi coche y corrí... Me agarran. Cuando se acercan y quieren subirme a la camioneta, ahí es donde veo que algunos son uniformados”.

Una vez en el interior del furgón, sujetaron a Enrique contra el suelo y lo llevaron a un almacén. Allí, unos policías lo desnudaron de cintura para abajo y le vendaron los ojos, y luego lo torturaron toda la noche.

Decían: ‘Te vamos a violar, te vamos a coger’. Me encañonaron en la frente con una pistola.
Enrique Guerrero

Usan una bolsa y la estrangulan en mi cuello para asfixiarme. Yo me negaba a firmar [la confesión]; entonces dijeron: ‘Bueno, entonces ponemos algo ilegal’.”

Enrique cumplió recientemente los 30 años. Sin embargo, su vida no avanza: ha pasado los últimos dos años encerrado en una prisión de máxima seguridad.

Quise que me metieran una bala en la cabeza para que todo acabara.
Yecenia Armenta

Yecenia Armenta describe su tormento. “[Los policías dijeron] que los iban a traer a mis hijos, que los iban a violar, que los iban a volver pedazos [...]. [D]espués de muchas horas, que ya me violaron, yo dije que iba a firmar lo que querían que firmara. Me bajan del lugar donde me tienen colgada desnuda. Yo firmé, aún vendada [...]. Jamás leí lo que yo firmé.”

Tres años después, no se ha castigado a nadie. “Y yo sí”, añade Yecenia desde su celda.

Tengo las cicatrices, pero los médicos no les prestan atención

Si los peritos médicos responsables de documentar señales de tortura hubieran hecho su trabajo correctamente, quizá Yecenia no estaría hoy en la cárcel. Sin embargo, el médico que la examinó pertenecía a la misma oficina que sus torturadores, y no dejó registro de sus lesiones. Cuando, finalmente, meses después, Yecenia fue sometida a un nuevo examen médico, las autoridades alegaron que no había “prueba” de tortura.

“Las marcas de las correas en mis manos, las marcas que había en mis pies de donde fui colgada de los tobillos, moretones que tenía en mis piernas, esos ya habían desaparecido”, dice ella.

Como media, sólo una de cada 20 personas que presentan denuncias de tortura es sometida a un examen forense oficial, a menudo meses o incluso años después de haberse producido la tortura. De todas ellas, sólo una fracción consiguen que sus denuncias sean reconocidas por los expertos oficiales. Pero, aunque la asfixia, la violación y la electrocución no dejan marcas visibles, eso no quiere decir que no tengan lugar. Tal como Yecenia sabe demasiado bien, muchas veces “lo único que nos queda a las personas que hemos sido torturadas es el daño psicológico. Que ya es bastante”.

©Fernando Brito

Cifras

600 %

Incremento del número de denuncias de tortura y otros malos tratos presentadas en 10 años (2003-2013)

7.741

Denuncias de tortura y otros malos tratos recibidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en tan sólo cuatro años (2010-2014)

Ángel Colón, superviviente de tortura, fue puesto en libertad el año pasado tras una campaña global. © Amnesty International
“No voy a permitir que ninguna otra mujer sea torturada en México” - Claudia Medina “No voy a permitir que ninguna otra mujer sea torturada en México” - Claudia Medina
© Amnesty International

¡La justicia es posible!

Mi mensaje a todas las personas [...] que están en contra de la tortura [...] es que no bajen la guardia.
Ángel Colón

El año pasado, Ángel Colón quedó libre después de que 20.000 activistas de Amnistía Internacional enviaran a las autoridades mexicanas mensajes pidiendo su liberación. Ángel, migrante hondureño que buscaba trabajo para pagar el tratamiento de su hijo, gravemente enfermo, había sido detenido por policías y soldados mexicanos y brutalmente torturado hasta que “confesó” unos delitos que no había cometido. A consecuencia de ello, pasó cinco años en prisión y, aunque su tortura fue confirmada por personal médico independiente, las autoridades no investigaron en ningún momento sus denuncias. Aún hoy busca justicia.

“El hecho de que yo esté hoy aquí, libre, ante ustedes, es la prueba de que los esfuerzos de los simpatizantes de Amnistía tienen resultados positivos.”

Quiero darles las gracias a todos los miembros de Amnistía Internacional en todo el mundo.
Claudia Medina

A principios de este mismo año, un juez retiró los últimos cargos de los que se acusaba a Claudia Medina, después de que se recibieran peticiones de 300.000 activistas de Amnistía Internacional. El juez confirmó que Claudia había sido torturada sexualmente por marines en 2012 para obligarla a “confesar” delitos de drogas.

Hoy, Claudia lucha por que se haga justicia para otras personas como ella. “No voy a permitir que ninguna otra mujer sea torturada en México”, dice.