Diez formas de que el nuevo presidente de Nigeria mejore la situación de los derechos humanos

De Kristin Hulaas Sunde London,

Cuando Muhammadu Buhari se prepara para asumir la presidencia del país más poblado y el de mayor producción de petróleo de África, analizamos 10 formas de que transforme la vida de las personas.

 

  1.     Investigar posibles crímenes de guerra en el nordeste de Nigeria.

Niños, niñas, hombres y mujeres viven con el miedo constante de ser asesinados o secuestrados por el grupo armado Boko Haram, y de ser arrestados, recluidos, torturados e incluso ejecutados por los militares. Es necesario que se realice una investigación independiente y urgente sobre estos posibles crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

 

  1.     Proteger a las personas atrapadas en el conflicto.

El sangriento ataque de Boko Haram y la dura respuesta de las fuerzas militares han causado la muerte de miles de personas, y otros cientos de miles se han visto obligadas a huir. En enero, las imágenes por satélite de Amnistía mostraron cómo solo en dos localidades –Baga y Doron Baga–, los combates habían dañado o destruido completamente más de 3.700 edificios.

  1.     Considerar la tortura como delito.

La campaña Stop Tortura de Amnistía está sacando a la luz cómo la policía y los militares de Nigeria torturan habitualmente a las personas, algunas de apenas 12 años, con prácticas tales como las palizas, los disparos y las violaciones. El nuevo gobierno puede erradicar la tortura tipificándola como delito y garantizando que cualquier persona hallada responsable sea juzgada y condenada.

 

  1.     Eliminar la ley de prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Esta escandalosa ley convierte en delito cualquier relación, excepto las heterosexuales. Quienes defienden los derechos de las personas homosexuales también se arriesgan a ser encarceladas.

Carta enviada por un escolar en Alemania al sobreviviente de tortura Moses Akatugba, que se halla en espera de ejecución en Nigeria. Escrita durante nuestra campaña Escribe por los Derechos 2014, la carta reza: "Querido Moses: Siento de verdad que estés en la cárcel aunque seas inocente. No pierdas la esperanza. No me olvido de ti y te envío un fuerte abrazo. No estás solo. Tu amigo, Mugdat.”

 

  1.     Lograr que el sistema de justicia funcione para las personas más pobres.

El sistema de justicia penal de Nigeria carece de recursos suficientes y está profundamente corrupto. Más de 55.000 personas atrapadas en cárceles masificadas no pueden permitirse un abogado o pagar la fianza, y la mayoría están a la espera de comparecer ante el juez. Muchas personas son condenadas tras juicios sumamente injustos, y más de 1.000 se están consumiendo en espera de ejecución.

 

  1.     Permitir que los abogados y las familias visiten a las personas detenidas.

A menudo, no se permite que las personas detenidas en calabozos militares y de la policía vean a sus abogados o familias. Esta falta de comunicación incrementa el riesgo de tortura, de muerte o, sencillamente, de desaparición.

 

  1.     Impedir que la gente sea expulsada de su casa.

Cientos de miles de personas viven bajo la constante amenaza de que las expulsen de sus viviendas. Mediante una ley que prohíba todos los desalojos forzosos, el gobierno podría evitar la destrucción de las comunidades y que las familias terminen en la calle sin indemnización ni un lugar adonde ir.

 

Activistas de Amnistía ante las oficinas de Shell con una petición de más de 300.000 firmas para pedir a la empresa petrolera el pago de indemnizaciones y la limpieza del vertido de petróleo en el delta del Níger. La Haya (Países Bajos), 4 de julio de 2012.
  1.     No permitir que las empresas petroleras no rindan cuentas por la contaminación que provocan.

Shell se ha visto recientemente obligada a pagar 55 millones de libras esterlinas de indemnización a una comunidad del delta del Níger por dos grandes vertidos de petróleo (ver página 26), pero todavía no ha limpiado la zona contaminada. Exigiendo a las empresas la reparación de los oleoductos en mal estado y la limpieza cuando ocurran accidentes, el gobierno puede proteger vidas, empleos y el medio ambiente.

 

  1.     Poner fin a todas las ejecuciones.

Nigeria ejecutó a cuatro personas en 2013, por primera vez desde el 2006. Su nueva ley contra el terrorismo ha ampliado el uso de la pena de muerte. También contempla que se condene a muerte a personas que eran menores en el momento de cometer el delito, lo que infringe el derecho internacional. Un cambio de rumbo y el cese definitivo de las ejecuciones sentaría un importante precedente para sus vecinos.

 

10. Cuidar a la infancia nigeriana.

Muchos niños y niñas de Nigeria se están quedando sin educación, se ven obligados a vivir en las calles, y son maltratados por la policía o en prisión. Otros son secuestrados por Boko Haram o forzados a ser soldados en el ejército. Al proteger su derecho a la infancia, Nigeria estará invirtiendo en un futuro más pacífico y seguro.

Nigeria: Guía rápida

 

166.600.000

Población (ONU, 2012) Casi la mitad tiene menos de 18 años.

 

4.000

Número mínimo de personas que murieron en los ataques de Boko Haram durante 2014.

 

52/53

Esperanza de vida para hombres y mujeres, respectivamente.

 

70 %

Porcentaje de ingresos públicos procedentes del gas y del petróleo.

 

9 millones

Personas huérfanas (UNICEF).

 

7,4 %

Porcentaje de bebés que no sobreviven al primer año de vida.

 

1 de cada 3

Habitantes de Nigeria que viven en asentamientos precarios.

 

2 millones

Personas desalojadas forzosamente de sus viviendas desde 2000. Muchas siguen sin hogar.

 

38.000

Personas en la cárcel sin condena por delito (7 de cada 10 presos).

 

Más información: A beginners’ guide to human rights in Nigeria