No las envíen de vuelta a la guerra

Lesvos, Greece,

Puerto de Mitilene, en la isla de Lesbos, Grecia. © Amnesty International (photo: Naomi Westland)

En la isla de Lesbos, Grecia, la campaña de Amnistía Internacional “Cuando no se existe” presenta una semana de acciones para defender los derechos de las personas migrantes y refugiadas de toda la Unión Europea. Aquí, Livewire comparte su blog sobre Papa Stratis, sacerdote ortodoxo griego de Kalloni, una de las personas que ayuda cada día en la isla a los recién llegados.

Papa Stratis nos espera en un banco del pequeño patio situado enfrente de su parroquia en Kalloni. Hemos venido para saber cómo, con ayuda de jóvenes de la localidad, ofrece cosas básicas y sencillas, alimento, ropa, agua, un lugar donde dormir, a las personas de Afganistán, Siria y otros lugares que llegan hasta aquí en embarcaciones desde Turquía. Papa Stratis y su pequeño grupo se encuentran con las personas refugiadas y migrantes cuando desembarcan, en las calles y carreteras de Lesbos, y mientras se encuentran detenidas.

No debería pasar, especialmente cuando se trata de personas que huyen de la guerra. ¿Te gustaría a ti? ¿Te gustaría que te enviasen de vuelta a la guerra?
Papa Stratis, sacerdote ortodoxo griego de Kalloni

“Lo que veo son personas. Personas necesitadas. No puedo negarles la entrada, no puedo darles patadas ni encarcelarlas. No puedo enviarlas de vuelta al lugar del que vinieron. Ni las puedo arrojar al mar para que se ahoguen.”

 

 

Esta es la historia de generosidad y hospitalidad de una comunidad local que, como el resto de Grecia, se encuentra atrapada en la crisis económica.

Le preguntamos qué piensa sobre las historias de la guardia costera griega haciendo retroceder a las embarcaciones cuando intentan llegar a Grecia: “No debería pasar, especialmente cuando se trata de personas que huyen de la guerra. ¿Te gustaría a ti? ¿Te gustaría que te enviasen de vuelta a la guerra?”

ACTÚA YA
Averigua más sobre la campaña Cuando no se existe y su labor hasta el momento, y pide a las autoridades griegas que dejen de poner vidas en peligro. ¡Hay que poner fin a las devoluciones forzosas informales!