Irán: Libertad para Yasaman Aryani

En cárceles de todo Irán hay personas que han dado positivo en la prueba de detección del coronavirus, lo que genera serios motivos de preocupación con respecto a las personas reclusas, entre ellas la defensora de los derechos de las mujeres Yasaman Aryani. Actúa y exige su liberación inmediata.

Yasaman Aryani, de 24 años, cumple una larga condena de cárcel por hacer campaña en contra del uso obligatorio del velo. La pena que se le impuso se enmarca en un contexto de represión más amplia ejercida en Irán sobre mujeres que se han alzado en contra de una legislación sobre el uso obligatorio del velo que es discriminatoria y degradante.

Ya hay casos confirmados de COVID-19 en varias cárceles de todo Irán, lo que hace temer que presos y presas como Yasaman estén en peligro de infectarse del virus. La población reclusa corre un riesgo añadido respecto a las personas que están fuera de la cárcel, ya que no puede adoptar las mismas medidas de higiene y distanciamiento social.

En todo Irán, presos y presas están dando la voz de alarma sobre el hecho de que las autoridades no protegen suficientemente a la población reclusa frente a la propagación del virus y suplican a las autoridades que aborden las condiciones de hacinamiento y falta de higiene que hacen que corran mayor peligro de contagiarse de COVID-19. A algunas personas presas se les ha negado la debida atención médica, lo que podría dejarlas expuestas a sufrir los efectos del virus si lo contraen.

Yasaman es una de los varios centenares de presos y presas de conciencia encarcelados en Irán. Aunque recientemente ha visto rebajada su condena de dieciséis a nueve años y siete meses de cárcel tras presentar un recurso, nadie debería pasar un solo día en prisión por el ejercicio pacífico de sus derechos.

Ayúdanos a luchar por la liberación de Yasaman. Firma la petición, pide a las autoridades iraníes que:

  • pongan en libertad de inmediato y sin condiciones a Yasaman Aryani;
  • pongan en libertad de inmediato y sin condiciones a todas las demás personas que defienden los derechos de las mujeres y han sido detenidas por protestar pacíficamente contra el uso obligatorio del velo.