Deben retirarse los cargos contra la superviviente de acoso sexual Amal Fathy

Amal Fathy publicó un vídeo en Internet en el que hablaba de su experiencia de acoso sexual y criticaba al gobierno egipcio por ignorar a las supervivientes. Ahora la han condenado a dos años de prisión, y aún pesan más cargos en su contra.

Poco después de publicar el vídeo en Facebook en mayo de 2018, la policía irrumpió en su casa en mitad de la noche y la detuvo junto con su esposo y su hijo de corta edad. Su familia fue puesta en libertad, pero Amal permaneció en prisión. El 27 de diciembre, quedó en libertad condicional en una de las dos causas abiertas contra ella, en espera de que se investigaran cargos falsos como “pertenencia a un grupo terrorista”. Justo tres días después, fue condenada a dos años de prisión en la otra causa.

Actualmente, Amal tiene que presentarse en una comisaría de policía ocho horas a la semana y podría ser detenida en cualquier momento. Es una de las numerosas personas encarceladas en Egipto simplemente por divulgar sus opiniones o criticar a las autoridades. En la peor represión de la libertad de expresión de la historia reciente del país, las autoridades de Egipto han detenido a decenas de personas, entre las que hay activistas, periodistas, políticos, aficionados al fútbol y artistas.

Únete y pide al presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi la retirada inmediata y sin condiciones de todos los cargos contra Amal Fathy y la libertad de todas las demás personas encarceladas sólo por expresar pacíficamente sus opiniones o hacer su trabajo periodístico.