Di a Estados Unidos y al presidente Trump: las familias no se deben separar

En este mismo instante, el presidente Trump está separando a cientos de niños y niñas de sus progenitores en la frontera entre Estados Unidos y México. A estos niños y niñas se los mantiene en tiendas de campaña y en enormes almacenes, donde están en espacios reducidos, con calor extremo durante el día y frío extremo por la noche. Acaban así después de haber huido del peligro en sus países de origen.

Mientras tanto, los padres, madres y familiares de algunos de ellos están expuestos a ser devueltos a países donde su vida puede correr peligro y donde tendrán que vivir sin saber si verán otra vez a sus hijos e hijas.

La separación sistemática de familias que lleva a cabo la administración Trump tiene por objeto menoscabar el derecho de las personas a solicitar asilo en Estados Unidos cuando la persecución las obliga a huir de sus países.

Pero el trauma y el daño que causa esta separación de las familias es equiparable a la tortura.

No se trata simplemente de que se obligue a las personas a vivir en tiendas de campaña ni es sólo una cuestión de separación familiar. Estados Unidos debe garantizar la seguridad de quienes buscan asilo en el país.

Cada vez hay más personas que oponen resistencia a este trato cruel: ha habido protestas en la “ciudad de las tiendas” y la indignación va en aumento en todo Estados Unidos y en el mundo entero. La presión internacional sobre Estados Unidos puede poner fin estas crueles prácticas.

Envía ya un mensaje de correo electrónico al presidente estadounidense Donald Trump y ayuda a poner fin a la tortura de las personas que buscan asilo en Estados Unidos.