• Campañas

Evitemos el regreso de la pena de muerte a Filipinas

El gobierno de Filipinas trata de restaurar la pena de muerte. Ahora mismo, la legislación para hacerlo está en la fase en que el Senado puede aprobarla, o rechazarla. Senadores y senadoras tienen en su mano evitar el restablecimiento de la pena capital. Pero debemos actuar ya y ejercer sobre ellos toda la presión posible para que voten en contra de su restauración.

El presidente Duterte ha dejado claro, desde su nombramiento en el cargo el 30 de junio de 2016, que está dispuesto a recurrir a la violencia para preservar el orden público y combatir la delincuencia. Y su gobierno está siguiendo su ejemplo rápidamente.

La Cámara de Representantes aprobó en marzo un proyecto de ley dirigido a restaurar la pena de muerte para varios delitos relacionados con drogas. Ahora, otro proyecto de ley dirigido a restablecer la pena capital para muchos más delitos va a presentarse al Senado para su debate y votación en mayo.

El tiempo se acaba. No nos queda mucho para impedir que legisladores y legisladoras aprueben la restauración de la pena de muerte en Filipinas.

La pena de muerte no sólo es cruel e inhumana y afecta sobre todo a las personas que viven en la pobreza, sino que no ejerce siquiera un efecto disuasorio frente a la delincuencia, y por tanto es inútil.

Ayuda a impedir que la pena de muerte vuelva a Filipinas. Actúa ya y envía un mensaje de correo electrónico a todos los miembros del Senado de Filipinas que votarán el proyecto de ley en las próximas semanas. Pídeles que pongan fin a esta forma extrema de castigo cruel, inhumano y degradante.