• Acción

Apoya al pueblo de Turquía

Las autoridades turcas han prometido poner fin al actual “estado de emergencia”, un régimen que les ha dado licencia para gobernar con un poder peligroso y sin control. Esta es la oportunidad de que el nuevo gobierno libere al pueblo de Turquía de la cruel represión a la que lleva enfrentándose desde 2016. Juntos, juntas, podemos asegurarnos de hacerlo realidad.

El gobierno turco ha abusado de las medidas del “estado de emergencia” y ha encarcelado a defensores y defensoras de derechos humanos, periodistas, profesionales del derecho y personalidades del mundo académico, sin olvidar los cientos de ONG clausuradas. Debido a que los tribunales ya no son independientes, la gente no puede confiar en ellos para lograr justicia.

A pesar de esta represión, buena parte del pueblo turco se ha negado a ser silenciada. Los estudiantes celebran el Orgullo bajo la amenaza de prohibiciones y violencia policial. Los y las periodistas siguen escribiendo la verdad, a pesar de que cientos han acabado en la cárcel. Los defensores y defensoras de los derechos humanos arriesgan sus vidas al alzar la voz, y a veces terminan en las cárceles de alta seguridad de Turquía, como Taner Kılıç, presidente honorario de Amnistía Internacional en Turquía, que lleva más de un año en prisión.

Estamos ahora a punto de que se produzca un cambio.

Ahora que el gobierno de Turquía está tomando posesión tras las recientes elecciones, demostrémosle que el mundo está observando. Firma la petición y exige que tome inmediatamente estas cinco medidas para asegurar que se respeten los derechos humanos en Turquía:

  1. Derogar las medidas de emergencia, de las que se ha abusado para suprimir la libertad de las personas en nombre de la “seguridad nacional”.
  2. Poner inmediatamente en libertad a Taner Kılıç, y a otros defensores y defensoras de los derechos humanos encarcelados, a periodistas y a toda otra persona que haya sido privada de libertad por cargos infundados.
  3. Asegurar que la gente pueda reunirse y protestar legalmente y sin temor, y en particular, que se levanten las numerosas prohibiciones de eventos LGBTI en todo el país.
  4. Garantizar que todos los trabajadores y trabajadoras del sector público que fueron despedidos arbitrariamente de sus puestos de trabajo durante el estado de emergencia podrán recurrir de manera efectiva esas decisiones, que se les permitirá volver a trabajar y que quienes sean declarados inocentes de la comisión de los delitos que pudieran habérseles imputado podrán reincorporarse inmediatamente a sus puestos de trabajo.
  5. Permitir que las organizaciones de derechos humanos y los medios de comunicación que fueron clausurados arbitrariamente reanuden su actividad, y que se les devuelvan todos sus bienes confiscados.