Arabia Saudí: Libertad para activistas en prisión

En Arabia Saudí, el Tribunal Penal Especializado legitima las violaciones de derechos humanos. Actúa ya.

El gobierno de Arabia Saudí intenta mejorar su imagen invirtiendo millones de dólares en una campaña de relaciones públicas para que países y empresas de la UE y de EE. UU. lo ayuden a hacer realidad su visión económica para 2030. Sin embargo, esta campaña de relaciones públicas oculta una campaña gubernamental de represión, intolerancia y violaciones de derechos humanos en Arabia Saudí, y muchas de estas violaciones se legitiman mediante el Tribunal Penal Especializado, muy instrumentalizado.

Según nuestras investigaciones, este tribunal a menudo juzga sin las debidas garantías a activistas pacíficos, clérigos y personas de la minoría chií, a quienes condena a duras penas de cárcel, e incluso a muerte, basándose en “confesiones” obtenidas bajo tortura. Varias de estas personas han sido ejecutadas. Este tribunal es el instrumento del gobierno para silenciar las voces críticas en Arabia Saudí.

En noviembre de 2020, Arabia Saudí organizará en Riad la cumbre de líderes del G20, donde los países más ricos y poderosos se reúnen para tratar asuntos globales. Es una oportunidad para incrementar la presión sobre el rey Salman y el gobierno saudí para que emprendan reformas significativas de derechos humanos, no una simple campaña de relaciones públicas. Si hay suficientes personas que actúan mostrando su apoyo a los héroes y heroínas saudíes procesados por el gobierno, el rey tendrá que escuchar.

Firma la petición y exige que el rey Salman de Arabia Saudí ponga de inmediato en libertad incondicional a todas las personas encarceladas por protestar pacíficamente.

En los dos últimos años ha habido una represión sin precedentes de activistas saudíes, y este tribunal actúa para legitimar esta opresión. Es nuestra oportunidad de presionar al rey Salman para que acaben las graves violaciones de derechos humanos. Actúa ya.