Américas: liberen a las personas migrantes y solicitantes de asilo durante la pandemia del covid-19

“Nuestras vidas corren peligro porque aquí hay personas que dieron positivo en la prueba del coronavirus y no podemos hacer nada. No tenemos forma de protegernos. Es una bomba de tiempo para nuestras vidas. Rezamos para que alguien haga algo.” 

Son las palabras de Kelly Gonzales, mujer transexual detenida por razones de inmigración en Estados Unidos desde hace más de dos años y medio. En México, un solicitante de asilo guatemalteco murió después de que una protesta provocara un incendio en el centro de detención de Tenosique. Las personas refugiadas que tratan de buscar seguridad en Trinidad y Tobago siguen siendo criminalizadas y detenidas, incluso durante la pandemia de COVID-19.

Mientras el mundo reacciona a la crisis sin precedentes de la COVID-19, y todos sus habitantes buscan un lugar seguro donde pasar la pandemia, en Estados Unidos, Canadá, Trinidad y Tobago, Curazao y México las autoridades continúan deteniendo colectivamente a decenas de miles de personas adultas, familias y niños y niñas en centros de detención de inmigración.

Las personas que están en centros de detención masificados se encuentran entre las más expuestas a contraer la COVID-19, y con frecuencia no tienen acceso adecuado a atención médica.

Si el confinamiento en casa es terrible, imagina que te encierren indefinidamente en un centro de detención, donde el riesgo de contraer la enfermedad es elevado.

Di a los gobiernos de Estados Unidos, México, Canadá, Curazao y Trinidad y Tobago que deben dejar en libertad de inmediato a las personas migrantes y solicitantes de asilo que están detenidas por motivos de inmigración para que estén a salvo de la COVID-19. ¡Las personas como Kelly se merecen tener salud y seguridad!