Protección para la activista ucraniana Vitalina Koval

Vitalina, de 28 años, salió a la calle el Día Internacional de la Mujer de 2018 para participar en una protesta pacífica, pero se encontró con una respuesta violenta, y llegó a casa con quemaduras químicas en los ojos.

Vitalina Koval ha sido fundamental para la comunidad LGBTI de Ucrania. Ayudó a establecer un centro comunitario, un lugar seguro para personas LGBTI, en un clima de creciente hostilidad en el país.

En marzo de 2017, Vitalina participó en la marcha del Día Internacional de la Mujer en Ucrania. Fue agredida por una decena de hombres jóvenes, que cargaron contra ella y otras personas que se manifestaban, rompiendo sus carteles y profiriendo amenazas a gritos. Vitalina acudió conmocionada a la policía y presentó una denuncia. La policía no volvió a ponerse en contacto con ella.

Vitalina estaba decidida a que este incidente no frenara su activismo y quiso asistir a la Marcha de las Mujeres de 2018, pero estaba preocupada: ¿y si la agredían de nuevo? Esta vez acudió de antemano a la policía, y se le garantizó que tanto ella como las demás manifestantes estarían bien protegidas.

Sin embargo, justo cuando la marcha iba a concluir, dos hombres y cuatro mujeres pertenecientes a un grupo de extrema derecha (Karpatska Sich) arrojaron pintura roja sobre Vitalina. Inmediatamente le empezaron a arder los ojos.

Sentí dolor, conmoción y miedo: “¡podía quedar ciega!”. En seguida la gente trató de prestarme primeros auxilios. Me dieron pañuelos y agua para quitarme la pintura. No funcionaba. Durante esos largos minutos seguía sintiendo dolor y no podía quitarme de la cabeza la idea de que podía perder la vista.

Al llegar al hospital, el personal médico confirmó que Vitalina tenía quemaduras químicas, pero, por suerte, conservaba intacta la vista. Vitalina se dirigió inmediatamente a la comisaría de policía, todavía cubierta de pintura. Al llegar, vio que sus agresores estaban sentados en la recepción tras haber sido detenidos. Un agente de policía hizo a Vitalina Koval decir —en voz alta— su dirección, de modo que sus agresores puedieron escucharla. Se sintió asustada e insegura.

Desde la celebración de la marcha, amistades de Vitalina han recibido mensajes amenazantes e, incluso, se las ha seguido a sus domicilios. Vitalina resolvió organizar una manifestación contra la violencia, pero la mayoría de sus compañeras activistas decidieron no acudir porque temían por su seguridad.

Vitalina es una activista decidida, pero corre peligro. Necesita tu apoyo. Estas son dos cosas que puedes hacer:

  • La agresión sufrida por Vitalina debe tratarse como un crimen de odio. Escribe un correo electrónico al jefe de la Policía Nacional de Ucrania pidiéndole que haga rendir cuentas a los agresores de Vitalina. Trata de personalizar al máximo tu correo electrónico para que llegue a su bandeja de entrada y tenga impacto.
  • Difunde esta acción lo más ampliamente posible; compártela en las redes sociales y envíasela a tus amistades y familiares. Anima a otras personas a actuar.

“Me sentí disgustada y triste por que nuestro sistema funcione así. La policía no tiene ningún sentido de la justicia”. Vitalina Koval