Que el Estado nicaragüense no desaloje a familias de sus casas

Miles de personas en Nicaragua podrían ser desalojadas de sus hogares en cualquier momento para dejar espacio a un enorme canal que dividirá el país en dos.

Esto sucede gracias a un acuerdo secreto, de miles de millones de dólares, firmado en 2013 entre el gobierno nicaragüense y una empresa privada con sede en Hong Kong. Este turbio acuerdo incluía la aprobación de la Ley 840, que podría dar lugar a desalojos forzosos sin consultar siquiera con las personas que podrían verse afectadas. Con su actuación, el Estado de Nicaragua violó el derecho tanto nacional como internacional.

Este acuerdo podría dejar a miles de familias sin más opción que abandonar sus tierras y su modo de vida: su forma básica de supervivencia.

Pero las comunidades están luchando. Pese a las amenazas y el acoso a los que se enfrentan, muchas de las personas afectadas han creado un movimiento en el que reclaman la derogación de la Ley 840.

Si actuamos ahora, todos juntos podemos apoyar a estos grupos en su lucha por conservar sus hogares. Firma la petición y pide al Estado que: 

  • derogue la Ley 840 para cumplir las normas de derechos humanos e impedir los desalojos forzosos;
  • garantice una consulta genuina y efectiva con todas las personas que puedan verse afectadas por la construcción del canal.

Entregaremos estas peticiones al Estado nicaragüense para sumarnos a las voces de quienes ya están luchando por sus derechos en Nicaragua.