• Campañas

Fotoperiodista egipcio en peligro de ser condenado a muerte

Al fotoperiodista Mahmoud Abu Zeid (conocido como Shawkan) le apasiona tomar fotografías. Ahora está pagando el precio de su trabajo pacífico: está siendo juzgado y podría ser condenado a muerte.

El 26 de marzo de 2016, en un tribunal de El Cairo, la fiscalía presentó nueve cargos falsos contra Shawkan. Antes del juicio, se negó a los abogados de Shawkan el acceso a documentos fundamentales para la causa, incluido el pliego de cargos.

Cuando Shawkan fue detenido en 2013, se creyó que corría peligro de ser condenado a cadena perpetua. Ahora su suerte puede ser mucho peor, pues podría ser condenado a muerte. Shawkan fue arrestado mientras se limitaba a hacer su trabajo,  cuando fotografiaba la violenta actuación de las fuerzas de seguridad en las protestas callejeras de El Cairo. Lleva detenido más de dos años, lo cual viola las leyes egipcias. Es el único periodista egipcio que ha superado este plazo límite de detención de dos años. Su salud se está deteriorando y se le niega el acceso a medicación, pese a que padece hepatitis C.

Shawkan no debería haber sido detenido, y debe tener libertad para realizar pacíficamente su trabajo de fotoperiodista, garantizado por su derecho a la libertad de expresión.

Actúa para decir en voz alta y clara a las autoridades egipcias que el periodismo pacífico de Shawkan no es ningún delito.

Firma hoy mismo nuestra petición. Di a Egipto que ponga en libertad a Shawkan.

Señor Fiscal:

El presidente Abdel Fatah al Sisi dijo en septiembre de 2015 que hay "libertad de expresión sin precedentes en Egipto", y en agosto del mismo año manifestó que Egipto respeta y aprecia la función de los medios de comunicación y permite a los periodista trabajar sin restricciones. Por ello, lo insto a que deje al fotoperiodista Mahmoud Abu Zeid (Shawkan) en libertad de inmediato y sin condiciones. Shawkan es preso de conciencia, encarcelado durante más de dos años únicamente por ejercer pacíficamente su profesión de periodista.

Actualmente está siendo juzgado y, si es declarado culpable, corre peligro de ser condenado a muerte.

Insto firmemente a las autoridades a:

  • retirar todos los cargos contra Mahmoud Abu Zeid y dejarlo en libertad de inmediato y sin condiciones, pues es preso de conciencia, detenido únicamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión;

  • prestarle la atención médica que pueda necesitar hasta que quede en libertad.