Irán: Liberen a Nasrin Sotoudeh

En cárceles de todo Irán hay personas que han dado positivo en la prueba de detección del coronavirus, lo que suscita profunda preocupación por la población reclusa de Irán, de la que forma parte la abogada de derechos humanos y presa de conciencia Nasrin Sotoudeh. Actúa y exige su liberación inmediata.

Tras dos juicios manifiestamente injustos, Nasrin Sotoudeh, destacada abogada de derechos humanos iraní, fue condenada a 38 años y medio de cárcel y 148 latigazos por su labor de defensa de los derechos de las mujeres y por manifestarse contra las leyes discriminatorias y degradantes que imponen el uso obligatorio del velo en Irán. Nasrin ha dedicado su vida a defender los derechos humanos de manera pacífica.

Ya hay casos confirmados de COVID-19 en cárceles de todo Irán, lo que hace temer que presos y presas como Nasrin estén en peligro de infectarse del virus. La población reclusa corre un riesgo añadido respecto a las personas que están fuera de la cárcel, ya que no puede adoptar las mismas medidas de higiene y distanciamiento social para no contagiarse.

En todo Irán, presos y presas están dando la voz de alarma sobre el hecho de que las autoridades no protegen suficientemente a la población reclusa frente a la propagación del virus y suplican a las autoridades que aborden las condiciones de hacinamiento y falta de higiene que hacen que corran mayor peligro de contagiarse de COVID-19. Algunas de estas personas no reciben tratamiento médico adecuado en prisión, por lo que están más expuestas a sufrir los estragos del virus si se infectan.

Nasrin está entre los varios centenares de presos y presas de conciencia encarcelados en Irán. Nadie debería pasar un solo día en prisión por el ejercicio pacífico de sus derechos.

Pide al líder supremo de Irán que ponga en libertad inmediata e incondicional a Nasrin Sotoudeh y que se anulen sin demora sus condenas.