Exige justicia para los defensores y defensoras de los derechos humanos en Turquía

Tendría que haber sido un día normal para İdil Eser, directora de Amnistía Internacional Turquía. El 5 de julio de 2017, participaba en una reunión con compañeros y compañeras en Estambul cuando la policía irrumpió en el edificio y los detuvo.

Tras más de tres meses bajo custodia y de un clamor mundial pidiendo la liberación de los 10 de Estambul, fueron puestos en libertad bajo fianza, pero su juicio continúa. Y Taner Kılıç continúa en prisión.

Todavía se enfrentan a penas de hasta 15 años de cárcel, acusados de “pertenencia a una organización terrorista”. Turquía quiere castigar a estas personas, al igual que a cientos de periodistas, para promover así la propaganda de que los defensores y defensoras de los derechos humanos son de alguna manera peligrosos y hay que pararlos. Esta acusación es ridícula. Defender los derechos humanos no es ningún delito.

Los 10 de Estambul son amigos y colegas nuestros. Han dedicado su vida a proteger pacíficamente los derechos humanos de otras personas en Turquía y en otras partes. Criminalizar la defensa de los derechos humanos hace que cualquier persona esté expuesta a sufrir la represión desmedida que está ejerciendo el gobierno.

No pararemos hasta que TODAS ESTAS PERSONAS estén libres. Únete a nuestro llamamiento para pedir que se retiren los cargos contra los defensores y defensoras de los derechos humanos y para que Turquía sepa que el mundo está observando.