Libertad para #TheBerksKids ya

El gobierno de Estados Unidos debe dejar de recluir a menores y sus familias que buscan seguridad

Imagina que tienes que huir de tu casa para salvar a tu familia del peligro y, tras un largo y difícil viaje, llegas a un país en el que crees que estaréis a salvo. Entonces, las autoridades os recluyen, a ti y a tu familia, en un centro de detención mientras presentas la solicitud de asilo. No sabes cuánto tiempo os mantendrán allí, y ves a tu hijo o hija dar sus primeros pasos en la cárcel.

Cada día, cientos de familias son recluidas en tres centros de detención familiar, conocidos también como “cárceles para bebés”. ¿Su delito? Buscar seguridad en Estados Unidos de América.

El centro de detención de Berks para familias, en Pensilvania, es la más antigua de estas “cárceles de bebés”. En agosto de 2017, cuatro menores y sus madres seguían privados de libertad allí después de casi dos años. En febrero de 2018, una adolescente y su padre que en 2015 habían empezado una nueva vida en Estados Unidos fueron internados en Berks. La joven cumplió sus 15 años entre rejas y no pudo celebrar la fiesta de quinceañera. Afortunadamente, estas familias —y otras— ya han sido puestas en libertad, pero actualmente aún permanecen muchas allí, y la práctica de recluir a familias continúa.

La secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, tiene autoridad para impedirlo, y tú puedes ayudar.

Escribe ahora a la secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen, y pide que se ponga fin a la detención de menores y sus familias solicitantes de asilo en Estados Unidos.

Solicitar asilo no es delito, nadie debería tener que ver a su hijo o hija empezar a caminar en la cárcel.

Campaign Closed

Gracias por tu apoyo. Esta acción ya está cerrada, pero hay muchas otras personas que necesitan tu ayuda con urgencia. Cada año, millones de personas como tú pasan a la acción para hacer frente a los abusos contra los derechos humanos que se cometen en todo el mundo. Cuando nos unimos de forma solidaria, compasiva y respetuosa, nuestras acciones son poderosas. Gracias.

 Haz clic a continuación si deseas emprender otra acción.

Actuar