En prisión por expresar su opinión: di a las autoridades egipcias que pongan fin a la represión

En la peor represión de la libertad de expresión de la historia reciente del país, las autoridades egipcias han detenido a decenas de personas, entre las que hay activistas, periodistas, políticos, aficionados al fútbol y artistas.

Las personas egipcias que alzan la voz contra el gobierno están siendo encerradas sin un juicio justo. Los medios de comunicación las tildan de “terroristas” y “delincuentes”, simplemente por expresar de manera pacífica sus opiniones. Hacía decenios que no se veía una represión de esta magnitud. Con todo, algunas personas egipcias valientes siguen alzando la voz pese a que peligre su libertad.

Gracias a la presión que has ejercido, Amal Fathy y Wael Abbas han quedado en libertad condicional. Ambos deben presentarse semanalmente en una comisaría de policía, y podrían ser encarcelados de nuevo en cualquier momento. Haytham Mohamadeen sigue detenido.

Pero una libertad condicional no es suficiente. Y los tres siguen enfrentándose a cargos. Amal Fathy fue condenada a dos años de prisión en una de las dos causas que se siguen contra ella.

Muchas personas más siguen en prisión. El bloguero satírico Shady Abu Zeid lleva detenido arbitrariamente desde 2018 por “difusión de noticias falsas” y “pertenencia a un grupo prohibido”. Se trata de uno de los muchos presos y presas de conciencia en Egipto que sufren la política de “puertas giratorias”: se los vuelve a encarcelar por nuevos cargos falsos y se los mantiene detenidos a la espera de una investigación, en lugar de dejarlos en libertad conforme a lo dictado por los tribunales.

Súmate y pide al presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi que:

  • ponga en libertad de forma inmediata e incondicional a Adel Sabry, Hassan al Banna, Hisham Genena, Moataz Wadnan, Mustafa al Aasar, Shady Abu Zeid y Shady al Ghazali; y retire todos los cargos presentados contra Amal Fathy y Wael Abbas;
  • libere a todas las demás personas detenidas únicamente por expresar de forma pacífica sus opiniones o realizar su labor periodística.