• Acción

Di a las empresas farmacéuticas que den a todas las personas un pinchazo justo

Si las empresas farmacéuticas comparten sus conocimientos y tecnología, otras empresas pueden ayudar a producir más vacunas contra el COVID-19, y podemos acabar con la pandemia sin que nadie se quede atrás. Actúa ahora y pide a las empresas farmacéuticas que compartan su trabajo para que todo el mundo tenga una pinchazo justo. 

Todas las personas del mundo deberían tener acceso a la vacuna contra el COVID-19, independientemente de quiénes sean o de dónde procedan. El acceso podría significar la diferencia entre la vida y la muerte, la libertad o el encierro durante años. Y sin embargo, ahora mismo las tres principales compañías farmacéuticas sólo son capaces de producir suficientes vacunas para el 1,5% de la población mundial. Y la mayor parte la compran los países ricos. 

Se han gastado miles de millones de dólares del dinero de los contribuyentes para ayudar a empresas como Astrazeneca, Moderna y Pfizer BioNTech a desarrollar y producir vacunas.Estas vacunas pertenecen al pueblo y deben ser compartidas. 

Hace veinte años, millones de personas de todo el mundo tuvieron acceso a un tratamiento contra el VIH que les salvó la vida cuando más empresas empezaron a producir versiones "genéricas" de bajo coste de los medicamentos contra el VIH. Si más empresas farmacéuticas compartieran su trabajo, las personas de los países económicamente más pobres podrían tener acceso a una vacuna años antes de lo que lo harían de otro modo, lo que podría salvar innumerables vidas. 

Una de las formas en que las empresas pueden compartir sus conocimientos y tecnología es uniéndose al Grupo de Acceso a la Tecnología COVID-19 (C-TAP) de la Organización Mundial de la Salud, diseñado para poner en común los recursos entre las empresas. Hasta ahora, ninguna empresa se ha unido a él.

Es hora de dar prioridad a la vida de las personas. Utilicemos nuestro poder en número para mostrar a las empresas farmacéuticas que queremos que cumplan con sus responsabilidades y compartan su trabajo y se unan al C-TAP. 

Únete al movimiento global ahora y dile a las compañías farmacéuticas que den a todos una oportunidad justa.