Actúa ya en favor del adolescente José Adrián

En México, volver andando a casa desde la escuela de manera segura es un lujo, uno que José Adrián no tuvo la suerte de disfrutar. Dos años después de un altercado violento, sigue sin sentirse seguro. ¿Por qué? Porque los autores del incidente, agentes de policía locales, siguen campando a sus anchas.

José Adrián es un adolescente maya con una discapacidad no diagnosticada que afecta a su capacidad de oír y de comunicarse con facilidad. Tenía 14 años cuando la policía lo detuvo arbitrariamente y lo golpeó en su comunidad de X-Can, en el estado de Yucatán, México, el 25 de febrero de 2016.

José Adrián volvía andando a casa desde la escuela justo después de que un grupo de muchachos tuviera una pelea en la calle, en la que se lanzaron piedras contra un vehículo policial. Al llegar la policía, la situación tomó un peligroso giro. Los vecinos vieron cómo la policía detenía y golpeaba al niño contra el vehículo policial, le pisaba la cabeza y le lesionaba el cuello, en vez de protegerlo, como era su obligación. Le quitaron la camisa y los zapatos y lo llevaron a los calabozos de la comisaría de policía de la cercana localidad de Chemax. Lo esposaron, lo colgaron de la pared y lo dejaron ahí por lo que parecieron horas.

Tras saber de la terrible experiencia del niño, sus padres fueron obligados a pagar una multa y los daños al vehículo policial sólo para sacarlo del calabozo.

La familia de José Adrián podría haber regresado a casa y tratado de olvidar lo sucedido, pero ha decidido luchar por que se haga justicia. Ha presentado una denuncia; con tu ayuda podemos atraer atención sobre su caso y asegurarnos de que se escuche su voz.

Firma ya y exige que las autoridades hagan comparecer a los agresores de José Adrián ante la justicia.

Exige que las autoridades locales: 

  • brinden a José Adrián y su familia reparación adecuada, con arreglo a sus deseos, por las violaciones de derechos humanos sufridas;
  • lleven a cabo una investigación exhaustiva, inmediata e imparcial sobre el caso de José Adrián, y hagan comparecer ante la justicia a los funcionarios del Estado sospechosos de tener responsabilidad penal, incluidos aquellos con responsabilidad de mando sobre la policía, para que hagan frente a un juicio con las debidas garantías.

José Adrián sólo es uno de los muchos sobrevivientes del uso excesivo de la fuerza por parte de la policía en todo el mundo. Todos y todas podemos plantar cara y exigir un cambio, firma ya por José Adrián.