Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

16 enero 2013

Se niega el aplazamiento de la condena a una cantante punk rusa

La decisión anunciada hoy por un tribunal ruso de no permitir que se aplace a una fecha posterior la condena de Maria Alekhina, integrante del grupo Pussy Riot, agrava la injusticia que ya se está cometiendo con la cantante punk encarcelada. Así lo ha manifestado hoy Amnistía Internacional.

“La resolución de hoy es una parodia más de la justicia. Para empezar, las tres cantantes de Pussy Riot no deberían haber sido procesadas. La decisión de hoy demuestra una vez más la intransigencia de las autoridades rusas en su represión de la libertad de expresión”, ha manifestado David Diaz-Jogeix, director del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

“Maria Alekhina y Nadezhda Tolokonnikova deben quedar en libertad inmediata e incondicional, mientras que la condena condicional de Ekaterina Samutsevich debe ser anulada.” 

Maria Alekhina fue acusada, junto con las también integrantes del grupo punk femenino Pussy Riot Nadezhda Tolokonnikova y Ekaterina Samutsevich, de “gamberrismo por motivos de odio religioso” tras cantar una canción de protesta en la principal catedral ortodoxa de Moscú en febrero de 2012. 

Las tres fueron condenadas posteriormente a dos años de prisión en una colonia penitenciaria, pero a Ekaterina Samutsevich le concedieron más tarde, en el proceso de apelación, una suspensión de la condena.

El Tribunal Municipal de Berezniki, en la región de Perm, en los Urales, donde Maria Alekhina cumple su condena, denegó el aplazamiento alegando que el hecho de que la joven era madre ya se había tenido en cuenta al dictar su condena inicial el año pasado. En estos momentos, el hijo de Maria Alekhina, de corta edad, está bajo el cuidado de la madre de la cantante. En octubre de 2012, Nadezhda Tolokonnikova intentó una petición similar.

“La resolución de hoy es conforme con las políticas represivas de las autoridades rusas, que acallan la disidencia en cualquiera de sus formas”, ha manifestado David Diaz-Jogeix.

“Por una actuación, claramente amparada por su derecho a la libertad de expresión, las tres cantantes punk tuvieron que soportar meses de humillación y penalidades en prisión, una situación que aún continúa para Maria Alekhina y Nadezhda Tolokonnikova.”

Amnistía Internacional considera que el juicio de las cantantes de Pussy Riot fue de motivación política, y que las tres fueron procesadas indebidamente por lo que constituía una acción legítima –aunque potencialmente ofensiva– de protesta.

La organización considera a Maria Alekhina y Nadezhda Tolokonnikova presas de conciencia, recluidas exclusivamente por la expresión pacífica de sus creencias.

La membresía de Amnistía Internacional ha emprendido hoy, junto con otros simpatizantes de las Pussy Riot en todo el mundo, acciones de apoyo en solidaridad con la petición de liberación de Maria Alekhina.

Índice AI: PRE01/019/2013
Región Europa y Asia Central
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress