• Campañas

Irak: Riesgo de devolución de Tunecino detenido en Irak.

, Índice: MDE 14/012/2010

Mohamed Ben Faraj Medini, tunecino de 24 años, podría ser devuelto de Irak a Túnez, donde está expuesto a ser detenido arbitrariamente y sometido a tortura y otros malos tratos.

AU: 207/10 Índice: MDE 14/012/2010 Irak Fecha: 22 de septiembre de 2010
ACCIÓN URGENTE
RIESGO DE DEVOLUCIÓN DE TUNECINO DETENIDO EN IRAK
Mohamed Ben Faraj Medini, tunecino de 24 años, podría ser devuelto de Irak a Túnez, donde
está expuesto a ser detenido arbitrariamente y sometido a tortura y otros malos tratos.
Mohamed Ben Faraj Medini se encuentra recluido en la actualidad en un centro de detención de Kerrada, en
Bagdad. Fue detenido en marzo de 2009 por entrada ilegal en Irak, y las autoridades iraquíes lo mantienen recluido
sin cargos ni juicio desde entonces. Ha dicho a su familia de Túnez por teléfono que, poco después de su detención,
agentes de seguridad iraquíes lo torturaron.
Tras salir Mohamed Ben Faraj Medini de Túnez en octubre de 2008, unos agentes de seguridad tunecinos fueron
varias veces a casa de sus padres y preguntaron a su madre y a su hermano dónde estaba y por qué se habían ido
del país. Su hermano también fue amenazado con ser detenido. Su abogado supo posteriormente que Mohamed Ben
Faraj Medini había sido condenado in absentia a 12 años de prisión por actividades terroristas.
Tras saberse, en septiembre de 2009, que iba a ser devuelto a Túnez, su familia recibió varias visitas de agentes de
seguridad que les preguntaron por las personas con las que habían estado en contacto y de las que habían recibido
noticias de él. La semana pasada, los agentes fueron a ver de nuevo a la familia y se incautaron de los teléfonos
móviles de la madre y el hermano de Mohamed Ben Faraj Medini.
ESCRIBAN INMEDIATAMENTE en árabe, en francés, en inglés o en su propio idioma:
instando a las autoridades iraquíes a que no devuelvan a Mohamed Ben Faraj Medini a Túnez, donde está
expuesto a sufrir tortura y otros malos tratos;
recordándoles que, como Estado Parte en la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles,
Inhumanos o Degradantes y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Irak tiene la obligación de no
devolver a nadie a ningún país donde esté expuesto a sufrir tortura;
pidiéndoles que investiguen la presunta tortura sufrida por Mohamed Ben Faraj Medini y pongan a los
responsables a disposición judicial;
instándoles a que garanticen que recibe un trato humano durante su detención y no es sometido de nuevo a
tortura ni a otros malos tratos;
instándoles a que lo dejen en libertad si no está acusado de ningún delito común reconocible ni va a ser
sometido con prontitud a un juicio con las debidas garantías y que le permitan de inmediato el acceso a un abogado
y a la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).
ENVÍEN LOS LLAMAMIENTOS, ANTES DEL 3 DE NOVIEMBRE DE 2010, A:
Envíen los llamamientos a la embajada de Irak en su país, dirigidos a:
Ministro de Asuntos Exteriores
Minister of Foreign Affairs
Hoshyar Zebari
Convention Centre (Qasr al-Ma’aridh)
Baghdad, Irak
Tratamiento: Your Excellency /
Señor Ministro
Ministro de Justicia
Minister of Justice
Judge Dara Noureddin
Convention Centre (Qasr al-Ma’aridh)
Baghdad, Irak
Tratamiento: Your Excellency /
Señor Ministro
Ministro de Derechos Humanos
Minister of Human Rights
Wajan Mikhail Salam
Convention Centre (Qasr al-Ma’aridh)
Baghdad, Irak
Tratamiento: Your Excellency /
Señor Ministro
Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha anteriormente indicada.
Fecha: 22 de septiembre de 2010
ACCIÓN URGENTE
RIESGO DE DEVOLUCIÓN DE TUNECINO DETENIDO EN IRAK
INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA
En octubre de 2008, Mohamed Ben Faraj Medini se marchó de Túnez y dijo que sufría hostigamiento de las autoridades
tunecinas por acudir habitualmente a la mezquita. Su intento de estudiar teología islámica en Túnez y Egipto se frustró, por lo
que posteriormente viajó a Siria, donde estuvo seis meses antes de entrar en Irak en marzo de 2009.
En Irak se ha detenido a muchos ciudadanos de países árabes por diversos motivos, como entrar irregularmente en el país y
unirse a grupos armados para luchar contra las fuerzas estadounidenses e iraquíes. En muchos casos, se los ha torturado.
Asimismo, algunos han sido devueltos a sus países de origen a pesar de estar expuestos a sufrir tortura y otros malos tratos a su
regreso. Como Estado Parte en la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes y en el
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Irak tiene la obligación de no expulsar a nadie a países donde corra riesgo de
sufrir tortura.
A lo largo del tiempo, Amnistía Internacional ha recibido numerosos informes de tortura y otros malos tratos a manos de las
fuerzas de seguridad tunecinas. Prácticamente en todos los casos, las denuncias de tortura no se investigan y los responsables no
nos puestos a disposición judicial. Los detenidos están especialmente expuestos a sufrir tortura cuando se hallan recluidos en
régimen de incomunicación. Los métodos de tortura mencionados con más frecuencia en los informes son los golpes por todo el
cuerpo, especialmente en las plantas de los pies, la práctica de colgar a la víctima de los tobillos o en posturas forzadas, las
descargas eléctricas y las quemaduras con cigarrillos. Ha habido también informes de simulacros de ejecución, abusos sexuales,
incluidas violaciones con botellas y palos, y amenazas de abuso sexual de mujeres de la familia de la víctima.
Como Estado Parte en la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, Túnez tiene la
obligación de impedir la tortura y garantizar que las autoridades competentes realizan con prontitud una investigación imparcial
siempre que haya razones para creer que se ha cometido un acto de tortura en cualquier territorio bajo su jurisdicción.
Las autoridades tunecinas han alegado incesantemente motivos de “seguridad” para justificar la represión de los islamistas y de
la disidencia política en general. Con la introducción de la Ley Antiterrorista de 2003 se ha detenido a decenas de personas por
presuntos delitos de terrorismo. A pesar de algunas reformas aprobadas en julio de 2009,y que anulan las disposiciones por las
se mantenía en secreto la identidad de los jueces y los fiscales en los juicios por terrorismo y la que clasificaban la incitación al
odio de acto terrorista, salvo que vaya acompañado de actos de intimidación, la Ley continúa teniendo una imprecisa definición
de los actos de terrorismo que puede ser utilizada aún para tratar como delito la libertad de expresión, asociación y reunión.
AU 207/10 Índice: MDE 14/012/2010 Fecha de emisión: 22 de septiembre de 2010

Selecciona un idioma para ver el informe