• Campañas

Kenia. Temor de malos tratos y posibles presos de conciencia

, Índice: AFR 32/002/2001

Setenta y un miembros y simpatizantes del grupo de presión keniano Libertad para los Presos Políticos fueron detenidos el 20 de octubre de 2001. Setenta de ellos han quedado en prisión preventiva. En el sistema penitenciario keniano, es frecuente que las personas sometidas a prisión preventiva sean sometidas a tortura y malos tratos . Se cree que a algunos les han dado palizas. Amnistía Internacional teme por su seguridad y cree que pueden ser presos de conciencia, detenidos únicamente debido a sus opiniones políticas pacíficas.

PÚBLICO
Índice AI: AFR 32/002/2001/s
AU 270/01
Temor de malos tratos y posibles presos de conciencia
23 de octubre de 2001
KENIA
67 miembros y simpatizantes del grupo Libertad para los Presos Políticos;
Kibe Mungai, abogado;
Njoroge Wanguthi, presidente de Libertad para los Presos Políticos;
Orina Nyamwamu, secretario general de Libertad para los Presos Políticos.
Setenta y un miembros y simpatizantes del grupo de presión keniano
Libertad para los Presos Políticos fueron detenidos el 20 de octubre de 2001.
Setenta de ellos han quedado en prisión preventiva. En el sistema penitenciario
keniano, es frecuente que las personas sometidas a prisión preventiva sean
sometidas a tortura y malos tratos . Se cree que a algunos les han dado palizas.
Amnistía Internacional teme por su seguridad y cree que pueden ser presos de
conciencia, detenidos únicamente debido a sus opiniones políticas pacíficas.
Los miembros de Libertad para los Presos Políticos, organización de
activistas de derechos humanos que trabaja principalmente en favor de los presos
políticos, se enfrentan con actos sistemáticos de hostigamiento e intimidación
por parte de las autoridades debido a su labor de defensa de los derechos humanos.
Los 71 hombres y mujeres fueron detenidos durante una manifestación
pacífica celebrada en la oficina de Libertad para los Presos Políticos en Nairobi
para conmemorar el Día de los Mau Mau (oficialmente, Día de Kenyatta),
aniversario del levantamiento de este grupo en 1952 contra el gimen británico.
Para este tipo de ceremonias privadas no se necesita pedir la autorización
de la policía. Ésta parece haber hecho uso de fuerza excesiva para dispersar
la reunión, arrojando cilindros de gas lacrimógeno a la multitud reunida, que
incluía a menores de edad. Según informes, a algunos de los adultos los
golpearon. Se acusó a los detenidos de celebrar una reunión ilegal, delito
que es punible con hasta un año de prisión.
Al profesor Kivutha Kibwana, orador invitado, y a Kibe Mungai, abogado
de la organización, los separaron del grupo, pero volvieron a reunirlos con
él cuando los demás protestaron. El 22 de octubre, los 71 comparecieron ante
el magistrado jefe del Tribunal Superior por cargos de «reunión ilegal». Como
todos se negaron a declararse culpables o inocentes, se registró en las actas
una declaración de inocencia. La causa debía volver a verse ante el Tribunal
Superior el 23 de octubre, pero fue aplazada hasta el 4 a 7 de diciembre. El
tribunal manifestó que el motivo del retraso era que los expedientes habían
sido enviados a otro tribunal por error.
El profesor Kivutha Kibwana quedó en libertad bajo fianza el 23 de octubre.
Los demás hombres siguen sometidos a prisión preventiva en la cárcel de Kamiti.
Se cree que las mujeres están