• Investigación

EE.UU. Carta abierta a George W. Bush

, Índice: AMR 51/011/2000

Durante las próximas horas la atención de ese mundo se concentrará en Estados Unidos y, concretamente, en la oficina del señor Gobernador y en la facultad que le asiste de indultar a las personas condenadas a muerte en Texas. Cuando esas horas hayan transcurrido, los ciudadanos y los gobiernos del mundo podrán formar su propio juicio sobre el grado de respeto por las normas universales de derechos humanos que profesa no sólo el funcionario ejecutivo máximo de un estado de la Unión sino también un posible futuro líder mundial.

Selecciona un idioma para ver el informe