Suecia 2020
© Amnesty International
Volver a Suecia

Suecia 2020

Hubo un número desproporcionado de muertes por COVID-19 entre la población de edad avanzada y las comunidades de inmigrantes. A pesar de la pandemia, las autoridades llevaron a cabo cientos de desalojos.

Discriminación

En junio hubo protestas relacionadas con el movimiento Black Lives Matter en varias ciudades. La ministra para la Igualdad de Género reconoció públicamente que la población de ascendencia africana y las minorías étnicas sufrían discriminación en el acceso al empleo, la vivienda, la educación y la asistencia médica.

Derecho a la salud

De las 8.154 muertes de personas mayores de 70 años registradas al final del año, 7.389 se debieron a la COVID-19. Casi 6.000 de estas personas estaban en residencias de mayores o habían recibido asistencia en domicilio. El Servicio de Inspección de la Asistencia Médica y Social y la Comisión Nacional sobre el Coronavirus señalaron como factores contribuyentes los fallos deficiencias a la hora de realizar evaluaciones médicas individuales en residencias de mayores y la escasez de equipos de protección individual (EPI) para el personal.

En junio, una investigación de salud pública reveló que el número de personas de edad avanzada que habían muerto de COVID-19 en determinadas comunidades de inmigrantes era desproporcionadamente alto. Estudios preliminares apuntaban a una conexión entre el riesgo de mayor mortalidad y las condiciones de hacinamiento en que vivían algunas de estas comunidades, que se sumaban al riesgo de exposición al contagio por trabajar en el sector servicios.

Derecho a la vivienda y desalojos forzosos

Entre febrero y mediados de diciembre, a pesar de la pandemia de COVID-19, las autoridades llevaron a cabo 4.621 desalojos, lo que suponía un incremento del 6% respecto al mismo periodo del año anterior. La policía desalojó a la fuerza a nacionales de la Unión Europea que vivían en asentamientos informales en la capital, Estocolmo; muchas de estas personas eran romaníes. Las autoridades no les ofrecieron alojamiento alternativo.

Pueblo indígena sami

En enero, el Tribunal Supremo resolvió que la comunidad sami de Girjas tenía el derecho exclusivo a gestionar las licencias de pesca y caza en sus tierras tradicionales. Tras la sentencia hubo, según informes, discursos de odio contra el pueblo sami en redes sociales.

Violencia por motivos de género

Un examen publicado en junio acerca de la legislación sobre violación basada en el consentimiento revelaba un aumento considerable del número de procesamientos y condenas por violación desde que se aprobó esta ley en 2018.

Derecho a solicitar asilo

Las autoridades continuaron devolviendo a Afganistán a personas cuya solicitud de asilo había sido rechazada, con el riesgo de violar el principio de no devolución (non-refoulement), que prohíbe expulsar a personas a países donde podrían sufrir violaciones graves de derechos humanos.

Tortura y otros malos tratos

En su examen de octubre, el Comité de la ONU contra la Tortura reiteró una vez más sus críticas a Suecia por no definir la tortura ni tipificarla como delito en la legislación nacional.

Rendición de cuentas de las empresas

En junio, la Fiscalía General de Suecia confirmó que había concluido la investigación sobre dos representantes de la petrolera Lundin Energy (la antigua Lundin Petroleum) por presunta complicidad en violaciones graves del derecho internacional en el actual Sudán del Sur.

Descarga el Informe 2020/21 de Amnistía Internacional