Federación Rusa
© Amnesty International
  • Información del país

Resumen

El historial de Rusia en materia de derechos humanos continuó deteriorándose, con la restricción sistemática del derecho a la libertad de expresión, de asociación y de reunión pacífica, tanto en la ley como en la práctica. Quienes intentaban ejercer este derecho se exponían a sufrir represalias en forma de hostigamiento y malos tratos policiales, detención arbitraria, fuertes multas y, en algunos casos, procesamiento y cárcel. Se aplicó la legislación sobre “agentes extranjeros” y “organizaciones indeseables” para atacar a personas y ONG que defendían los derechos humanos. Cientos de miembros de los Testigos de Jehová sufrieron persecución por su fe. Otras minorías vulnerables también se enfrentaron a discriminación y persecución. Se hizo amplio uso de disposiciones legales contra el terrorismo para silenciar la disidencia en todo el país y en Crimea. La tortura continuó siendo generalizada, al igual que la impunidad de sus autores. La violencia contra las mujeres seguía estando muy extendida y no se abordaba debidamente. Un anteproyecto de ley sobre violencia de género en el ámbito familiar presentado al Parlamento provocó una encendida oposición de los grupos conservadores y amenazas contra sus proponentes. Hubo devoluciones de personas refugiadas a destinos donde corrían peligro de sufrir tortura.

Seguir leyendo

Noticias

Consultas de los medios

Aleksander Artemev

Responsable de Medios de Comunicación, Rusia y Eurasia, +7 495 6901852

Nuestras oficinas

Secretariado Internacional de Amnistía Internacional

Ver toda la información de contacto