Brunéi Darussalam

© REUTERS/Ahim Rani/Alamy
  • Información del país

Resumen

La falta de transparencia dificultaba la observación independiente de la situación de los derechos humanos. Continuó la implementación por fases del Código Penal reformado. El nuevo Código, que tenía por objeto imponer la sharia (ley islámica), prescribía la pena de muerte y castigos corporales constitutivos de tortura y malos tratos para una serie de delitos, además de contener disposiciones discriminatorias contra las mujeres. Terminó la primera fase de implementación de la legislación basada en la sharia. No se aplicaron artículos referidos a delitos punibles con flagelación o pena de muerte, tales como las alegaciones falsas (artículo 206), las burlas de pasajes del Corán o de los hadices por personas no musulmanas (artículo 111) y la instigación o el intento de instigación. En febrero, el Comité de los Derechos del Niño, de la ONU, instó al gobierno a anular las reformas del Código Penal que impusieran la pena de muerte y castigos corporales a menores de edad, y a elevar la edad mínima para contraer matrimonio.

Más información

Situación de la pena de muerte

Abolicionista en la práctica

Retiene la pena de muerte en la legislación, pero lleva al menos 10 años sin llevar a cabo ejecuciones.

Noticias

Opinión

Análisis, opinión, historias personales y otros

Consultas de los medios

Olof Blomqvist

Responsable de prensa - Asia y Oceanía,+44 (0)20 3036 5871

Nuestras oficinas

Secretariado Internacional de Amnistía Internacional

Ver toda la información de contacto