• Informe Anual
Volver a Gambia

Gambia 2016/2017

Continuó limitándose el derecho a la libertad de expresión en virtud de legislación restrictiva. Se reprimieron con violencia protestas pacíficas y se sometió a tortura y otros malos tratos a personas detenidas en manifestaciones. Al menos tres personas críticas con el gobierno murieron bajo custodia, una de ellas por torturas sufridas poco después de la detención. Al menos cinco hombres detenidos en 2015 seguían siendo víctimas de desaparición forzada.

Información general

Adama Barrow, candidato de la coalición opositora, ganó las elecciones presidenciales que se celebraron el 1 de diciembre. El 9 de diciembre, el presidente Yahya Jammeh rechazó los resultados electorales. El 13 de diciembre, las fuerzas de seguridad desalojaron de su sede al presidente de la Comisión Electoral Independiente y al personal a su cargo. Ese mismo día, el partido del presidente Jammeh, la Alianza para la Construcción y la Reorientación Patrióticas, presentó una impugnación de los resultados electorales ante el Tribunal Supremo. La vista judicial habría requerido que el presidente Jammeh nombrara nuevos jueces, por lo que el Colegio de Abogados de Gambia calificó la apelación de “fundamentalmente viciada”. La negativa de Yahya Jammeh a aceptar los resultados electorales fue objeto de una amplia condena internacional, por parte, entre otros, del Consejo de Seguridad de la ONU, la Unión Africana y la Comunidad Económica de Estados del África Occidental.

Libertad de expresión

Continuaba limitándose el derecho a la libertad de expresión en virtud de legislación restrictiva, especialmente leyes que prohibían criticar a las autoridades y publicar noticias falsas, y leyes contra la sedición que databan de la época colonial. Los periodistas desarrollaban su trabajo en un clima de autocensura a raíz de la represión que se había ejercido en el pasado contra los profesionales de los medios de comunicación y los defensores y defensoras de los derechos humanos.

En diciembre de 2015, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria había manifestado que el periodista Alagie Abdoulie Ceesay, director gerente de la emisora independiente de radio Teranga FM, llevaba sometido a detención arbitraria desde julio de ese mismo año por cargos de sedición. El Grupo de Trabajo pidió que el periodista fuera puesto en libertad de inmediato e indemnizado, y que el relator especial de la ONU sobre la tortura llevara a cabo una investigación. En abril, Alagie Abdoulie Ceesay escapó de la custodia.

El 8 de noviembre, Momodou Sabally —director del Servicio de Radio Televisión de Gambia— y el periodista Bakary Fatty fueron detenidos por agentes del Servicio Nacional de Inteligencia. Bakary Fatty permaneció recluido sin cargos y sin acceso a su familia o a asistencia letrada. Contra Momodou Sabally se volvieron a presentar cargos por diversos delitos económicos de los que ya había sido acusado y que se habían retirado en 2015. Al parecer, los dos hombres habían sido detenidos por difundir imágenes de la designación de un candidato de la oposición.

El 10 de noviembre, el reportero gráfico independiente Alhagie Manka y el periodista del periódico Daily Observer Yunus Salieu fueron detenidos tras haber filmado a simpatizantes del presidente. Yunus Salieu quedó en libertad sin cargos al día siguiente y Alhagie Manka, el 16 de noviembre.

En octubre, el Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental admitió un caso presentado por la Federación de Periodistas Africanos y cuatro periodistas gambianos en el exilio, por el que se impugnaban las draconianas leyes de prensa y se alegaba que las medidas adoptadas para hacer cumplir esas leyes violaban los derechos de los profesionales del periodismo, concretamente el derecho a no sufrir tortura.

Libertad de reunión

Se reprimieron con violencia protestas pacíficas y se detuvo a manifestantes.

El 14 de abril, miembros del opositor Partido Democrático Unido y grupos de jóvenes se manifestaron pacíficamente en Serrekunda en favor de la reforma electoral. La policía dispersó la manifestación con violencia y detuvo a varias personas. Algunas de ellas resultaron gravemente heridas, y Solo Sandeng —secretario de organización del Partido Democrático Unido— murió bajo custodia poco después de su detención.

Veinticinco de las personas detenidas fueron finalmente acusadas y recluidas en la prisión Milla 2 de la capital, Banjul. De ellas, 13 quedaron posteriormente en libertad y 12 fueron trasladadas a la prisión de Janjanbureh. El 21 de julio, 11 personas fueron declaradas culpables de participar en una protesta no autorizada y otros delitos conexos, y condenadas a tres años de prisión. El 8 de diciembre quedaron en libertad bajo fianza en espera de apelación.

El 16 de abril, unos miembros del Partido Democrático Unido se congregaron pacíficamente delante de la vivienda del líder del Partido Ousainou Darboe, en Banjul, para pedir justicia por la muerte de Solo Sandeng y que se pusiera en libertad a los miembros de ese partido que estaban detenidos. La policía lanzó gas lacrimógeno contra las personas que se manifestaban y las golpeó con porras. Varios altos cargos del Partido, entre ellos Ousainou Darboe, fueron detenidos junto con otros manifestantes y transeúntes. El 20 de julio, 19 personas, incluido Ousainou Darboe, fueron condenadas a tres años de prisión por participar en una protesta no autorizada y otros delitos conexos. El 5 de diciembre quedaron en libertad bajo fianza en espera de apelación.

El 9 de mayo, unos 40 manifestantes fueron detenidos cuando se dirigían a Westfield, barrio periférico de Banjul, tras la vista judicial de Ousainou Darboe y otras personas. La Unidad de Intervención Policial dio el alto a los manifestantes y los golpeó. Algunos de los manifestantes respondieron arrojando piedras, y varias personas —entre ellas un agente policial— resultaron heridas. Un total de 14 personas estaban siendo juzgadas al acabar el año a raíz de esta protesta. En mayo se concedió la libertad con fianza a 2 mujeres y el 6 de diciembre, a los otros 12 hombres.

Se autorizó la celebración de actos de campaña durante las dos semanas oficiales de campaña electoral antes del 30 de noviembre, y miles de ciudadanos gambianos participaron en ellos.

Tortura y otros malos tratos

Se sometió a tortura y otros malos tratos a las personas detenidas durante las protestas de abril. Una de ellas, la empresaria Nogoi Njie, presentó una declaración jurada en el Tribunal Superior en la que afirmaba que unos hombres con capuchas negras y guantes la habían golpeado con mangueras y porras mientras le echaban agua por encima en la jefatura del Servicio Nacional de Inteligencia de Banjul. La empresaria también afirmaba que allí había visto a Solo Sandeng, con el cuerpo hinchado, ensangrentado y con marcas de golpes, y que temía que hubiera muerto.

El 13 de junio, las autoridades admitieron en su respuesta a una petición de hábeas corpus que Solo Sandeng había muerto mientras estaba detenido, y que se había iniciado una investigación. Al terminar el año no se había hecho pública información adicional al respecto.

Muertes bajo custodia

Sheriff Dibba, líder sindical y secretario general de la Asociación Nacional de Control del Transporte de Gambia (GNTCA), murió el 21 de febrero en un centro médico de Banjul. Había enfermado mientras estaba bajo custodia policial, pero no había recibido atención médica rápida. Según la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte, Sheriff Dibba y otros ocho líderes de la GNTCA habían sido detenidos después de que el sindicato pidiera a las autoridades que redujeran el precio del combustible. La Federación presentó una denuncia contra el gobierno de Gambia ante la Organización Internacional del Trabajo en relación con la muerte de Sheriff Dibba y las “medidas punitivas” tomadas contra la GNTCA, cuyas actividades fueron suspendidas por orden presidencial. Al concluir el año, la familia de Sheriff Dibba no había recibido los resultados de la autopsia de éste; tampoco se había iniciado investigación alguna sobre su muerte.

El 21 de agosto, Ebrima Solo Krummah, alto cargo del Partido Democrático Unido que había sido detenido el 9 de mayo y recluido en la prisión Milla 2, murió después de ser operado en un hospital. Hubo denuncias de que se le había negado atención médica bajo custodia. Al terminar el año no se había informado públicamente sobre la causa del fallecimiento ni se había anunciado investigación alguna sobre esta muerte.

Desapariciones forzadas, reclusión arbitraria y detención en régimen de incomunicación

Tres imanes detenidos en 2015 seguían siendo víctimas de desaparición forzada. Alhagi Ousman Sawaneh, imán de la zona sur de Kanifing, había sido detenido el 18 de octubre de 2015 por unos hombres vestidos de civil. Según informes, el motivo de la detención fue que había elevado una petición al presidente para la puesta en libertad de Haruna Gassama, presidente de la Sociedad Cooperativa de Cultivadores de Arroz, que en ese momento llevaba seis meses bajo custodia del Servicio Nacional de Inteligencia sin cargos. Otros dos imanes —Sheij Omar Colley y Cherno Gassama— habían sido detenidos en octubre y noviembre de 2015, presuntamente por el mismo motivo.

Se creía que los tres imanes permanecían incomunicados en la prisión de Janjanbureh, pero las autoridades no confirmaron su paradero a pesar de las reiteradas peticiones de sus familias. El 21 de marzo de 2016, el Tribunal Superior de Banjul ordenó la puesta en libertad de Alhagi Ousman Sawaneh después de que se presentara una petición de hábeas corpus, pero se hizo caso omiso de la orden judicial.

Ousman Jammeh, ex viceministro de Agricultura, también seguía siendo víctima de desaparición forzada. Había sido destituido y detenido en octubre de 2015 y, según informes, recluido en la jefatura del Servicio Nacional de Inteligencia durante varios días antes de ser trasladado a la prisión Milla 2. Sin embargo, ni su familia ni su abogado tenían contacto con él, y las autoridades no ofrecieron información sobre su paradero ni el motivo de su arresto.

Unos hombres vestidos de civil se llevaron al empresario y simpatizante de la oposición Omar Malleh Jabang el 10 de noviembre; desde entonces no se le había vuelto a ver, a pesar de las peticiones presentadas a las autoridades.

El 1 de septiembre, Sarjo Jallow fue destituido como viceministro de Asuntos Exteriores. Su familia y sus abogados llevaban sin lograr ponerse en contacto con él desde el 2 de septiembre, aunque se les había dicho extraoficialmente que el ex viceministro estaba recluido en la jefatura del Servicio Nacional de Inteligencia. Su esposa apoyaba abiertamente al Partido Democrático Unido. El 10 de octubre, los abogados presentaron una solicitud para que el Servicio Nacional de Inteligencia lo pusiera en libertad, pero al terminar el año seguía recluido.

Derechos de la infancia

En julio, Gambia aprobó una ley que prohibía el matrimonio precoz (matrimonio de personas menores de 18 años). El delito conllevaba penas de hasta 20 años de prisión para cualquier persona adulta implicada en la organización de un matrimonio precoz, incluidos el marido y los padres de la niña. Según la ONU, el 40% de las mujeres de entre 20 y 49 años de Gambia se habían casado antes de los 18 años, y el 16%, antes de cumplir 15.

Tú puedes arrojar luz sobre los abusos contra los derechos humanos.

Con tu apoyo, podemos dar a conocer lo que está pasando y hacer que los gobiernos y las empresas rindan cuentas.

Haz un donativo hoy mismo.

Tú puedes arrojar luz sobre los abusos contra los derechos humanos. -

Con tu apoyo, podemos dar a conocer lo que está pasando y hacer que los gobiernos y las empresas rindan cuentas.

Descarga el Informe 2016/17 de Amnistía Internacional