• Artículo

Los países europeos deben hacer que rindan cuentas ex altos cargos guatemaltecos

Los ex altos cargos guatemaltecos que huyeron a Europa para librarse de las denuncias de implicación en ejecuciones extrajudiciales deben comparecer ante la justicia, ha manifestado hoy Amnistía Internacional. El lunes por la noche un tribunal de Ginebra ordenó que Erwin Sperisen —ex director nacional de la Policía de Guatemala— permanezca al menos durante tres meses en detención administrativa mientras es juzgado por cargos de asesinato que se produjeron durante el tiempo que ocupó ese puesto de 2004 a 2007.Las autoridades suizas habían detenido a Sperisen —que no puede ser extraditado a Guatemala porque también posee la nacionalidad suiza— el viernes 31 de agosto. Se enfrenta a cargos relacionados con una serie de presuntas ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo por las fuerzas de la policía guatemalteca bajo su mando.Otros ex altos cargos guatemaltecos que se cree que se encuentran en Europa —en Austria y España, entre otros países— aún no han rendido cuentas por presuntos delitos cometidos en el país centroamericano.“La detención de Erwin Sperisen en Suiza debe dar que pensar a quienes creen que posición y estatus —o poseer en efecto un pasaporte distinto— les permitirá eludir la justicia”, ha manifestado Sebastian Elgueta, investigador de Amnistía Internacional sobre Guatemala.Sperisen es presuntamente responsable penal de las ejecuciones extrajudiciales de cuatro presos fugados de la prisión guatemalteca de El Infiernito en 2005 y siete reclusos de la prisión de El Pavón en 2006. En 2007, Sperisen dimitió de su cargo de jefe de policía y huyó a Europa junto con varios de los demás acusados en un intento evidente de eludir la justicia. El ex jefe de policía estableció su residencia en Suiza, mientras que Carlos Vielman, ex ministro del Interior, huyó a España y Javier Figueroa, ex director adjunto de investigaciones policiales, a Austria, donde le concedieron la condición de refugiado. Mientras que la causa abierta contra quienes permanecen en Guatemala ha progresado con lentitud por los tribunales nacionales —en los que hay siete en espera de juicio y cinco en espera de la orden de detención— ha resultado más difícil poner a Sperisen, Vielman y Figueroa a disposición judicial fuera de Guatemala. Las autoridades españolas detuvieron a Vielman en octubre de 2010, y actualmente está siendo investigado en España por su implicación en las presuntas ejecuciones extrajudiciales. Las autoridades austriacas detuvieron a Javier Figueroa en mayo de 2011, después de que fuese rechazada una solicitud de extradición de Guatemala. Actualmente se encuentra bajo custodia mientras prosigue la investigación.   “Ahora que está previsto que en unos meses dé comienzo el juicio del ex jefe de policía de Guatemala Erwin Sperisen, la atención debe centrarse en lo que las autoridades austriacas y españolas están haciendo para asegurarse de que graves denuncias de violaciones de los derechos humanos se investigan de manera imparcial sin pérdida de tiempo”, ha señalado Elgueta.“La detención de Sperisen demuestra que la búsqueda de la justicia no conoce fronteras —con la cooperación de fiscales e investigadores de países de todo el mundo, se puede conseguir que los presuntos responsables penales de cometer graves violaciones de los derechos humanos rindan cuentan de sus actos. Instamos a las autoridades austriacas y españolas a garantizar que los familiares de quienes fueron víctimas de ejecuciones extrajudiciales en Guatemala pueden ver que se hace justicia.”