• Artículo

México debe investigar la desaparición de tres campesinos

Las autoridades mexicanas deben iniciar una investigación exhaustiva sobre la posible desaparición forzada de tres miembros de la misma familia en el estado occidental de Michoacán, ha declarado hoy Amnistía Internacional.  A los campesinos, pertenecientes a la familia Orozco Medina en Nuevo Zirosto, se los llevaron unos hombres armados que se cree eran miembros de las fuerzas de seguridad —o que actuaban con el consentimiento de éstas— en tres incidentes distintos ocurridos entre julio de 2008 y mayo de 2012. No se ha vuelto a ver a ninguno de ellos. Las autoridades niegan que estén bajo su custodia.La familia cree que la desaparición forma parte de una campaña de acoso iniciada por la policía local en 2007 para intentar obligarla a abandonar sus tierras.“Las autoridades deben llevar a cabo una investigación rápida, exhaustiva e imparcial sobre las tres desapariciones, proporcionar información sobre la suerte o el paradero de cada hombre y hacer que los responsables rindan cuentas de sus actos”, ha declarado Rupert Knox, investigador sobre México de Amnistía Internacional.“También deben proteger a todos los miembros de la familia Orozco Medina que podrían ser objeto de acoso, detención ilegal, secuestro o desaparición forzada.”La desaparición más reciente es la de Moisés Orozco Medina, ocurrida el 22 de mayo de 2012. Moisés envió un mensaje de texto a su hermana pidiéndole que obtuviera ayuda de la Policía Federal Ministerial, ya que unos miembros de la policía municipal estaban tratando de llevárselo. Desde entonces no se le ha vuelto a ver y se desconoce su paradero.El hermano de Moisés, Leonel Orozco Medina, desapareció en abril de 2009. Los testigos declararon que habían visto que era detenido por un grupo de hombres armados vestidos con uniformes de la Agencia Federal de Investigación.La familia ha presentado una denuncia formal ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán, pero dice que se le ha negado la información sobre el caso o el acceso a la denuncia.En julio de 2008, un grupo de seis personas armadas entró por la fuerza en la casa de los Orozco Medina y secuestró al padre de Moisés, Leonel Orozco Ortiz. No se le ha vuelto a ver desde entonces y se presentó una denuncia formal ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán.A la vista de la información recibida sobre la implicación de agentes estatales o de personas o grupos de personas que actúan con la autorización, el apoyo o el consentimiento del Estado, Amnistía Internacional cree que los tres casos podrían constituir desaparición forzada, que es un crimen de derecho internacional y, en algunas ocasiones, un crimen de lesa humanidad.