Declaración de transparencia sobre la Ley de Esclavitud Moderna de Reino Unido

Declaración de transparencia sobre la Ley de Esclavitud Moderna de Reino Unido

Millones de personas son víctimas de la esclavitud moderna en todo el mundo. La complejidad de las actuales cadenas globales de suministro significa que los consumidores y consumidoras contribuyen, a menudo sin darse cuenta, a la explotación de otras personas. La esclavitud moderna es por tanto un desafío urgente, y ese es el motivo por el que Amnistía Internacional trabajó para introducir la transparencia en las disposiciones relativas a las cadenas de suministro de la Ley de Esclavitud Moderna de 2015 de Reino Unido. La Ley exige a las organizaciones que realizan actividades en Reino Unido y tienen una facturación igual o superior a 36 millones de libras esterlinas que informen sobre las medidas que toman para asegurarse de que no hay esclavitud moderna en sus cadenas globales de suministro.

Ésta es una declaración del Secretariado Internacional de Amnistía Internacional sobre su propio cumplimiento de los requisitos establecidos en el artículo 54 de la Ley. En ella se describen las medidas que ha tomado el Secretariado Internacional de Amnistía Internacional para asegurarse de que no hay esclavitud moderna en nuestras cadenas de suministro ni en ninguna parte de nuestra actividad. La declaración sigue el marco prescrito por la coalición de ONG CORE y en cuya elaboración participó Amnistía Internacional, y abarca todas las áreas establecidas en el artículo 54.5 de la Ley.

Estas son nuestras principales conclusiones:

  • Como señalamos en nuestra declaración de 2016, nuestros proveedores son principalmente asesorías y prestadores de servicios profesionales cuya labor viene a apoyar nuestro trabajo de fondo en materia de derechos humanos y las actividades que lo mantienen. Estos servicios se ofrecen casi exclusivamente mediante la prestación de servicios directos que no emplean grandes cadenas de suministro, por lo que consideramos que los riesgos asociados a la esclavitud moderna derivados de nuestras actividades son, en general, bajos.
  • En la última declaración identificamos proveedores de mayor riesgo que debían investigarse con mayor detenimiento. Se realizaron algunas investigaciones, pero nos hemos centrado principalmente en actualizar políticas y procesos generales de compras.
  • El año pasado reconocimos que nuestras prácticas laborales internas representaban un amplio ámbito de riesgo potencial debido al hecho de que nuestro personal realiza la mayor parte del trabajo de la organización. El resultado es que este año hemos culminado una revisión completa de nuestras políticas y procesos de gestión de las personas. Este examen concluía que estábamos gestionando eficazmente los riesgos asociados, pero recomendaba actualizar varias políticas.
  • Como parte de nuestro enfoque actualizado sobre adquisiciones éticas, hemos elaborado y distribuido un cuestionario para proveedores a fin de asegurarnos de que aquéllos que cumplen los criterios para informar con arreglo al artículo 54.5 de la Ley de Esclavitud Moderna lo están haciendo y actúan con la diligencia debida.
  • Consideramos que nuestras políticas y procedimientos actualizados de compras éticas constituyen una base sólida para gestionar los riesgos asociados a la esclavitud moderna; no obstante, reconocemos que hacen falta otras mejoras. En 2018 seguiremos desarrollando nuestro planteamiento a través de las siguientes medidas:
  1. implementar sistemáticamente nuestra política actualizada de compras en todas las oficinas globales del Secretariado Internacional, centrándonos en concienciar a los miembros del personal sobre cuestiones de adquisición ética, incluida la esclavitud moderna;
  2. adoptar un enfoque más selectivo al investigar a proveedores en zonas de alto riesgo;
  3. examinar las respuestas a nuestro cuestionario para proveedores y considerar si es necesario actualizar el cuestionario o nuestro enfoque en general; y
  4. completar dos acciones pendientes identificadas en 2016:
    1. elaborar indicadores clave de rendimiento, y
    2. revisar nuestros procedimientos internos de concesión de subvenciones.

Descarga aquí nuestra declaración de 2017 (en inglés).

Descarga aquí nuestra declaración de 2016 (en inglés).