Cuba

Human Rights in República de Cuba

Amnesty International  Report 2013


The 2013 Annual Report on
Cuba is now live »

Jefe del Estado y del gobierno
Raúl Castro Ruz
Pena de muerte
retencionista
Población
11,2 millones
Esperanza de vida
79 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
9/6 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
99,8 por ciento

Información general

El 23 de febrero murió, tras una prolongada huelga de hambre, el preso de conciencia Orlando Zapata Tamayo. Fue uno de los 75 hombres detenidos durante una oleada de represión desatada por las autoridades en marzo de 2003, y en el momento de su fallecimiento cumplía una pena de 36 años de prisión. Unos meses después, entre julio y diciembre, el gobierno cubano excarceló a 41 presos de conciencia tras un acuerdo con el gobierno español y un diálogo con la Iglesia católica. Todos los excarcelados salvo uno salieron de Cuba con sus familias.

En octubre, el Consejo de la Unión Europea decidió mantener un año más su Posición Común sobre Cuba, en la que pedía al gobierno cubano que mejorase el respeto a los derechos humanos.

La visita del relator especial de la ONU sobre la tortura se aplazó al menos en dos ocasiones durante 2010. Las autoridades cubanas habían cursado una invitación al relator para que visitara el país en 2009.

Al concluir el año, Cuba no había ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos ni el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, pese a haberse comprometido a hacerlo en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en febrero de 2009.

En octubre, Raúl Castro anunció la celebración en abril de 2011 del próximo congreso del Partido Comunista de Cuba, el primero en 16 años.

Arriba

Libertad de expresión: disidentes y periodistas

Todos los medios de comunicación seguían bajo control del Estado, lo que impedía el libre acceso de los cubanos a fuentes de información independientes. Se continuó vigilando, y en ocasiones se bloqueó, el contenido de Internet y el acceso a la red. La policía y los agentes de seguridad del Estado siguieron intimidando y hostigando a periodistas independientes, decenas de los cuales fueron detenidos y encarcelados para ser liberados días o semanas después sin cargos ni juicio. Muchos de los detenidos denunciaron que les habían presionado para que dejaran de participar en actividades disidentes, como manifestaciones contra el gobierno o el envío de informes a medios de comunicación extranjeros.

  • Calixto Ramón Martínez, periodista de la agencia de noticias independiente Hablemos Press, fue detenido el 23 de abril cuando intentaba cubrir un acto privado en La Habana en honor de Orlando Zapata Tamayo. Puesto en libertad al día siguiente y detenido de nuevo momentos después, Calixto Ramón Martínez permaneció recluido siete días en una comisaría de policía y luego fue trasladado a Valle Grande, prisión de máxima seguridad situada en las afueras de La Habana. El 14 de mayo lo pusieron en libertad y lo amenazaron con acusarlo de “desacato” y “agresión”. Además, agentes de seguridad le pidieron que dejara sus actividades informativas.
Arriba

Presos de conciencia

Al finalizar 2010 seguían en prisión 11 presos de conciencia del grupo de 75 hombres detenidos en marzo de 2003.

  • Darsi Ferrer, detenido en julio de 2009, fue juzgado por fin el 22 de junio de 2010. Tras ser declarado culpable de “acaparamiento” y de “receptación de materiales de construcción y atentado en contra de un oficial”, fue condenado a un año de prisión y tres meses de “trabajo correccional” sin internamiento. No obstante, fue excarcelado inmediatamente, pues ya llevaba casi un año encarcelado. Amnistía Internacional consideró a Darsi Ferrer preso de conciencia, recluido por cargos de motivación política formulados por el Estado como represalia por su activismo en favor de los derechos humanos.
Arriba

Detención y reclusión arbitrarias

Se siguió deteniendo arbitrariamente a disidentes para impedirles ejercer su derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión.

  • El 15 de febrero, unos agentes de la seguridad del Estado detuvieron en Guantánamo a Rolando Rodríguez Lobaina, José Cano Fuentes y otros miembros de la Alianza Democrática Oriental y los recluyeron para impedirles participar en las celebraciones del aniversario de la Alianza. Los dejaron en libertad sin cargos cuatro días después.
  • El 12 de agosto, unos agentes de la seguridad del Estado detuvieron a Néstor Rodríguez Lobaina, a su hermano Rolando y a otros tres miembros del Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia en el domicilio de Néstor Rodríguez en Baracoa, provincia de Guantánamo. Los cinco protestaban por la detención de otros dos miembros de la organización, que luego fueron puestos en libertad el 16 de agosto sin cargos. Néstor Rodríguez Lobaina y los otros cuatro detenidos fueron puestos en libertad al cabo de casi tres semanas con la advertencia de que los acusarían de “desorden público”. No obstante, al finalizar el año no se habían formulado cargos formales contra ninguno de los cinco.
Arriba

Pena de muerte

En diciembre, el Tribunal Supremo Popular conmutó, por sendas condenas a 30 años de prisión, las penas de muerte impuestas a los ciudadanos salvadoreños Raúl Ernesto Cruz León y Otto René Rodríguez Llerena. Ambos habían sido declarados culpables de cargos de terrorismo en 1999. El 28 de diciembre, Humberto Eladio Real Suárez, ciudadano de Cuba que había sido condenado a la pena capital en 1996 por el homicidio de un agente de policía cometido en 1994, vio su pena conmutada por 30 años de reclusión. Al concluir 2010 ningún preso se hallaba recluido en espera de ejecución.

Arriba

Libertad de circulación

  • Las autoridades prohibieron a Guillermo Fariñas, psicólogo, periodista independiente y disidente político, viajar a Estrasburgo en diciembre para recoger el Premio Sájarov a la libertad de conciencia 2010, concedido por el Parlamento Europeo. Fariñas era el tercer disidente cubano galardonado con este premio desde 2002 a quien las autoridades impedían salir de Cuba. Guillermo Fariñas hizo una huelga de hambre durante más de cuatro meses. Puso fin a la protesta en julio, cuando el gobierno cubano anunció la excarcelación de varios presos de conciencia.
Arriba

Embargo estadounidense contra Cuba

El embargo estadounidense contra Cuba siguió afectando al desarrollo económico, social y cultural de la población cubana, especialmente de los grupos más vulnerables.

Según el Fondo de Población de la ONU, había dificultades para obtener tratamientos para niños y jóvenes con cáncer óseo y para pacientes de cáncer de retina porque se comercializaban con patentes estadounidenses. El embargo afectó también a la adquisición de medicamentos antirretrovirales empleados para tratar a niños con VIH/sida. Según las condiciones del embargo estadounidense, no se podían vender al gobierno cubano equipos médicos ni medicamentos fabricados con patentes estadounidenses.

En septiembre, el presidente Barack Obama prorrogó las sanciones económicas y financieras impuestas a Cuba en virtud de la Ley de Comercio con el Enemigo. En agosto suavizó las restricciones para que viajaran a Cuba grupos académicos, religiosos y culturales en aplicación de la política “pueblo a pueblo”. Por decimonoveno año consecutivo, la Asamblea General de la ONU adoptó por abrumadora mayoría (187 votos a favor y 2 en contra) una resolución en la que se pedía el fin del embargo estadounidense.

Arriba