Rapport 2013
La situation des droits humains dans le monde

Communiqués de presse

2 octobre 2013

Sudán reprime protestas e intensifica las detenciones en masa de activistas

Los informes que indican que las fuerzas de seguridad de Sudán han detenido al menos a 800 activistas, miembros de partidos de oposición, periodistas y otras personas en medio de las continuas protestas antigubernamentales marcan una escalofriante intensificación de la represión de la disidencia. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

Entre la noche del lunes 30 de septiembre y la madrugada del martes 1 de octubre tuvo lugar una oleada de detenciones. En el momento de escribir estas líneas, Amnistía Internacional aún sigue recibiendo información sobre detenciones.

“El Servicio de Inteligencia y Seguridad Nacional es tristemente famoso por sus tácticas represivas para detener y poner entre rejas a presuntos disidentes pero, incluso para ellos, esta última oleada supone una intensificación significativa”, ha manifestado Lucy Freeman, directora adjunta del Programa para África de Amnistía Internacional. 

“Tememos que los cientos de personas detenidas o en paradero desconocido corran grave peligro de sufrir tortura u otras formas de malos tratos. Los detenidos permanecen en régimen de incomunicación, sin acceso a abogados o familiares.”

El ministro del Interior sudanés declaró en un comunicado de prensa que, desde que comenzaron las protestas masivas el 23 de septiembre, han detenido a 700 “delincuentes” en Jartum y otros lugares. Sin embargo, la información facilitada por periodistas, miembros de partidos de oposición, activistas y familiares indica que la cifra es mucho más alta.

Algunos de los detenidos fueron arrestados en sus casas, y otros en sus lugares de trabajo. Al parecer, en la mayoría de los casos fueron detenidos sin orden judicial.

En virtud de la Ley de Seguridad Nacional de 2010 sudanesa, el Servicio de Inteligencia y Seguridad Nacional puede mantener detenidos a sospechosos durante hasta cuatro meses y medio sin forma alguna de revisión judicial.

“Todo indica que se está deteniendo a personas sin más motivo que pertenecer a grupos de oposición o ser activistas que ejercen legítimamente su derecho a la libertad de expresión y reunión.”

“Si las autoridades tienen pruebas de lo contrario, deben acusar a estas personas de un delito común reconocible; de no ser así, deben ponerlas en libertad sin demora. Mientras tanto, deben permitirles acceso inmediato a sus familias, a asistencia letrada y al tratamiento médico que puedan necesitar”, ha manifestado Lucy Freeman.

“La draconiana Ley de Seguridad Nacional de 2010 debe ser derogada, ya que otorga al Servicio de Inteligencia y Seguridad Nacional poderes extraordinarios para detener a personas sin cargos, en una flagrante violación del derecho internacional.”

Oposición política

Al menos 17 miembros del Partido Comunista de Sudán han sido detenidos en la capital de Sudán, Jartum, y sus alrededores desde que comenzaron las protestas.

El 27 de septiembre, el Servicio de Inteligencia y Seguridad Nacional detuvo al Dr. Sidgi Kaballo, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Sudán, poco después de que regresara de Reino Unido. Sus familiares intentaron visitarlo el 30 de septiembre, pero les dijeron que volvieran en 15 días. El Servicio de Inteligencia y Seguridad Nacional se ha negado a revelar el paradero del doctor a su familia.

El Dr. Kaballo, de 64 años, tiene doble ciudadanía sudanesa y británica. Sufre diabetes tipo 1 y su familia teme que no esté recibiendo una atención adecuada bajo custodia.

Amnistía Internacional ha recibido información que indica que también se ha detenido a miembros de otros partidos de oposición, entre ellos 15 miembros del Partido del Congreso Sudanés.

Jóvenes activistas

Las detenciones del Servicio de Inteligencia y Seguridad Nacional también han ido dirigidas contra jóvenes activistas. El 23 de septiembre, seis miembros armados del Servicio asaltaron la casa de Mohayed Siddig, miembro fundador del movimiento juvenil “Sudán: Cambio Ya”. Lo detuvieron tras registrar su casa durante más de dos horas y confiscar el ordenador portátil de su esposa, así como CD y documentos.

Desde su detención, Mohayed ha permanecido recluido en régimen de incomunicación sin cargos. Amnistía Internacional considera que corre un grave peligro de sufrir tortura u otros malos tratos.

También se detuvo a otros miembros de “Sudán: Cambio Ya”, como Dahlia Al Roubi, Rayan Zein Abideen, Omar Ushari y Khalid Omar. El 30 de septiembre, Dahlia y Rayan fueron llevados al edificio del Servicio de Inteligencia y Seguridad Nacional en la zona de Emarat, donde permanecen recluidos sin cargos y sin acceso a abogados o familiares. Amnistía Internacional ha recibido información que indica que han sido trasladados a un lugar desconocido.

Información complementaria

El 23 de septiembre estalló una oleada de protestas en ciudades de todo Sudán, después de que, el día anterior, el presidente Omar Hassan Ahmad al Bashir anunciara recortes en los subsidios para combustible. Desde el comienzo de las manifestaciones, las fuerzas de seguridad han hecho uso de fuerza excesiva –que incluye el uso de munición real– y han matado a, según se cree, más de 200 manifestantes. Además, han censurado y cerrado periódicos y han detenido a cientos de activistas, miembros de partidos de oposición y periodistas.

La cifra estimada de manifestantes muertos únicamente en Jartum asciende a 210, según el Sindicato de Médicos de Sudán. Amnistía Internacional ha hablado con médicos que afirman que la mayoría de las muertes ocurridas en el hospital se debieron a heridas de bala en el pecho y la cabeza. Esa cifra estimada de muertos no incluye a las personas muertas en otros lugares de Sudán en los que las protestas continúan, ni a las que no fueron llevadas al hospital.

Amnistía Internacional ha pedido anteriormente que se ponga fin al acoso y la detención ilegal de activistas de derechos humanos y miembros de la oposición por ejercer de forma legítima y pacífica su derecho a la libertad de expresión y reunión. La organización también ha instado al gobierno sudanés a iniciar de inmediato una investigación sobre el uso de fuerza desproporcionada y sobre las denuncias de homicidio intencionado de manifestantes y de uso de munición real por parte de las fuerzas de seguridad.

Index AI : PRE01/516/2013
Région ou pays Afrique
Pays Soudan
Pour plus d'informations, prenez contact avec le Bureau de presse international »

Bureau de presse international

Téléphone : +44 (0) 20 7413 5566
9h30 - 17h00 TU lundi - vendredi
Téléphone : +44 (0) 777 847 2126
24 h / 24
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Bureau de presse international
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Royaume-Uni
Suivez le Bureau de presse international sur Twitter
@amnestypress