Rapport 2013
La situation des droits humains dans le monde

17 décembre 2012

Dos años después, se estrecha el cerco a las libertades fundamentales en Bielorrusia

Dos años después, se estrecha el cerco a las libertades fundamentales en Bielorrusia
Andrei Sannikau (dcha.) quedó en libertad en abril de 2012 por indulto presidencial.

Andrei Sannikau (dcha.) quedó en libertad en abril de 2012 por indulto presidencial.

© Demotix / Alexander Mazurkevich


Las amenazas de violación eran continuas [...] Internamente, me preparé para morir.
Source: 
Zmitser Bandarenka, sobre el tiempo que pasó en prisión tras la manifestación de 2010

El 19 de diciembre de 2010, tras las elecciones presidenciales en las que Alexander Lukashenko fue elegido presidente de Bielorrusia para un cuarto mandato, 30.000 personas se congregaron en el centro de Minsk para reclamar una segunda vuelta electoral.

La manifestación, la más grande nunca vista en Bielorrusia, fue pacífica hasta alrededor de las diez de la noche, cuando un grupo de jóvenes con el rostro cubierto, que según la opinión de muchas personas eran provocadores, incitaron a la multitud a irrumpir en la sede del gobierno y empezaron a romper ventanas.

Poco después intervino la policía antidisturbios, que dispersó violentamente de la plaza a los manifestantes. Muchos manifestantes y transeúntes fueron golpeados.

Se detuvo a más de 700 personas, en su mayoría manifestantes pacíficos y transeúntes.

En la mayoría de los casos, las personas detenidas fueron acusadas formalmente de violar los reglamentos sobre reuniones públicas y condenadas a entre 10 y 15 días de prisión.

Sin embargo, a seis de los siete candidatos presidenciales de la oposición, muchos de ellos destacados periodistas y activistas opositores, se les imputaron delitos como “organización de disturbios masivos” y “alteración grave del orden público” y se los condenó a penas de hasta seis años de cárcel.

Transcurridos dos años, seis personas continúan en prisión o en colonias de trabajo por su relación con estos acontecimientos, otros cumplen condenas condicionales y viven bajo vigilancia constante y restricciones de circulación, y algunos están actualmente en el exilio.

A tu navegador le falta el plugin necesario para mostrar este contenido.



Las condiciones de quienes están encarcelados constituyen tortura y otros malos tratos. Andrei Sannikau, que se presentó como candidato presidencial de la Campaña Bielorrusia Europea, quedó en libertad en abril de 2012 por indulto presidencial. Calificó de tortura la presión a la que fue sometido durante su reclusión. “Intentan no tocarte físicamente, pero te someten a condiciones extremas”, explicó.

Permaneció recluido en régimen de aislamiento y grabado en vídeo durante las 24 horas. También lo condenaron a periodos en la celda de castigo, donde en uno de los casos la temperatura no llegó a subir de unos 8 grados centígrados y le quitaron deliberadamente las prendas de abrigo.

Además, Andrei Sannikau describió cómo los guardias intentaban aislarlo del resto de los presos: “Crean un vacío a tu alrededor. Te hacen sentir culpable castigando a la gente que habla contigo”.

Otra forma de presión psicológica es someter a los presos a transferencias frecuentes de un centro a otro, durante las cuales permanecen mucho tiempo recluidos en vagones de tren y en celdas de alojamiento temporal, y están expuestos a recibir amenazas e intimidación de otros presos.

Zmitser Bandarenka permaneció 16 meses recluidos, primero en detención previa al juicio y luego en colonias penitenciarias, antes de quedar en libertad por un indulto presidencial en abril de 2012. Había sido condenado por pasear por la calle durante la manifestación. También tuvo que pagar una multa equivalente a 40 dólares por perturbar el servicio de autobuses durante la manifestación.

Describió un régimen de amenazas constantes: “Las amenazas de violación eran continuas. Me decían ‘te vas a convertir en un petukh (rango más bajo de la jerarquía de la prisión, preso utilizado para servicios sexuales)’. […] Allí, la tensión era constante […] Internamente, me preparé para morir”.

Zmitser Dashkevich, líder de la organización Frente Juvenil, fue condenado a dos años de prisión el 24 de marzo de 2011 y ha sido sometido a transferencias constantes, que a menudo duran hasta 10 días y durante las cuales no se informa de su paradero ni a su familia ni a su abogado.

Algunos activistas de la oposición siguen cumpliendo condenas condicionales por su participación en los acontecimientos de 2010. A Alexander Feduta, poeta y filólogo que trabajaba en el equipo de campaña del candidato opositor Uladzimir Nyaklyayeu, se le impuso una condena condicional de dos años por “acciones que perturbaron gravemente el orden público”, a pesar de que no había estado presente en ningún momento de la manifestación, pues se encontraba vigilando la oficina electoral.

En el periodo de detención previa al juicio, Alexander Feduta pasó 55 días recluido en régimen de aislamiento en el famoso centro de detención del KGB, “Amerikanka”, en Minsk.

“Hay algunas cosas por las que estoy agradecido. Cuando estás recluido en régimen de aislamiento, tienes que hablar con alguien e inventas interlocutores imaginarios. Redacté cartas a mi esposa, y le escribí poesía”, afirmó.

Actualmente, Alexander Feduta vive bajo vigilancia constante y tiene prohibido viajar.

“Es muy duro saber que no eres libre. Antes era una cuestión teórica. Podías vivir en un país sin libertades, pero era posible tomar un avión y volar a Londres o a Moscú. Ahora sé que no puedo hacerlo [...] la idea de un país sin libertades se ha vuelto concreta.”

Quienes cumplen condenas condicionales pueden ser encarcelados si reciben más de dos avisos por infringir las condiciones de su condena.

Alexander Feduta recibió el primer aviso tras viajar a Rusia para matricularse en sus estudios de doctorado en la Universidad de Tver, en Rusia.

Mykalau Statkevich, que se presentó como candidato presidencial opositor independiente, fue condenado el 26 de mayo de 2011 a seis años de trabajos forzados por “organizar disturbios masivos” y permanece en prisión.

En enero de 2012, lo transfirieron de la Colonia Penitenciaria Número 17, en Shklou, donde trabajaba en un aserradero, al régimen más estricto de la Prisión Número 4, en Mahiliou, por infringir presuntamente las normas de la colonia penitenciaria.

Las autoridades también afirmaron que Statkevich era propenso a la violencia y a intentar fugarse. Entre el 6 y el 16 de julio 2012, fue recluido en una celda de castigo, presuntamente por negarse a solicitar un indulto presidencial.
 
Marina Adamovich, su esposa, tiene derecho a una visita de un máximo de cuatro horas al año, y a una llamada telefónica al mes.

“Estas llamadas siempre llegan en momentos inesperados, pese a que estoy continuamente esperándolas”, declaró.

“La última vez, el abogado me avisó, pero aun así me causó mucha impresión. Hablamos de cosas sin importancia. Él intenta decir que está bien, o trata de pasar información que es importante para otros presos [...] Es un mar de emociones y una alegría inmensa.”

Amnistía Internacional sigue pidiendo la liberación incondicional de Mykalau Statkevich, Pavel Sevyarynets, Eduard Lobau y Zmitser Dashkevich, que todavía cumplen penas de prisión relacionadas con los acontecimientos del 19 de diciembre de 2010.

La organización insta a Bielorrusia a que modifique su Código Penal para incluir el delito de tortura, y a que establezca un mecanismo independiente de vigilancia de los lugares de reclusión.

La organización también pide que se levanten todas las restricciones impuestas a las personas condenadas por ejercer su derecho a la libertad de expresión y de reunión.

Thème

Militants 
Liberté d'expression 
Torture et mauvais traitements 
Procès et systèmes juridiques 

Pays

Bélarus 

Région ou pays

Europe et Asie centrale 

@amnestyonline sur Twitter

Nouvelles

15 décembre 2014

Militante exemplaire, Maria Shongwe a surmonté un certain nombre d’obstacles auxquels sont confrontées de nombreuses femmes et jeunes filles en Afrique du Sud, notamment... Pour en savoir plus »

16 décembre 2014

Chelsea Manning purge une peine de 35 ans de prison pour avoir communiqué des informations confidentielles du gouvernement américain au site Internet Wikileaks. Depuis sa... Pour en savoir plus »

08 décembre 2014

Une démarche généreuse a transformé l’ouvrière chinoise Liu Ping en militante anticorruption acharnée. Liao Minyue, sa fille, raconte ce qui s’est passé.

 

Pour en savoir plus »
11 décembre 2014

Le commandant de sous-marin John Remø prenait soin de dissimuler toutes les preuves, cachant les vêtements de femme à la cave. Ce n’est qu’au bout de 30 ans que le... Pour en savoir plus »

12 décembre 2014

L’avocat Mohammed al Roken a été condamné à 10 ans d’emprisonnement en juillet 2013 à la suite d’une vague de répression contre les militants politiques et les... Pour en savoir plus »