Rapport 2013
La situation des droits humains dans le monde

Communiqués de presse

30 août 2012

Yemen debe poner fin a las intimidaciones contra activistas del sur

Las fuerzas de seguridad de Yemen deben dejar de hostigar a estudiantes y otros activistas políticos participantes en manifestaciones pacíficas en el sur del país, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

Se teme en particular que Abdul Raouf Hassan Zain al Saqqaf, estudiante de la Universidad de Adén que ha sido detenido ya dos veces este año, esté expuesto a ser detenido arbitrariamente y sometido a tortura y otros malos tratos antes de unos exámenes a los que tiene que presentarse en la Universidad el 3 de septiembre. 

“Los activistas políticos de Adén y otras partes del sur de Yemen se enfrentan a represión por parte de la autoridades yemeníes, incluidas intimidaciones y detenciones arbitrarias generalizadas, así como tortura y otros malos tratos en algunos casos", ha señalado Philip Luther, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

“Esta represión tiene que acabar, y en todo el país las autoridades tienen que hacer valer el derecho a ejercer la libertad de expresión.”

Abdul Raouf es miembro activo del Movimiento del Sur, y cuando lo detuvieron la última vez, el 10 de agosto, estaba organizando junto con otros cuatro activistas un acto del Movimiento en la zona de Al Mualla de Adén.

El Movimiento del Sur (conocido también como Al Hirak, forma abreviada de su nombre en árabe) es una holgada coalición de grupos políticos, muchos de los cuales propugnan la separación pacífica del sur del país, que fue independiente hasta su unificación con el norte en 1990. 

La reunión de los cinco activistas fue interrumpida sobre las seis de la mañana, cuando llegaron alrededor de ocho agentes de seguridad en dos vehículos -uno de ellos equipado con una torreta ametralladora- y se los llevaron detenidos.

Los cinco fueron conducidos a la comisaría de policía de Jormaksar, en Adén, donde estuvieron recluidos hasta la noche. Al parecer, ese día los golpearon con las culatas de los fusiles y con un palo. Los agentes de seguridad y unos hombres vestidos de civil señalaron en particular a Abdul Raouf, acusándolo de "enseñar "a los demás activistas.

Los otros cuatro activistas quedaron en libertad el 10 de agosto, alrededor de la 10 de la noche, pero a Abdul Raouf lo encapucharon y lo esposaron, antes de llevarlo a la prisión central del distrito de Al Mansurah de Adén.

Ha contado que en la prisión lo golpearon de nuevo y lo recluyeron en régimen de aislamiento en una celda diminuta y plagada de cucarachas, sin luz ni aire fresco.

“Tuve que tumbarme sobre las cucarachas -ha explicado Abdul Raouf a Amnistía Internacional-. Cuando pedí ver al director de la prisión, me golpearon, y me tuvieron esposado a los barrotes de la puerta de la celda durante tres o cuatro horas. A la hora del sahur [comida que se hace de madrugada, antes de empezar al ayuno diario, durante el mes de Ramadán], me trajeron pan y leche, pero no me dieron la misma leche que a los demás presos. Dos horas después me empezó a doler mucho el estómago y comencé a vomitar.”

Un recluso que era médico examinó los problemas de estómago de Abdul Raouf y un espasmo que tenía en la pierna derecha e insistió en que lo pusieran en tratamiento. El 13 de agosto, lo encapucharon y esposaron otra vez y lo llevaron al hospital de Al Naqib para que lo examinaran.

Abdul Raouf cuenta que de vuelta a la prisión lo golpearon otra vez. Ese mismo día, 13 de agosto, por la noche, lo dejaron en libertad, pero amenazándolo: "No estás en libertad del todo; te pueden traer en cualquier momento", le dijeron. 

Debido a una detención anterior, en mayo de 2012, Abdul Raouf no pudo presentarse a los exámenes del segundo cuatrimestre, pero posteriormente la Universidad le autorizó a hacerlos el 3 de septiembre. Ha explicado a Amnistía Internacional que si tampoco puede presentarse esta vez, perderá un curso entero de estudios.

“Instamos a que se lleve a cabo una investigación independiente e imparcial sobre la presunta tortura de Abdul Raouf a manos de las fuerzas de seguridad yemeníes y se ponga a los responsables a disposición judicial", ha manifestado Luther.
 
“La amenaza de seguir alterando la vida de los activistas dando a entender que pueden llevárselos en cualquier momento es indignante, y las autoridades yemeníes no deben permitir que tales intimidaciones continúen.”

Index AI : PRE01/415/2012
Région ou pays Moyen-Orient et Afrique du Nord
Pays Yémen
Pour plus d'informations, prenez contact avec le Bureau de presse international »

Bureau de presse international

Téléphone : +44 (0) 20 7413 5566
9h30 - 17h00 TU lundi - vendredi
Téléphone : +44 (0) 777 847 2126
24 h / 24
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Bureau de presse international
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Royaume-Uni
Suivez le Bureau de presse international sur Twitter
@amnestypress