Rapport 2013
La situation des droits humains dans le monde

Communiqués de presse

7 juin 2012

Rusia: Putin debe rechazar la ley que limita el derecho de reunión pacífica

Las autoridades rusas deben dejar de restringir la libertad de expresión y de reunión, ha afirmado hoy Amnistía Internacional, después de que el Parlamento de ese país adoptase un proyecto de ley que aumenta las multas para las personas que participen en concentraciones no autorizadas.

La iniciativa del partido del presidente Vladimir Putin, Rusia Unida, significa que se podría imponer a quienes participen en “reuniones públicas no autorizadas” multas de hasta 30.000 rublos (900 dólares estadounidenses) y de hasta 50.000 rublos si la reunión exige mayores recursos policiales de los previstos.

El proyecto de ley, que ha sido tramitado por la Duma en apenas unas semanas, se convertirá en ley cuando lo firme el presidente Putin.

“Las autoridades rusas deben proteger el derecho a la libertad de expresión y de reunión, y no restringirlo”, declaró John Dalhuisen, director del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

“La rapidez con la que se ha tramitado esta ley indica que no está encaminada a regular un derecho respetado, sino que se trata más bien de una respuesta corta de miras a las crecientes protestas públicas.”

“El día que tomó posesión de su cargo, el presidente Putin habló a favor de una mayor participación de los ciudadanos en los asuntos públicos y alentó la celebración de más consultas sobre reformas legales con diferentes sectores de la sociedad.”

“Sin embargo, este proyecto de ley y el modo en que lo ha tramitado el Parlamento ruso no muestran respeto alguno a las opiniones de los ciudadanos rusos.”

El proyecto legislativo ha sido ampliamente debatido y duramente criticado por abogados, activistas de derechos humanos y parlamentarios rusos.

Eleva la cuantía de las multas por obstruir el paso de peatones y el tráfico, dañar zonas verdes y arrojar basura en el contexto de una “reunión pública”.

Las multas y sanciones propuestas son mucho más elevadas que las impuestas a quienes causen daños similares cuando no participan en una protesta.

Los organizadores de reuniones públicas podrían afrontar cuantiosas multas si los participantes causan desórdenes o daños, algo que escapa evidentemente a su control en una reunión grande. El proyecto de ley deja la puerta abierta a abusos arbitrarios y selectivos por parte de las autoridades, pues varias de las enmiendas tienen una redacción poco precisa.

“La ley sobre reuniones públicas es más una ley para bloquear protestas e impedir las expresiones públicas de disidencia”, afirmó John Dalhuisen.

“Estas enmiendas, de ser adoptadas, alejarán aún más la ley de permitir el derecho a la libertad de expresión y de reunión que garantiza la Constitución rusa.”

La ley podría castigar a personas por organizar cualquier reunión grande. La policía ha detenido recientemente a numerosas personas durante un paseo celebrado en la Plaza Roja de Moscú y calles aledañas, en el que los participantes llevaban solamente cintas blancas como señal de protesta por las elecciones injustas.

Amnistía Internacional considera ridícula la sugerencia de la Duma de crear zonas especiales en las ciudades donde puedan celebrarse manifestaciones.

“Las manifestaciones están pensadas para celebrarse en espacios públicos. Confinarlas a una zona limitada donde no puedan llegar a las personas a quienes quieren dirigirse con sus protestas contradice la idea básica que subyace en el derecho a la libertad de reunión”, añadió John Dalhuisen.

En los últimos seis meses ha habido varias manifestaciones multitudinarias y pacíficas contra el fraude electoral, donde policía y organizadores mantuvieron el orden público al tiempo que permitían a la gente expresar su insatisfacción.

Tras una gran manifestación celebrada el 6 de mayo que desembocó en algunos actos de violencia, y ante las manifestaciones en gran escala previstas, a Amnistía Internacional le preocupa que las autoridades adopten una política mucho más dura contra estos actos.

“Las autoridades deben permitir las protestas pacíficas e impedir que la libertad de reunión se convierta en una frase vacía en Rusia”, concluyó John Dalhuisen.

Index AI : PRE01/274/2012
Région ou pays Europe et Asie centrale
Pays Russie
Pour plus d'informations, prenez contact avec le Bureau de presse international »

Bureau de presse international

Téléphone : +44 (0) 20 7413 5566
9h30 - 17h00 TU lundi - vendredi
Téléphone : +44 (0) 777 847 2126
24 h / 24
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Bureau de presse international
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Royaume-Uni
Suivez le Bureau de presse international sur Twitter
@amnestypress