Koweït

La situation des droits humains : Estado de Kuwait

Amnesty International  Rapport 2013


L'entrée
Koweït est maintenant en ligne

Jefe del Estado
Al Shaij Sabah al Ahmad al Jaber al Sabah
Jefe del Gobierno
Al Shaij Naser Mohamad al Ahmad al Sabah
Pena de muerte
retencionista
Población
3,1 millones
Esperanza de vida
77,9 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
11/9 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
94,5 por ciento

Información general

En mayo se procedió a evaluar el historial de Kuwait en derechos humanos en virtud del examen periódico universal de la ONU. El gobierno aceptó en septiembre 114 recomendaciones, incluida la de mejorar las condiciones de los trabajadores migrantes extranjeros, pero rechazó 25, como la de declarar una suspensión de las ejecuciones.

Arriba

Libertad de expresión y asociación

Se siguió hostigando y persiguiendo judicialmente a dos detractores del primer ministro.

  • Tras ser detenido el 11 de mayo, Muhamad Abd al Qader al Jasem, periodista crítico con el primer ministro, fue acusado formalmente de socavar en su blog la posición del emir de Kuwait. Quedó en libertad bajo fianza el 28 de junio. El 22 de noviembre, tras ser condenado a un año de cárcel por el Tribunal Penal, fue recluido de inmediato para que empezara a cumplir la pena. Interpuso un recurso de apelación, pero tenía pendientes varias querellas más presentadas por el primer ministro.
  • El 30 de junio, Jaled al Fadala, secretario general de la Alianza Nacional Democrática, agrupación de organizaciones políticas liberales, fue condenado al pago de una multa y a tres meses de cárcel tras ser declarado culpable de insultar al primer ministro durante un discurso en el que criticó la corrupción en Kuwait. Empezó a cumplir la pena el 2 de julio, pero 10 días después fue puesto en libertad. El Tribunal de Casación resolvió que había habido irregularidades procedimentales y ordenó un nuevo juicio.
  • El 9 de abril detuvieron a 33 ciudadanos egipcios que se habían reunido en un restaurante de Kuwait para mostrar su apoyo a un posible candidato a las elecciones presidenciales previstas en Egipto para 2011. Se expulsó de forma sumaria a 25 de ellos y, al parecer, se dejó a los demás en libertad.
  • El 8 de diciembre, la policía dispersó por la fuerza una reunión pública que se estaba celebrando en la casa de Jamaan al Harbash, miembro del Parlamento, y, según los informes, agredió a varios parlamentarios y a otras personas, que posteriormente necesitaron atención médica. Uno de ellos, el defensor de los derechos humanos Obaid al Wasmi, presentó una denuncia al día siguiente contra el Ministerio del Interior y los agentes de policía que, según afirmaba, lo habían agredido. A los dos días lo detuvieron. El 20 de diciembre compareció ante el Tribunal Penal para responder de seis cargos, entre ellos divulgar información falsa en el extranjero, participar en una reunión pública con intención delictiva e insultar al emir.
Arriba

Seguridad y medidas antiterroristas

Los ciudadanos kuwaitíes Fawzi al Odah y Faiz al Kandari siguieron bajo custodia estadounidense en Guantánamo. En septiembre, una jueza estadounidense rechazó una petición de hábeas corpus presentada en nombre de Faiz al Kandari, lo que equivalía de hecho a mantenerlo recluido de forma indefinida.

En abril, el gobierno rechazó unas solicitudes presentadas por las autoridades estadounidenses para que se retirara el pasaporte y se impusieran otras restricciones a dos ex detenidos de Guantánamo, Jaled al Mutairi y Fouad al Rabia.

En mayo, un tribunal de lo penal absolvió a ocho hombres acusados de pertenecer a Al Qaeda y planear un ataque contra una base estadounidense en Kuwait. El Tribunal de Apelación confirmó las absoluciones el 28 de octubre. En diciembre de 2009, un tribunal había aceptado que los acusados habían sido objeto de malos tratos mientras se encontraban en prisión preventiva, pero no se tuvo conocimiento de que se adoptara ninguna medida contra los presuntos responsables de los malos tratos.

Arriba

Derechos de las mujeres

Las mujeres seguían estando discriminadas en la ley y la práctica. No obstante, el gobierno promulgó nuevas leyes para que las mujeres kuwaitíes pudieran cobrar el subsidio social si no lo cobraban sus esposos y para que las funcionarias disfrutaran de permisos de maternidad con sueldo.

  • En abril, un tribunal prohibió a las mujeres el ejercicio del cargo de fiscal al rechazar una demanda presentada por una profesional del derecho, Shurouk al Failakawi, contra el presidente del Consejo Judicial Supremo, órgano en el que quería ser nombrada fiscal. La decisión se recurrió.
Arriba

Discriminación: comunidad bidun

En noviembre, el gobierno anunció lo que denominó un plan integral para resolver los problemas de la comunidad bidun (apátrida). Indicó que, aunque se concedería la nacionalidad kuwaití a muchas de estas personas, más de la mitad seguirían siendo apátridas. Al final del año, a millares de bidun que llevaban residiendo mucho tiempo en Kuwait se les seguía negando la nacionalidad kuwaití, por lo que no tenían acceso al mercado laboral ni a servicios médicos, educativos y sociales en pie de igualdad con los ciudadanos kuwaitíes.

Arriba

Derechos de las personas migrantes

Al no estar protegidos adecuadamente ni en la ley ni en la práctica, los trabajadores migrantes extranjeros continuaban estando sometidos a explotación y abusos a manos de sus empleadores. Según los informes, la tasa de suicidio entre estos trabajadores era elevada.

El 20 de febrero entró en vigor una nueva legislación laboral que afectaba sobre todo al sector privado. Prohibía el empleo de menores de 15 años y establecía la creación de un organismo oficial encargado de supervisar la contratación y las condiciones laborales de los trabajadores migrantes extranjeros.

Arriba

Pena de muerte

Al menos dos hombres y una mujer fueron condenados a muerte por asesinato. Según los informes, se conmutó una pena de muerte tras la presentación de un recurso de apelación. No se tuvo noticia de ninguna ejecución.

  • En enero, el Tribunal de Casación confirmó la pena de muerte impuesta a la empleada doméstica filipina Jakatia Pawa. Había sido condenada a muerte en 2008 por asesinar a una joven de 22 años, hija de la persona para la que trabajaba.

Kuwait fue uno de los pocos Estados que en diciembre votó en contra de una resolución de la Asamblea General de la ONU en la que se pedía una moratoria de las ejecuciones en todo el mundo.

Arriba