El gobierno tunecino debe respetar los derechos ante las protestas