02 septembre 2010
Hay que acabar con la segregación de niños y niñas romaníes en las escuelas de Eslovaquia

Miles de niños y niñas romaníes siguen atrapados en Eslovaquia en una educación de menor calidad como consecuencia de la discriminación generalizada y de un sistema educativo que sigue defraudándolos.

Actitudes antirromaníes arraigadas en el sistema educativo han provocado situaciones en las que, desde la etapa de educación infantil, los niños y niñas romaníes son aislados en clases, pasillos o edificios independientes, o separados incluso a la hora del almuerzo, para evitar que se mezclen con alumnado no romaní.

La segregación de niños y niñas romaníes adopta diversas formas; en algunas regiones, los menores romaníes asisten a clases en escuelas pertenecientes al sistema de educación general, segregadas en función del origen étnico y que a menudo siguen un programa de estudios reducido.

En zonas con amplia población romaní, al menos tres de cada cuatro menores que acuden a las escuelas destinadas a un alumnado con “discapacidad mental leve” son romaníes. En todo el país, los niños y niñas romaníes suponen el 85 por ciento de los estudiantes que asiste a aulas especiales. Sin embargo, la población romaní representa menos del 10 por ciento de la población total eslovaca.

Los recursos con que cuentan las escuelas de primaria del sistema de educación general en Eslovaquia son muy limitados y los profesionales de la educación a menudo no están dispuestos a dar el apoyo adicional que los alumnos de diferentes entornos étnicos y sociales suelen necesitar.

Para muchos romaníes, el eslovaco no es su lengua materna. Las diferencias culturales y los altos niveles de pobreza de la población romaní suponen que los niños a menudo necesiten ayuda preescolar, en el aula o con el idioma. Cuando estas necesidades no son cubiertas, muchos niños y niñas romaníes se quedan atrás y terminan fuera del sistema de educación general, bien en aulas especiales de escuelas convencionales, bien en escuelas especiales.
 
Los niños romaníes que son ubicados en escuelas o en aulas especiales tienen muy pocas posibilidades de volver al sistema de educación general. Además, cuando terminan la escuela primaria especial, reciben certificados de grado inferior, que los limitan a seguir una educación secundaria especial. Esto supone un programa de formación profesional de dos o tres años para convertirse, por ejemplo, en carniceros, albañiles, zapateros, trabajadores domésticos o jardineros.

La discriminación y la segregación en las escuelas eslovacas impiden que la población romaní participe por completo en la sociedad eslovaca, y la aísla en un círculo de pobreza y de marginación.

En mayo de 2008 se adoptó en Eslovaquia una nueva Ley Escolar que prohíbe cualquier tipo de discriminación, en especial la segregación. Sin embargo, no define claramente la segregación ni incluye directrices y medidas firmes que ayuden a las autoridades educativas a identificar y vigilar la segregación y velar por la integración. Todavía no se han puesto en práctica medidas efectivas para hacer cumplir la prohibición.

El compromiso que el nuevo gobierno ha hecho público recientemente para eliminar la educación segregada de los romaníes, que se incluye en el programa del gobierno de coalición adoptado en agosto de 2010, es un grato avance.

El gobierno eslovaco tiene mucho por hacer para acabar con la segregación que tiene un impacto sobre gran parte de la población del país. La segregación en la educación supone una lacra para toda la vida para los niños y las niñas, cuyas oportunidades de futuro se ven brutalmente limitadas. Los pasos que dé ahora el gobierno tendrán efecto sobre la vida de miles de niños y niñas romaníes. El gobierno posee la llave para garantizar que la población romaní en Eslovaquia participa plenamente en la sociedad eslovaca y europea.

Fotografía: Niños y niñas romaníes en un aula especial para niños con “discapacidad mental leve” en la escuela de educación primaria de Krivany, Eslovaquia, abril de 2010. Derechos de reproducción: Amnistía Internacional


Participa en la petición con fotografías de Amnistía Internacional en favor de los niños y niñas romaníes en Eslovaquia.

1058
appels envoyés

Passez à l'action

Campaign has expiredGracias por todo su apoyo, la acción ahora esta cerrada.
663,109
Nombre total d’actions entreprises
par des personnes telles que vous