Papúa Nueva Guinea

La situation des droits humains : Papúa Nueva Guinea

Amnesty International  Rapport 2013


L'entrée
Papouasie-Nouvelle-Guinée est maintenant en ligne

Jefa del Estado reina Isabel II,
representada por Paulias Matane

Jefe del gobierno Michael Somare
Pena de muerte abolicionista en la práctica
Población 6,5 millones
Esperanza de vida 56,9 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 90/76 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 57,3 por ciento

Mujeres y niñas sufrieron violencia física y sexual generalizada, pero los responsables no fueron procesados. Las tasas de mortalidad materna e infección por VIH fueron elevadas debido a las deficiencias en las infraestructuras y los servicios de atención a la salud. Aumentó el número de personas víctimas de agresiones u homicidios tras ser acusadas de brujería.

Información general

Continuó sin disminuir el índice de delitos violentos en todo el país. La policía respondió utilizando fuerza excesiva contra personas que estaban bajo custodia.

Violencia contra mujeres y niñas

Continuaron aumentando las denuncias de violación y otros tipos de violencia sexual contra mujeres y niñas. Las estadísticas policiales revelaron que desde enero hasta octubre se habían denunciado 654 casos de violación, frente a los 526 denunciados durante el mismo periodo del año anterior. Pocos presuntos responsables rindieron cuentas, porque víctimas y testigos no estaban dispuestos a darse a conocer por temor a sufrir violencia a manos de sus esposos, otros familiares o la policía.

Derechos de las mujeres

En noviembre, Carol Kidu, la única mujer que ocupaba un escaño en el Parlamento y formaba parte del Consejo de Ministros, y el Consejo General de las Mujeres pidieron al gobierno la creación en el Parlamento nacional, antes de 2012, de ocho escaños adicionales destinados a mujeres, lo que aumentaría de 109 a 117 el número total de escaños. Como medida temporal antes de las elecciones de 2012, el Consejo de Ministros aprobó la presentación de una moción parlamentaria para acogerse a una disposición constitucional que permitía el nombramiento de tres miembros del Parlamento, en vez de su elección. Esto haría posible la designación de tres mujeres como miembros independientes antes de 2012.

En septiembre, el primer ministro Michael Somare anunció públicamente su apoyo a las disposiciones positivas para que hubiera más mujeres en el Parlamento.

"Se produjeron numerosos casos de violencia, incluidos homicidios, de personas acusadas de practicar la brujería..."

Derecho a la salud

En julio, el ministro de Salud, Sasa Sibe, afirmó que pese a la asignación de 78 millones de dólares estadounidenses para el departamento de salud, las iniciativas destinadas a mejorar el sistema de salud estaban estancadas. Culpó a médicos y enfermeras por negarse a aceptar puestos en zonas rurales, las más necesitadas de servicios de atención a la salud.

Mortalidad materna

En julio, el gobierno reconoció que las deficiencias en las instalaciones y los servicios de atención a la salud contribuían a que cada año muriesen aproximadamente 2.600 mujeres durante el parto.

VIH/sida

En enero, el gobierno presentó ante la Asamblea General de la ONU su informe de país relativo a las directrices de la ONU sobre el sida. El Plan Estratégico Nacional de Prevención incluía actuaciones y programas específicos para grupos de alto riesgo, como trabajadores y trabajadoras sexuales y hombres que mantenían relaciones sexuales con otros hombres.

En noviembre, un informe del Grupo Independiente de Revisión sobre el VIH de Papúa Nueva Guinea destacó que había aumentado el índice de infección por VIH, pero que aun así en las zonas rurales había muy pocas clínicas que se ocupasen de una epidemia cada vez mayor.

Ataques por presuntos actos de brujería

Se produjeron numerosos casos de violencia, incluidos homicidios, de personas acusadas de practicar la brujería por familiares de sus presuntas víctimas. La policía se mostró incapaz de impedir la violencia y los homicidios en numerosas provincias.

  • En marzo, dos mujeres de Goroka acusadas de brujería por la muerte de un hombre fueron atacadas y murieron a manos de familiares del fallecido, que posteriormente las arrojaron a una hoguera.

Desalojos forzosos

En diciembre, la policía procedió al desalojo forzoso de 400 personas del asentamiento de Tete, en Port Moresby, y demolió e incendió sus casas. La actuación se produjo en respuesta al asesinato de un destacado empresario, del que se acusaba a habitantes del asentamiento. Las personas desalojadas se vieron obligadas a huir con sus pertenencias. El gobierno no les ofreció alojamiento temporal, transporte ni alimentos.