Document - Tunisia: Aicha Dhaouadi - prisoner of conscience



Amnistía Internacional



TÚNEZ


AICHA DHAOUADI - PRESA DE CONCIENCIA



JUNIO DE 1995RESUMENÍNDICE AI: MDE 30/15/95/s



DISTR: SC/CC/OUT/RAN



Aicha DHAOUADI, profesora de un centro de enseñanza secundaria nacida en Bizerte y madre de una niña de cuatro años, fue detenida el 19 de mayo de 1995 y encarcelada durante nueve meses bajo la acusación de pertenecer a una organización política ilegal islamista y de recaudar fondos para la misma. Otras cinco mujeres fueron condenadas a penas de prisión en el mismo juicio a que Aicha fue sometida.


Desde que la represión del gobierno hacia la oposición política islamista en Túnez se incrementó a fines de 1990, esposas y familiares de activistas islamistas encarcelados o exiliados han estado en el punto de mira de las autoridades. Cada vez más, estas mujeres han sido detenidas para ser interrogadas sobre las actividades de sus familiares exiliados o en la cárcel y sobre sus relaciones con otros colaboradores de al-Nahda y con sus familias. Muchas de ellas han afirmado haber sufrido malos tratos durante los interrogatorios. Decenas han sido encarceladas bajo las acusaciones de apoyar al grupo ilegal islamista al-Nahda, de celebrar reuniones no autorizadas o de proporcionar ayuda financiera a las familias de islamistas encarcelados o en el exilio.


Amnistía Internacional considera a Aicha Dhaouadi presa de conciencia, dado que no ha utilizado la violencia ni abogado por ella y porque está encarcelada a causa de sus convicciones; la organización solicita, por tanto, su puesta en libertad inmediata e incondicional.




PALABRAS CLAVE: MUJERES1 / PRESOS DE CONCIENCIA1 / MAESTROS / FAMILIAS / REENCARCELAMIENTO / ACTIVISTAS POLÍTICOS / INTOLERANCIA RELIGIOSA / HOSTIGAMIENTO / CENSURA / RESTRICCIONES DE MOVIMIENTO / FOTOGRAFÍAS /



Este informe resume un documento titulado Túnez: Aicha Dhaouadi - Presa de conciencia (Índice AI: MDE 30/15/95/s), publicado por Amnistía Internacional en junio de 1995. Si deseean más información o emprender acciones al respecto deben consultar el documento completo.




SECRETARIADO INTERNACIONAL, 1 EASTON STREET, LONDRES WC1X 8DJ, REINO UNIDO

TRADUCCIÓN DE EDITORIAL AMNISTÍA INTERNACIONAL, ESPAÑA



Amnistía Internacional



TÚNEZ


AICHA DHAOUADI - PRESA DE CONCIENCIA



JUNIO DE 1995ÍNDICE AI: MDE 30/15/95/s



DISTR: SC/CC/OUT/RAN




Aicha DHAOUADI, profesora de un centro de enseñanza secundaria, nacida en Bizerte y madre de una niña de cuatro años, fue detenida y encarcelada el 19 de mayo de 1995. Un tribunal de Bizerte la había declarado culpable de los cargos de pertenencia a una organización política y de recaudar fondos para ella, por lo que la condenó a una pena de prisión de nueve meses.


Las penurias de Aicha comenzaron el 4 de noviembre de 1993, cuando las fuerzas de seguridad la arrestaron por primera vez y fue interrogada por la policía durante todo el día. La pusieron en libertad por la tarde pero tuvo que volver a la comisaría a la mañana siguiente. Con posterioridad, y durante varios días consecutivos, la detenían durante el día para ser interrogada y le permitían volver a su casa por la noche para cuidar de su hija pequeña. La interrogaban sobre el paradero de su esposo, simpatizante exilado del grupo islámico ilegal al-Nahda (Renacimiento), y sobre sus contactos con las familias de otros simpatizantes encarcelados de al-Nahda. Por aquel entonces, Aicha solía llevar el velo, pero dejó de llevarlo tras su primera detención, cuando la amenazaron con que, si no dejaba de llevarlo, perdería su empleo y se arriesgaría a acabar en la cárcel.


A principios de 1994, Aicha fue juzgada con otras cinco mujeres y condenada a dos años y tres meses de cárcel bajo la acusación de apoyar a un partido político y de recaudar donativos; estos son los cargos más utilizados contra miles de mujeres y hombres tunecinos encarcelados bajo la sospecha de ser partidarios de al-Nahda y de haber proporcionado ayuda económica a las familias de colaboradores de esa organización encarcelados o en el exilio. Las otras cinco mujeres eran: Kheiria El Qallali, Khira Al Mouaddeb, Najet Al Zemitri, Souad Kshouk y Latifa Addali. Las condenaron a penas de cárcel que iban desde un año y dos meses a dos años y nueve meses. En el mismo juicio fueron juzgados también veinte hombres, entre ellos el marido de Aicha y otros dos más, a quienes se procesó in absentia ya que habían abandonado Túnez en 1992. Uno fue absuelto y a los otros diecinueve los condenaron a penas de cárcel que oscilaban entre los dos años y los cuatro años y seis meses.


Después del juicio y de quedar dictada la sentencia, Aicha y las otras cinco mujeres quedaron en libertad bajo fianza y, a principios de 1995, la condena de Aicha fue reducida a nueve meses de cárcel tras la apelación. El 19 de mayo de 1995 fue nuevamente detenida y encarcelada en Bizerte. Según los informes, dos de las mujeres que fueron condenadas en el mismo juicio que ella han sido también detenidas recientemente.


Según el atestado de la policía, Aicha confesó que había sido simpatizante de la organización islamista Movimiento de Tendencia Islámica (Mouvement de la Tendence Islamique, que más tarde cambió su nombre a al-Nahda en 1989) durante sus años de estudios universitarios en 1987 y que contribuyó a su financiación hasta 1991, pero que a partir de entonces dejó de colaborar económicamente con dicho grupo político y que se limitó a dar algún dinero a las familias de partidarios de al-Nahda encarcelados. En el atestado se afirmaba además que ella sabía que su esposo era buscado por las autoridades, y que había estado escondido en casa de los padres de ella desde fines de 1991 hasta que se marchó de Túnez a fines de 1992. Sin embargo, Aicha asegura que la obligaron a firmar el atestado policial sin poder leer su contenido.


Independientemente de si Aicha es simpatizante de al-Nahda o de si ha ayudado a familias de partidarios encarcelados de dicho grupo, Amnistía Internacional la considera presa de conciencia, dado que no ha utilizado la violencia ni abogado por ella y que está encarcelada por sus convicciones. Amnistía Internacional pide su puesta en libertad inmediata e incondicional.



INFORMACIÓN GENERAL


La represión política ha aumentado en Túnez desde fines de 1990, cuando las autoridades iniciaron una campaña de supresión de la oposición islamista y detuvieron y encarcelaron a miles de activistas y partidarios conocidos de al-Nahda y a otros sospechosos de serlo. Desde entonces, la represión ha seguido extendiéndose y ha afectado a oponentes políticos y a personas críticas con el gobierno, hombres y mujeres de todo el espectro político. Con la mayoría de los miembros y partidarios de al-Nahda en la cárcel o en el exilio, las autoridades se han centrado cada vez más en sus familias, sobre todo en sus esposas, que a menudo son detenidas, interrogadas sobre el paradero de sus esposos y, según parece, presionadas para divorciarse de ellos. Hombres y mujeres de quienes se sabe o se sospecha que proporcionan ayuda económica, por pequeña que sea, a las familias de presos o exilados islamistas, han sido detenidos y encarcelados bajo las acusaciones de pertenecer a una asosiación ilegal, de participar en reuniones no autorizadas y de recaudar fondos para al-Nahda. Las autoridades consideran a las mujeres que llevan el velo simpatizantes y colaboradoras del grupo islámico prohibido y, durante el año pasado, las autoridades han continuado incrementando la presión sobre ellas para que dejen de llevarlo. Decenas de mujeres han sido detenidas y sometidas a malos tratos, entre ellos abusos sexuales y amenazas de violación; a otras las han encarcelado; a muchas las han obligado a presentarse en las comisarías semanalmente, a diario y, en ocasiones, dos veces al día. También las han despedido de sus empleos en el sector público y les han impedido visitar a sus esposos encarcelados.


A las esposas de los opositores islamistas que han abandonado Túnez les han confiscado el pasaporte y no pueden salir del país. La práctica de la confiscación de pasaportes está muy extendida en Túnez para oponentes políticos y críticos con el gobierno de todo el espectro político. A Radhia Nasraoui, conocida abogada en favor de los derechos humanos y esposa de un destacado dirigente del ilegal Partido Comunista de los Obreros Tunecinos (PCOT) ─que cumple actualmente una condena de ocho años y siete meses de prisión y a quien AI considera preso de conciencia─ le confiscaron el pasaporte en noviembre de 1994 y todavía no se lo han devuelto. Moncef Marzouki, conocido médico y anterior presidente de Liga Tunecina de los Derechos Humanos (LTDH), fue arrestado en marzo de 1994 y estuvo detenido durante cuatro meses por haber cuestionado, según los informes, la independencia de la justicia tunecina en una entrevista concedida a un periódico español. También le confiscaron el pasaporte en marzo y no puede salir del país.


Individuos o grupos de individuos que han intentado protestar por el cada vez mayor recorte de la libertad de expresión y asociación han sido amenazados con ser procesados si no retiraban sus declaraciones. A pesar del repetido compromiso explícito de las autoridades tunecinas de respetar y promover los derechos humanos, y sobre todo los derechos de la mujer, las que han intentado criticar a las autoridades han sido objeto de hostigamiento y amenazas. Un grupo de mujeres que firmó una petición reivindicando el respeto de la libertad de expresión, que fue publicada en medios de comunicación extranjeros pero no en Túnez, fueron citadas por la policía para un interrogatorio donde se les aconsejó negar formalmente haber firmado esa petición. Algunas de ellas afirmaron haber sido amenazadas con ser procesadas y con la posibilidad de perder su puesto de trabajo. La mayoría de las mujeres rehusaron retractarse, pero algunas accedieron a declarar que habían firmado la petición pensando que no iba a ser utilizada fuera de Túnez ni contra Túnez. En marzo de 1995, las autoridades tunecinas impidieron que la Sección de Amnistía Internacional en Túnez celebrara un acto público para conmemorar el Día de la Mujer, al cual había sido invitada una abogada de la Asociación Tunecina de Mujeres Demócratas. En abril, una carta confidencial enviada por la Asociación Tunecina de Mujeres Demócratas al ministro de Justicia urgiéndole a garantizar la aplicación justa y equitativa de la ley tuvo como consecuencia que la abogada que la había firmado en nombre de la Asociación fuera citada en varias ocasiones por el magistrado para ser sometida a interrogatorio y que la acusaran de difamación contra las autoridades. Todavía no se sabe si va a ser procesada.


El año pasado estuvo marcado por un ambiente de recorte de la libertad de expresión cada vez mayor, que empezó antes de las elecciones presidenciales de marzo de 1994, y que se saldó con nuevos casos de detenciones y encarcelamientos arbitrarios. Se impusieron restricciones sin precedentes a los medios de comunicación, y fueron prohibidos los periódicos extranjeros más leídos en Túnez (Le Monde, Libération, le Monde Diplomatique, The Guardian, al-Hayat), algunos de ellos durante más de un año, por haber publicado artículos críticos contra el gobierno tunecino. Se expulsó a periodistas extranjeros o se les prohibió la entrada a Túnez, y los periodistas tunecinos que enviaron artículos considerados críticos contra el gobierno tunecino a periódicos extranjeros han sido objeto desde entonces de hostigamiento; uno de ellos fue incluso despedido de su empleo. Otros observadores extranjeros, entre ellos un delegado de Amnistía Internacional y un abogado de Reporters sans Frontières, fueron expulsados o se les negó la entrada a Túnez.



Envíen sus peticiones a las siguientes autoridades de Túnez, solicitando la inmediata e incondicional liberación de Aicha Dhaouadi:


Ministro de Justicia

M. Sadok Chaâbane

Ministre de la Justice

Ministère de la Justice

Boulevard Bab Benat

Tunis, Tunez

Fax: +216 1 568 106

Télex: 13000 maet tn (via Ministère de l'Intérieur)

Telegramas: Ministre de la Justice Chaâbane, Tunis, Tunisie

Tratamiento: Monsieur le Ministre / Your Excellency / Señor ministro


Ministro de Asuntos Exteriores

M. Habib Ben Yahia

Ministre des Affaires Etrangères

Place du Gouvernement,

Tunis, Tunez

Fax : +216 1 791 005

Télex: 14470 mafta tn 14471 mafta tn 14472 mafta tn

Telegramas: Ministre des Affaires étrangères Ben Yahia,Tunis, Tunisia

Tratamiento: Monsieur le Ministre / Your Excellency / Señor ministro



Ministro de Interior

M. Mohamed Jegham

Ministre de l'Intérieur

Ministrère de l'Intérieur

Av Habib Bourguiba

Tunis

Tunez

Fax: +216 1 340 888

Télex: 13662 sdap tn

Telegramas: Ministre de l'Intérieur, Tunis, Tunisie

Tratamiento: Monsieur le Ministre / Your Excellency / Señor ministro



COPIAS DE SUS LLAMAMIENTOS A:


M.Rachid Driss

President, Comité supérieur des droits

de l'homme et des libertés fondamentales,

85 ave de la Liberté

Tunis

Túnez

Fax +216 1 796 593 ó +216 1 270 646



Me Taoufik Bouderbala, President

Ligue Tunisienne des Droits de l'Homme, LTDH

21 Rue Imam el Bakri

1002 TUNIS Belvedere

Túnez

Fax: +216 1 801 599INTERNO (Sólo para miembros de AI)Índice AI: MDE 30/15/95/s

Distr: SC/CC/OUT/RAN

-------------------------

Amnistía Internacional

Secretariado Internacional

1 Easton Street

Londres WC1X 8DJ

Reino Unido



A: Todas las Secciones

Coordinadores de Campaña

Coordinadores Sectoriales

Coordinadores de Túnez


De:Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África / Programa de Acción y Respuesta a las Crisis


Fecha:Junio 1995



TÚNEZ


AICHA DHAOUADI: PRESA DE CONCIENCIA



RESUMEN


El siguiente documento describe el caso de Aicha Dhaouadi, maestra tunecina que se enfrenta a nueve meses de cárcel bajo la acusación de pertenecer a una asociación política y de recaudar fondos para ella. Amnistía Internacional la considera presa de conciencia y solicita su inmediata e incondicional puesta en libertad.


PALABRAS CLAVE



ACCIONES RECOMENDADAS


Se anima a las Secciones y Grupos que participan en la Campaña Temática sobre la Mujer y los Derechos Humanos a ocuparse del caso de Aicha Dhaouadi y a incluirlo en su trabajo en esta campaña. El caso puede ser tratado como un caso adicional de llamamiento. El documento externo debe ser ampliamente distribuido en un esfuerzo por dar publicidad al caso de Aicha y para presionar a las autoridades tunecinas para que procedan a su liberación.


Trabajo sectorial: Se anima a las Secciones y Grupos a que realicen labores sectoriales con organizaciones musulmanas en relación con el caso de Aicha Dhaouadi, como por ejemplo organizaciones de mujeres musulmanas así como con grupos y organizaciones nacionales y locales musulmanas de sus respectivos países.


Se recuerda a las Secciones que se publicará un informe de país sobre las violaciones de los derechos humanos de la mujer en la región de Oriente Medio el 2 de agosto de 1995, también como parte de la Campaña Temática. Este documento incluirá asimismo detalles de casos en Túnez.