Document - Bahrain must protect human rights activists from reprisals

AMNESTY INTERNATIONAL

AMNISTÍA INTERNACIONAL

DECLARACIÓN PÚBLICA

25 de septiembre de 2012

Índice AI: MDE 11/055/2012

Bahréin debe proteger a los activistas de derechos humanos frente a las represalias

Amnistía Internacional ha pedido hoy a las autoridades bahreiníes que garanticen la seguridad de los miembros de la sociedad civil que participaron en el 21 periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU celebrado en Ginebra, ya que han sido amenazados con represalias por su participación en la reunión.

Mohammed al Maskati, presidente de la Sociedad Juvenil de Derechos Humanos de Bahréin, ha declarado haber sufrido intimidación antes y después de haber realizado una declaración en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra el 13 de septiembre, cuando participó en un debate sobre la intimidación y las represalias contra personas y organizaciones que cooperan con la ONU. Mohammed al Maskati dijo a Amnistía Internacional que, desde su llegada a Ginebra hasta después de pronunciar su discurso, recibió más de una docena de llamadas telefónicas anónimas cuyos autores lo calificaban de “traidor a su país” y “agente de Irán” y, al parecer, amenazaban con matarle a su regreso a Bahréin.

El 23 de septiembre, el periódico bahreiní Al Watan, del que se cree que mantiene estrechos vínculos con las autoridades, publicó un artículo titulado “Lista de participantes que difamaron a Bahréin en Ginebra”, y que incluía nombres, fotografías y otros datos de activistas bahreiníes de la sociedad civil que habían viajado al periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra. El periódico había citado anteriormente a miembros del Consejo de la Shura, Cámara Alta y principal órgano legislativo del país, que decían que “quien empaña la imagen del país es un traidor que no merece la nacionalidad [bahreiní]” y pedían que se hiciera responsables a esas personas de difamar al país.

El 24 de septiembre, Al Watan informó de que algunos abogados bahreiníes habían pedido que la difamación de Bahréin en el extranjero se tipificara como delito punible por ley y habían afirmado que los discursos de activistas de la sociedad civil bahreiní que denunciaban abusos contra los derechos humanos en Ginebra se basaban en información falsa.

La publicación de los artículos de Al Watan había venido precedida por las declaraciones realizadas en Ginebra el 19 de septiembre por varios activistas de la sociedad civil bahreiní con ocasión del estudio, por parte del Consejo de Derechos Humanos, de los resultados del examen periódico universal de Bahréin. Los activistas habían participado además en eventos paralelos para denunciar las violaciones de derechos humanos cometidas en Bahréin.

El mes pasado, el secretario general de la ONU presentó un informe sobre las represalias contra personas que habían cooperado con la ONU en el ámbito de los derechos humanos. En él se hacía referencia a Bahréin y se destacaban las presuntas intimidaciones y represalias contra los defensores de los derechos humanos que habían participado en el examen periódico universal de Bahréin el 21 de mayo de 2012. También se señalaba el hecho de que dos periódicos bahreiníes, Al Watan y Gulf Daily News, habían calificado de “traidores” y “banda de desleales” a los activistas de derechos humanos que habían colaborado con la ONU en el marco del examen periódico universal, y los habían acusado de querer “empañar la reputación de Bahréin”.

Durante una reunión mantenida el 20 de septiembre con el ministro de Derechos Humanos de Bahréin, Amnistía Internacional expuso su preocupación por las amenazas que Mohammad al Maskati afirmaba haber recibido en relación con sus actividades en el Consejo de Derechos Humanos. Amnistía Internacional subrayó la responsabilidad del gobierno bahreiní de garantizar la seguridad de Mohammad al Maskati y otras personas que defienden los derechos humanos en Bahréin. El ministro pidió a Amnistía Internacional que animara a los activistas de derechos humanos que recibían amenazas a presentar una denuncia ante la Fiscalía de Bahréin.

Amnistía Internacional teme que Mohammad al Maskati y otros miembros de la sociedad civil bahreiní que participaron en el examen periódico universal estén siendo blanco de ataques por el ejercicio pacífico y legítimo de su derecho a la libertad de expresión, y por su papel a la hora de sacar a la luz indicios de violaciones de derechos humanos. La Declaración de la ONU sobre los Defensores de los Derechos Humanos dice, en su artículo 12.2:

El Estado garantizará la protección por las autoridades competentes de toda persona, individual o colectivamente, frente a toda violencia, amenaza, represalia, discriminación, negativa de hecho o de derecho, presión o cualquier otra acción arbitraria resultante del ejercicio legítimo de los derechos mencionados en la presente Declaración.