Document - Papua New Guinea: Amnesty International welcomes commitment to eliminate gender-based violence, and urges investigation of sorcery-related killings and forced evictions

AMNESTY INTERNATIONAL

AMNISTÍA INTERNACIONAL

DECLARACIÓN PÚBLICA

Índice AI: ASA 34/001/2011

5 de octubre de 2011

Papúa Nueva Guinea: Amnistía Internacional expresa su satisfacción por el compromiso de eliminar la violencia de género e insta a investigar los desalojos forzosos y los homicidios relacionados con brujería

El Consejo de Derechos Humanos aprueba el resultado del examen periódico universal de Papúa Nueva Guinea

Amnistía Internacional comparte los motivos de preocupación expuestos por 18 Estados en relación con la discriminación y la violencia contra las mujeres en Papúa Nueva Guinea. Acogemos con satisfacción que el gobierno se haya mostrado de acuerdo con la recomendación de eliminar la violencia de género, con medidas como abordar la impunidad de tales abusos; reforzar el marco jurídico para la prevención de la violencia contra la mujeres; y cursar una invitación a la relatora especial de la ONU sobre la violencia contra la mujer. Pedimos a Papúa Nueva Guinea que ponga en práctica planes coherentes de ámbito nacional, provincial y local para la prevención de la violencia contra las mujeres, a fin de garantizar el acceso de las mujeres a alojamiento de emergencia, servicios de salud, apoyo psicosocial y asesoramiento jurídico, y la capacitación de los profesionales para atender a las sobrevivientes de violencia de género de una manera respetuosa con los derechos humanos de las mujeres y que de prioridad a su seguridad y bienestar.

En Papúa Nueva Guinea se atribuye a veces a brujería la muerte o enfermedad repentinas o inexplicables de una persona y se puede llegar a matar al presunto responsable. Las mujeres corren mayor riesgo de ser acusadas de brujería, especialmente si sufren VIH/sida. En enero de 2009, por ejemplo, un grupo de hombres desnudaron a una mujer, la amordazaron, la torturaron y la quemaron viva en un vertedero de Kerebug porque sospechaban que practicaba brujería. Instamos a Papúa Nueva Guinea a que revise la legislación sobre brujería y sobre los homicidios relacionados brujería, como se recomienda en el examen, investigue todos los homicidios relacionados con brujería para garantizar que los responsables son puestos a disposición judicial; elabore y aplique estrategias para prevenir tales homicidios, y combata todo intento de relacionar a las mujeres con VIH/sida con el concepto de brujería.

En 2009, Amnistía Internacional investigó las circunstancias de los desalojos forzosos de Porgera, Western Highlands. La organización determinó que algunos aspectos de la actuación de la policía habían violado la legislación interna y el derecho internacional de los derechos humanos, pues quemó casas y destruyó bienes personales, huertos y ganado. Pedimos a Papúa Nueva Guinea que aplique la recomendación de intensificar el escrutinio de las industrias extractiva y maderera para reducir su efecto negativo en el disfrute de los derechos humanos. Instamos también al gobierno a que investigue los desalojos forzosos de Porgera, exija responsabilidades a los autores de abusos contra los derechos humanos y proporcione una reparación a los afectados, que incluya alojamiento alternativo y una indemnización.

Lamentamos que Papúa Nueva Guinea haya rechazado la recomendación de confirmar la moratoria de facto sobre las ejecuciones con miras a la abolición total de la pena de muerte.

Información complementaria

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó el resultado del examen periódico universal de Papúa Nueva Guinea el 30 de septiembre de 2011, en su 18º periodo de sesiones. Antes de la aprobación del informe del examen, Amnistía Internacional presentó oralmente la declaración anteriormente mencionada. La organización hizo también una aportación a los datos que sirvieron de base al examen presentando información sobre Papúa Nueva Guinea: http://www.amnesty.org/en/library/info/ASA34/005/2010/en

A/HRC/18/18, párrafos 78.3 (Reino Unido), 78.4 (Argentina), 78.13 (Polonia), 78.14 (México), 78.15 (Hungría), 78.16 (Brasil), 78.17 (Argentina), 78.18 (Canadá), 78.19 (Noruega), 78.20 (República de Corea), 78.44 (Eslovenia), 78.45 (Noruega), 78.46 (Canadá), 78.51 (Australia), 78.52 (Malaisia), 79.16 (Eslovenia), 79.21 (Alemania), 79.22 (Polonia), 79.23 (Francia), 79.24 (España), 79.27 (Tailandia), 79.28 (Haití) y 79.48 (Maldivas).

Ibíd., recomendación 78.52 (Malaisia).

Ibíd., recomendaciones 78.16 (Brasil), 78.17 (Argentina), 78.18 (Canadá), 78.19 (Noruega) y 78.20 (República de Corea).

Ibíd., recomendaciones 78.44 (Eslovenia), 78.45 (Noruega) y 78.46 (Canadá).

Ibíd., recomendaciones 78.21 (República Checa), 78.22 (Polonia).

Ibíd., recomendación 79.58 (Maldivas).

Ibíd., recomendaciones 80.1 (Suiza) y 80.2 (Francia).