Document - Corée du Sud. Une nouvelle réglementation va accroître le risque d'exploitation des travailleurs migrants

AMNISTÍA INTERNACIONAL

AMNISTÍA INTERNACIONAL
DECLARACIÓN PÚBLICA


Índice AI: ASA 25/004/2012

29
de julio de 2012


Corea del Sur: Nueva normativa aumentará el peligro de explotación de los trabajadores migrantes


Amnistía Internacional ha pedido al Ministerio de Empleo y Trabajo de Corea del Sur que retire una nueva normativa del Sistema de Permiso de Empleo que reduciría radicalmente la capacidad de cambiar de trabajo de los trabajadores migrantes.


En virtud de esta normativa, denominada “Medida de mejora del cambio de lugar de trabajo de los trabajadores extranjeros y evitación de la intervención de intermediarios”, que está previsto que entre en vigor el 1 de agosto, los trabajadores migrantes que buscan un nuevo empleo no podrán ya tener acceso a una lista de posibles empleadores, sino que el Ministerio de Empleo y Trabajo sólo proporcionará una lista de migrantes que buscan empleo a los empleadores. Los migrantes que no consigan trabajo en un plazo de tres meses perderán su visado de trabajo, arriesgándose a ser detenidos, encarcelados y expulsados.


La nueva medida aumenta las dificultades de los trabajadores migrantes para cambiar de trabajo, ya que si rechazan una oferta de trabajo “sin motivos lógicos”, serán eliminados durante dos semanas de la lista de personas que buscan empleo. A Amnistía Internacional le preocupa que estos cambios disuadan a los trabajadores migrantes de huir de situaciones laborales de explotación y obliguen a muchos de ellos a aceptar un empleo para evitar la penalización.


“La nueva política de Corea del Sur inclina la balanza aún más en favor de los empleadores explotadores, pues castiga injustamente a los trabajadores migrantes que desean cambiar de trabajo”, ha dicho Norma Kang Muico, investigadora sobre derechos de los migrantes en Asia y Oceanía. “Para garantizar la continuidad en el empleo, es más probable que un trabajador migrante aguante malas condiciones laborales, abusos y explotación que un trabajador surcoreano”.


Esta nueva medida viene precedida de una enmienda al Sistema de Permiso de Empleo, que se comenzó a aplicar este mes, por la cual los trabajadores migrantes pueden renovar sus visados durante otros cuatro años y 10 meses siempre que no tengan un historial de cambios de lugar de trabajo. Las asociaciones que agrupan a migrantes en Corea del Sur han expresado su preocupación de que esta modificación, junto con la nueva medida, ejerza una presión extrema sobre los trabajadores migrantes para que se queden con sus empleadores iniciales, incluso en condiciones laborales de explotación.


La investigación de Amnistía Internacional ha demostrado que las restricciones para cambiar de trabajo suponen un grave obstáculo para que los trabajadores migrantes planteen los abusos laborales que sufren, como el impago o el retraso en el pago de salarios o subsidios, la falta de medidas de seguridad y la violencia física o sexual.


A Amnistía Internacional le preocupa que las políticas del Ministerio de Empleo y Trabajo que afectan a los trabajadores migrantes socaven cada vez más sus derechos humanos. También la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha planteado reiteradamente su preocupación por la vulnerabilidad de los trabajadores bajo el Sistema de Permiso de Empleo, sobre todo si no cuentan con salvaguardias suficientes que los protejan en caso de que los empleadores vulneren sus derechos.


“El gobierno, cuya obligación es proteger los derechos de los trabajadores incluidos en el Sistema de Permiso de Empleo, ha introducido políticas draconianas con el peligro de crear una mano de obra acomodaticia y dispuesta a soportar abusos y explotaciones”, ha dicho Norma Kang Muico. “La igualdad de derechos laborales entre migrantes y ciudadanos coreanos que recoge la Constitución sencillamente no se aplica en la práctica”.


Amnistía Internacional ha instado al Ministerio de Empleo y Trabajo a que retire los planes para introducir la “Medida de mejora del cambio de lugar de trabajo de los trabajadores extranjeros y evitación de la intervención de intermediarios” y modifique la Ley del Sistema de Permiso de Empleo de modo que permita más flexibilidad para que los trabajadores migrantes dejen sus trabajos y busquen otros nuevos, eliminando las restricciones y elementos disuasorios concebidos para impedir que los trabajadores migrantes cambien de trabajo, el requisito de tener permiso del empleador para cambiar de trabajo y el límite de tiempo para encontrar un nuevo trabajo.