Document - USA: Solidarity with Guantanamo detainees: Voices from Guantanamo



Solidaridad con los detenidos de Guantánamo





CONTRA EL TERROR, JUSTICIA




Voces de Guantánamo


Después de los primeros traslados al centro de detención de la base naval estadounidense de la bahía de Guantánamo, Cuba, en enero de 2002, empezaron a desfilar por las pantallas de los televisores de todo el mundo fotografías de hombres en jaulas, silenciados y encadenados. Desde entonces han permanecido recluidos en el centro de detención más de 700 hombres, en su mayoría sometidos a condiciones que violan la prohibición internacional de la tortura y los malos tratos, como la reclusión en régimen de aislamiento. En ocasiones, los detenidos no han tenido vínculo alguno con el mundo exterior. Algunos sufrieron tortura y otros malos tratos en detención secreta antes de llegar a Guantánamo.

Desde que se les concedió un acceso limitado a asistencia letrada y a material de escritura, han salido a la luz algunas de sus palabras, a menudo en forma de poemas y cartas.



Binyam Mohamed

Todo estaba muy oscuro, no había luz en las celdas la mayor parte del tiempo. Me tuvieron colgado durante dos días. Se me hincharon las piernas. Se me durmieron las muñecas y las manos. Había música a mucho volumen: “Slim Shady” [de Eminem] y Dr. Dre durante 20 días. Luego cambiaron la música por una risa fantasmagórica horrible y sonidos típicos de Halloween. Durante ese tiempo, permanecí dos semanas encadenado a las barras. La CIA interrogaba a los detenidos, incluido a mí, día y noche. Muchos perdieron la cabeza. Oí a mucha gente golpearse la cabeza contra los muros y soltar alaridos.

Declaración de Binyam Mohamed a su abogado



Binyam Mohamed, ciudadano etíope y ex residente en Reino Unido, que tiene ahora 30 años, fue detenido en el aeropuerto de Karachi, Pakistán, en abril de 2002 y entregado a la custodia estadounidense tres meses después. Primero fue trasladado a Marruecos y luego a Afganistán, donde afirma que lo torturaron. En septiembre de 2004, fue trasladado en avión a Guantánamo, en cuyo Campo 5 permanece recluido en régimen de aislamiento.



Sami al Hajj

Mi esposa Asma, mi hijo Mohammed y yo damos las gracias a todos los miembros de Amnistía Internacional por apoyarme y por apoyar la causa de los derechos humanos. Trabajaremos arduamente en colaboración con ellos hasta que logremos la paz para todas las personas del mundo.







Mensaje de Sami al Hajj



Tienen monumentos a la libertad

y al derecho de opinión, lo cual es bueno.



Pero yo les expliqué

que la arquitectura no es justicia.



Extracto del poema Humiliated in the Shackles (“Humillado en las cadenas”), de Sami al Hajj



Sami al Hajj, ciudadano sudanés, estaba en Afganistán en 2001 trabajando como periodista para la cadena de televisión Al Yazira cuando lo detuvieron. Fue entregado a las fuerzas estadounidenses en enero de 2002, sufrió tortura y otros malos tratos en Afganistán, tanto en la base aérea de Bagram y como en Kandahar, y en junio de 2002 fue trasladado a Guantánamo. Casi seis años después, quedó en libertad sin cargos.





Jumah al-Dossari



Dejad que soporten el peso, ante sus hijos y ante la historia,

de esta alma consumida, libre de pecado,

de esta alma que ha sufrido a manos de los “adalides de la paz”.



Extracto de Death Poem (“Poema de muerte”), de Jumah al-Dossari



Jumah al-Dossari, ciudadano de doble nacionalidad, saudí y bahreiní, que tiene una hija pequeña, estuvo más de cinco años detenido sin cargos en Guantánamo. Permaneció más de 18 meses recluido en régimen de aislamiento en el Campo 5, hasta 24 horas al día. En julio de 2007 fue trasladado a Arabia Saudí.



Mustafa Aït Idir



Me alegra mucho recibir una carta así de personas de Japón […] ha de saber que su carta tiene un valor para mí que no puede comprarse con dinero. Gracias por su ayuda. Se lo agradezco muchísimo.

Carta enviada por Mustafa Aït Idir a Yoshiko Koshimizu en diciembre de 2007



Mustafa Aït Idir, ciudadano bosnio, lleva más de seis años recluido sin cargos en Guantánamo. Afirma que los guardias lo golpearon, le doblaron los dedos hacia atrás hasta que se los rompieron y saltaron sobre él, por lo que le dejaron paralizada parte de la cara. El 20 de noviembre de 2008, un juez federal ordenó al gobierno que lo pusiera en libertad.





Omar Khadr



Omar Khadr, ciudadano canadiense, fue detenido en Afganistán en julio de 2002, cuando sólo tenía 15 años. En lugar de recibir el trato adecuado para un menor de edad tal como establece el derecho internacional, fue calificado de “combatiente enemigo” y recluido en duras condiciones en la base aérea de Bagram antes de ser trasladado a Guantánamo, donde continúa detenido. Ahora tiene 22 años y se enfrenta a un juicio sin las debidas garantías ante una comisión militar.





SOLIDARÍZATE CON LOS DETENIDOS



Muchos de los detenidos de Guantánamo llevan más de seis años recluidos ilegalmente. Algunos no han tenido contacto con sus familias; otros reciben de vez en cuando cartas que suelen estar muy censuradas.

Los detenidos que han sido liberados han explicado a Amnistía Internacional que las cartas de solidaridad recibidas les levantaban el ánimo, a menudo hundido por el carácter indefinido y las condiciones de la detención en Guantánamo.



Mientras estaba detenido recibí 130 cartas de personas de Amnistía Internacional, principalmente de España, pero también de Francia e Italia. Les estoy muy agradecido por lo que han hecho. He podido sentir lo mucho que ayudan a la gente que está en esta situación. Es una gran labor.



Mohammed al-Amin,, ciudadano mauritano transferido de Guantánamo a Mauritania en septiembre de 2007, en una conversación con Amnistía Internacional tras su liberación.





Si tienen pruebas contra mí que demuestren que soy un enemigo de Estados Unidos o que combatí contra Estados Unidos, estoy dispuesto a someterme a ese juicio.

Abdel Malik Abdel Wahab, ciudadano yemení de entre 20 y 30 años, está casado y tiene una hija. En 2001, unos agentes lo detuvieron en Pakistán y, según afirma, lo “vendieron” a las autoridades estadounidenses. Poco tiempo después fue trasladado a Guantánamo, donde asegura que ha sufrido tortura y otros malos tratos, como amenazas de traslado a Egipto o Jordania para que lo torturen allí.



ACTÚA

Escribe a alguno o a todos los detenidos de Guantánamo que figuran a continuación expresando con tus propias palabras tu solidaridad con ellos. A menos que se especifique lo contrario, las cartas deberán ser breves y estar escritas en inglés sencillo.



Omar Hamzayavich Abdulayev (núm. de detenido: 257)

Te confirmo que recibí tu carta el 26 de junio. Muchas gracias. La leí y me hizo muy feliz saber que estás bien y que te habían llegado mi carta y mi postal. Espero poder ver tu rostro gentil y tu sonrisa amable en un futuro próximo, y entonces podré preguntarte cómo está tu familia y qué tal te va a ti.


Omar Hamzayavich Abdulayev afirma que vivía en un campo de refugiados cercano a Peshawar cuando agentes de los servicios de información paquistaníes lo detuvieron en noviembre de 2001 en un bazar. Asegura que lo torturaron para que reprodujera documentos incriminatorios. Fue transferido a otra prisión antes de ser entregado a la custodia estadounidense y trasladado a la base aérea de Kandahar, en Afganistán.



Fawzi Khaled Abdullah Fahad al-Odah (núm. de detenido: 232, se ruega escribir sólo en árabe), ciudadano kuwaití. Afirma que viajó a la zona fronteriza entre Pakistán y Afganistán en 2001 para desempeñar una labor humanitaria. En septiembre de 2001 huyó de Afganistán con la esperanza de regresar a Kuwait, pero fue capturado en Pakistán por cazarrecompensas. Fue entregado a la custodia estadounidense y lleva recluido sin cargos en Guantánamo desde 2002.



Omar Khadr (núm. de detenido: 766) y Binyam Mohamed (núm. de detenido: 1458) Véanse las páginas centrales.





ESCRIBE A:

Nombre del detenido (núm. de detenido)

Camp Delta

U.S. Naval Base Guantánamo Bay

Washington, D.C. 20355

Estados Unidos