Document - Nigeria: Thousands at risk of forced eviction

URGENT ACTION

AU: 184/12 Índice: AFR 44/032/2012 Nigeria Fecha: 29 de junio de 2012 Fecha: 29 de junio de 2012

ACCIÓN URGENTE

MILES DE PERSONAS EN PELIGRO DE DESALOJO FORZOSO

Miles de personas podrían ser objeto de desalojo forzoso en la ciudad nigeriana de Port Harcourt. Las fuerzas de seguridad comenzaron a demoler sus casas el 27 de junio: ya se han derribado casi 300 casas y cientos de personas se han quedado sin hogar.

Se calcula que, si continúan los actuales derribos, el gobierno del estado de Rivers desalojará forzosamente a 30.000 personas y derribará sus casas. La demolición del asentamiento ribereño de Abonnema Wharf, en Port Harcourt, está dirigida por la Fuerza Especial Conjunta (JTF) del estado, integrada por policías y soldados. Los residentes no han recibido ningún aviso por escrito o verbal, ni se les ha ofrecido una vivienda alternativa. Pese a que se están pagando compensaciones, son numerosos los dueños de propiedades que no las han recibido. Los arrendatarios no reciben ninguna compensación. Cientos de personas se quedarán sin hogar si continúan las demoliciones. Según el comisionado de Desarrollo Urbano del estado de Rivers, el gobernador del estado, Rotimi Amaechi, ordenó a la JTF que derribara las casas “por motivos de seguridad ".

El gobierno del estado de Rivers no ha seguido el proceso debido. No se han comunicado a la comunidad las razones de los derribos, aunque el comisionado de Desarrollo Urbano dijo a Amnistía Internacional que se llevaban a cabo “para proteger a los residentes”. Las autoridades declararon a Amnistía Internacional que en junio se habían producido tiroteos entre bandas rivales que actuaban en la zona y que los derribos tenían por objeto impedir más luchas entre bandas. Los derribos se están realizando a pesar de que el gobierno dijo a los arrendadores y dueños de propiedades en una reunión del17 de mayo que no se derribarían sus casas hasta que hubieran recibido una compensación completa y tuvieran tiempo suficiente para trasladarse a otro lugar.

Sin embargo, el 27 de junio, cientos de personas se quedaron sin hogar y, según testigos presenciales, muchas se vieron obligadas a dormir en la calle o con amigos y familiares en los edificios que quedaron; la JTF practicó detenciones masivas de residentes antes y durante los derribos. Decenas de ellos ya han sido puestos en libertad. Las ONG locales de Port Harcourt creen que continuarán los derribos.

Escriban inmediatamente en inglés o en su propio idioma:

Instando a las autoridades a que proporcionen inmediatamente viviendas temporales a las personas de Port Harcourt cuyas viviendas han sido destruidas y que actualmente carecen de hogar, así como ayuda de emergencia, incluido el acceso a comida, alojamiento, agua y servicios de saneamiento y salud;

Pidiéndoles que detengan todos los desalojos forzosos de Abonnema Wharf y garanticen que todas las personas ya desalojadas reciben una vivienda alternativa adecuada y una compensación por todas las pérdidas y sufrimientos;

Instándolas a que garanticen que existen todas las salvaguardias necesarias para impedir nuevos desalojos forzosos y que garanticen que todos los desalojos cumplen la legislación nacional, así como las normas regionales e internacionales de derechos humanos;

Pidiéndoles que ordenen una investigación completa e independiente, y revisen el papel de la Fuerza Especial Conjunta a la hora de ayudar en las demoliciones, garantizando que no se ordena a la policía ni a los soldados que presten ayuda para llevar a cabo desalojos ilegales.

ENVÍEN LLAMAMIENTOS ANTES DEL 10 DE AGOSTO DE 2012 A:

Gobernador del estado de Rivers

Governor of Rivers State

Chibuike Rotimi Amaechi

Office of the Governor

Government House

Port Harcourt

Rivers State

Nigeria

Tratamiento: Your Excellency/Su Excelencia

Ministra Federal del Suelo, Vivienda y Desarrollo Urbano

Federal Minister of Lands, Housing and Urban Development

Ms Ama Pepple

Mabushi

Abuja, Nigeria

Tratamiento: Dear Minister/Sra. Ministra

Con copias a:

Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos

The Executive Secretary

National Human Rights Commission

Professor Bem Angwe

National Secretariat�No.19, Aguiyi Ironsi Street

Maitama, �P.M.B. 444, Garki

Abuja, Nigeria

Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha indicada.

Envíen también copia a la representación diplomática de Nigeria acreditada en su país. Inserten las correspondientes direcciones locales a continuación:

Nombre Dirección 1 Dirección 2 Dirección 3 Fax Fax Correo-e Correo-e Tratamiento Tratamiento

Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha indicada.

ACCIÓN URGENTE

CIENTOS DE PERSONAS EN RIESGO DE DESALOJO FORZOSO

iNFORMACIÓN complementaria

Port Harcourt, capital del estado de Rivers, está en la región rica en petróleo del delta del Níger. En julio de 2008, el gobernador del estado anunció unos planes para derribar todos los asentamientos ribereños de la ciudad dentro de un programa de “renovación urbana". Los asentamientos ribereños, alrededor de 40 en total, están construidos en terrenos ganados al agua en las riberas de la ciudad y se calcula que albergan a entre 200.000 y 500.000 personas.

Abonnema Wharf tiene una población estimada de más de 30.000 habitantes. Está situado en las proximidades de zonas de depósitos de petróleo. Allí viven también personas que se vieron obligadas a abandonar la vecina comunidad de Njemanze, derribada en 2009. Muchos de los residentes trabajan para instituciones y agencias del gobierno. Sin embargo, el gobernador del estado declaró en una conferencia de prensa celebrada en Port Harcourt el 28 de octubre de 2011 que el 80% de la población de las comunidades ribereñas como Abonnema Wharf eran delincuentes. Desde entonces ha amenazado con la demolición varias veces. En noviembre de 2011, un Tribunal Superior del estado de Rivers dictó un mandamiento contra el gobierno del estado de Rivers en el que ordenaba a éste que no realizara derribos y desalojos en Abonnema Wharf. El gobierno del estado comenzó en junio a pagar compensaciones a los arrendadores de la comunidad, pero no a los arrendatarios. Las autoridades convocaron una reunión el 17 de mayo para informar a los residentes del proceso de compensación y de los planes de derribo. Se habían celebrado sesiones de consulta similares en octubre de 2011 y marzo de 2012.

La demolición de Abonnema Wharf está dirigida por agentes de seguridad de la Fuerza Especial Conjunta (JTF), que son agentes federales, pero también están bajo el mando directo del gobernador del estado. Se produce después de varias noches de tiroteos en la comunidad entre bandas rivales y fuerzas de seguridad. Según las autoridades, las bandas estaban descontentas con los planes de demolición del gobierno para la comunidad y habían amenazado a algunos dueños de propiedades que habían recibido pagos como compensación por sus propiedades. Las autoridades declararon a Amnistía Internacional que las demoliciones tenían por objeto servir de disuasión para futuras actividades de las bandas en la comunidad y sus alrededores.

El gobernador del estado ha afirmado en reiteradas ocasiones también que “la demolición saneará y controlará las actividades delictivas” en la ciudad. Miles de personas han sido desalojados forzosamente de sus casas y alrededor de otras 200.000 corren riesgo de serlo en los asentamientos ribereños.

Nigeria está obligada, en virtud de una serie de tratados de derechos humanos, entre ellos el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, a abstenerse de realizar desalojos forzosos y a impedirlos. El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU ha subrayado que los desalojos sólo podrán llevarse a cabo como último recurso, cuando se hayan explorado todas las alternativas factibles, y únicamente cuando existan salvaguardias de procedimiento y legales adecuadas. Éstas incluyen una consulta auténtica con las personas afectadas, un aviso adecuado y razonable, viviendas alternativas adecuadas y una compensación por todas las pérdidas, salvaguardias respecto de la forma en que se llevan a cabo los desalojos, y acceso a recursos y procedimientos legales, incluido el acceso a asistencia letrada gratuita en caso necesario. Los gobiernos deben garantizar que nadie se queda sin vivienda o es vulnerable a otras violaciones de derechos humanos como consecuencia de un desalojo. Estos requisitos se aplican a todos los desalojos, sea cual sea la situación en cuanto a tenencia de los residentes.

El artículo 16.2.d del capítulo 2 de la Constitución de Nigeria de 1999 establece que el Estado debe garantizar un alojamiento conveniente y adecuado a todos los ciudadanos. Sin embargo, al igual que otras disposiciones sobre derechos sociales y económicos, esta disposición se encuadra dentro de los “principios rectores” de la Constitución. Como tal, no tiene carácter justiciable y en consecuencia no se puede hacer efectiva ante los tribunales de Nigeria.

Nombres: Miles de personas residentes en Port Harcourt

Sexo: Hombres y mujeres

AU: 184/12 Índice: AFR 44/032/2012 Fecha de publicación: 29 de junio de 2012

image1.jpg image2.jpg